Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los profesionales de TVE piden volver al modelo de televisión independiente

1.500 personas critican el hundimiento de la credibilidad de los informativos por la "manipulación y la censura"

Alrededor de 1.500 profesionales de Televisión Española han firmado un escrito en el que denuncian la utilización partidista de los informativos y reclaman lo que denominan como una vuelta a un modelo que garantice la independencia. Representados por el Consejo de Informativos (CdI), los periodistas critican a través de un manifiesto titulado Ante una situación límite las “malas prácticas” y la “manipulación y censura” en el canal estatal, situaciones que han conducido, en su opinión, a una caída de la credibilidad.

“Pedimos que la ley se cumpla”, reclamó ayer el presidente del CdI, Alejandro Caballero, quien recordó que TVE pertenece a la sociedad —“No es nuestra ni del Gobierno”— y que los Consejos de Informativos no son un sindicato o una asociación que va por libre sino que forman parte del entramado institucional de la corporación. En el texto —suscrito por periodistas, realizadores, técnicos de TVE y del área de interactivos, iRTVE— proclaman su compromiso con una televisión pública, unos servicios informativos y una web “al servicio de los ciudadanos, desde el convencimiento de que son una pieza fundamental para la salud democrática” del país.

El CdI, que ha manifestado su protesta con coberturas como el caso Bárcenas o el veto a una entrevista a Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, considera que se ha pasado de lo que denominan censura de baja intensidad a “un grado superlativo” de manipulación. Tanto Caballero como Xabier Fortes, vicepresidente del consejo, criticaron los nombramientos realizados este verano por la dirección de informativos para ocupar puestos clave en Torrespaña. Incorporaciones que “conducen a importar el modelo de Telemadrid”.

El respaldo al documento es especialmente significativo en Torrespaña, sede de los informativos, y en Sant Cugat, donde se ubican las instalaciones en Barcelona. El CdI reconoce que nunca antes había cosechado un respaldo similar. Los firmantes pertenecen a un colectivo de unos 4.200 trabajadores de TVE e iRTVE, aunque los profesionales de RNE han otorgado su apoyo a las iniciativas en defensa de la pluralidad, la veracidad y la independencia.

El Consejo de Informativos teme que el cumplimiento de estos principios no esté garantizado con la llegada del nuevo presidente de la corporación, José Antonio Sánchez, cuya designación se vota hoy por segunda vez en el Congreso tras no haber obtenido el martes la mayoría de dos tercios. Los periodistas recordaron los antecedentes de Sánchez en RTVE, donde ocupó la dirección general entre 2002 y 2004. “Fue el momento más oscuro de nuestra historia, con niveles sangrantes de manipulación, como los casos del Prestige o el Yak-42”. Su designación “no invita al optimismo teniendo en cuenta lo que hizo en Telemadrid”, según Fortes.

Durante su comparecencia ante la Comisión Consultiva de Nombramientos, Sánchez enfatizó que en su anterior etapa los informativos eran líderes. “No creo que todos se dedicaran a ver una información manipulada”, dijo. Sin embargo, los profesionales rechazan que se pueda equiparar credibilidad y audiencia, aunque aseguran que en ambos aspectos TVE “cae en picado”. “Según los criterios de organismos internacionales éramos medalla de oro o de plata. Ahora somos de tercera o cuarta”, apuntó Fortes. Ante este retroceso, consideran imprescindible un pacto político de todos los partidos, y liderado por el Gobierno, de respeto a un modelo de televisión pública independiente y plural. “Un compromiso de desgubernamentalización de RTVE para homologarla con las grandes empresas públicas del entorno democrático”, apuntan.

De momento, el Gobierno no se ha pronunciado sobre ese modelo. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se limitó ayer a descartar “por completo” un ERE del 30% de la plantilla de RTVE (6.400 trabajadores). Su idea es que TVE debe jugar en la gran categoría, que es “prestar un servicio público a todos los ciudadanos”.

Más información