Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Diferencias entre España y EE UU ante un caso de contagio de ébola

Comparamos los ocho puntos esenciales de la crisis para que quede clara la actuación de las autoridades en cada caso

El anuncio de un nuevo positivo por el virus del ébola en EE UU, que se convierte en el segundo contagiado fuera del continente africano, ha desatado rápidamente las comparaciones entre la reacción de las autoridades estadounidenses y la de las españolas. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a defender la gestión española y ha recordado que en EE UU también ha habido fallos.

El caso de la enfermera contagiada en Estados Unidos ha puesto de manifiesto varias diferencias con el modo en que se ha manejado la situación en España. Sin embargo, no hay que olvidar que el caso de Teresa Romero ha sido el primero de profesional sanitario contagiado fuera de África, en realidad, fuera de una zona muy determinada del África Occidental. Es de suponer que la experiencia del caso español ha podido modificar o influir de alguna manera en los protocolos que rigen este tipo de situaciones de emergencia. Los expertos españoles han estado en contacto con la OMS y con otros organismos internacionales como el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EE UU desde el inicio del la 'crisis del ébola' y han informado de que el criterio de la fiebre superior a 38,6 no es lo suficientemente sensible. 

Comparamos los ocho puntos esenciales de la crisis para que quede clara la actuación en cada caso.

DIFERENCIAS EN LA GESTIÓN DE LA CRISIS

 

             EE UU

                              ESPAÑA

 

 



1-Activación del protocolo.

La posible contagiada, que como todos los trabajadores sanitarios que estuvieron en contacto con el primer paciente de ébola se toma la temperatura dos veces al día, llama al hospital la noche del viernes avisando de que tiene “fiebre baja”. Desde esa llamada hasta que es ingresada en una unidad de aislamiento pasan 90 minutos.

La información sobre los días previos al ingreso de Teresa Romero en el hospital Carlos III sigue siendo escasa y confusa. Se sabe que el día 30 llamó al servicio de prevención de riesgos laborales de su hospital. Tenía unas décimas de fiebre. El protocolo establecía que un caso es sospechoso si la fiebre supera los 38,6 grados. Nadie le dijo que fuera al Carlos III ni que se quedara en casa.Según distintos relatos, el servicio de prevención vuelve a hablar con ella el día 2. No ocurre nada. En la madrugada del día 6  llama al 112 Tiene menos de 38,6 grados de fiebre, con lo que tampoco se activa el protocolo. Una ambulancia la traslada al hospital de Alcorcón.

 




2- Traslado y asilamiento

 

La enferma se traslada en su propio coche hasta el hospital. Tras conocerse que los resultados preliminares dan positivo en ébola, en la noche del sábado, un equipo especializado procede horas después a descontaminar y aislar el vehículo. También ha desinfectado los pasamanos y todas las zonas del aparcamiento que pudiera haber tocado la enferma.

 

En la madrugada del día 6, un médico del 112 y un auxiliar acuden a casa de Teresa. Ella les dice a qué se dedica. Las órdenes son claras: llevarla al hospital de Alcorcón. Al llegar a urgencias, el médico Juan Manuel Parra la atiende durante 16 horas, parte de ellas con una bata impermeable que le queda corta por las mangas, doble guante, un gorro y una mascarilla. Se entera por los medios de que la auxiliar ha dado positivo en las pruebas del virus. Horas después de pedir el traslado al Carlos III, una ambulancia especial acude finalmente con personal bien protegido. En Alcorcón, Teresa permanece en un box aislado, pero el hospital no está preparado

 



3-Desinfección de la vivienda

 

Un equipo especializado de los bomberos de Dallas limpia y descontamina durante la noche del sábado todas las zonas abiertas del complejo de apartamentos donde vivía el segundo caso de ébola. La policía ha sido desplegada en el complejo.

 

El bloque número 35 de la avenida del Pinar en Alcorcón fue descontaminado entre la noche del jueves y la madrugada del viernes. Muy tarde para los vecinos, que no entendían cómo nadie limpiaba zonas comunes como, por ejemplo, el ascensor. La vivienda propiamente dicha se había limpiado el miércoles, dos días después de que la auxiliar llegara al hospital de Alcorcón con síntomas de padecer ébola.




4.-  Identificación de los contactos

Tras el primer caso de ébola, el CDC envía a Dallas un equipo de 90 especialistas, entre ellos decenas de “detectives” encargados de rastrear todos los posibles contactos que mantuvo el enfermo. Después de conocerse el segundo caso de ébola, que no pertenecía al grupo de vigilancia, el CDC envía más personal a la ciudad texana.

Los servicios de Salud Pública de la Consejería de Sanidad realizaron encuestas epidemiológicas, de forma presencial o por teléfono, al círculo próximo a la enfermera: personal sanitario que la atendió, familiares y personas con algún tipo de contacto, como las dos empleadas de la peluquería en la que Romero se depiló. Preguntaron datos personales, sanitarios y otros de interés para la investigación. Se desconoce cuánto tardaron en tener la lista y darles instrucciones.

 



5-Monitorización de los contactos.

 Unas 48 personas permanecen monitorizadas en sus casas a raíz del primer caso de ébola, siguiendo el protocolo del CDC. Todos están asintimáticos hasta ahora. La nueva paciente no formaba parte de ese grupo. Además se considera que todo el personal que cuidó al primer enfermo de ébola “ha estado expuesto”.  El criterio ha ido cambiando. Al principio, las instrucciones fueron las mismas que se le dieron a la enferma: tomarse la temperatura dos veces al día y tratar de permanecer en casa. Profesionales como el doctor Parra, que la atendió en el hospital de Alcorcón, insistieron para que les dejaran aislarse voluntariamente en el Carlos III. Ahora hay 15 contactos ingresados en el centro. A todos se les ofreció en última instancia esta posibilidad. No presentan síntomas.

 

 

 

 

6.- Vecinos del inmueble

 

Las autoridades afirman que durante la noche han “llamado a cada una de las puertas” en el bloque de viviendas afectado para explicar lo que ha pasado y las medidas que se están tomando, para que los vecinos no se sorprendan de los equipos desplegados y tampoco sientan miedo. 

 

La indignación de los vecinos de Teresa Romero y su marido ha corrido pareja al pánico por la falta de información. Muchos se enteraron de que su vecina estaba contagiada al verlo en televisión. Y ello pese a que el alcalde de Alcorcón estuvo presente en el hospital durante cinco horas cuando Romero permanecía en él. Posteriormente, el Consistorio informaba de que la vivienda ha sido “tabicada con pladur” para mayor seguridad y tranquilidad de los vecinos.

 



7.- El perro



Las autoridades locales han informado de que creen que hay una mascota en el apartamento de la enferma que al parecer no muestra signos de contagio. El alcalde, Mike Rawlings, asegura que se tiene un “plan” de actuación que sin embargo no se ha revelado aún.

 

La opinión pública supo que Romero y su marido tenían un perro cuando él, que ya estaba ingresado en observación, emprendió una campaña en redes sociales y medios de comunicación para denunciar que la Comunidad de Madrid pretendía sacrificar a la mascota. Después de horas de incertidumbre, el Gobierno regional aclaró que había decidido aplicarle la eutanasia a Excalibur.




8.-  Información a los medios

Desde que se conocen los primeros resultados de las pruebas hasta que se informa a la prensa no pasan más de 12 horas. En Dallas comparecen ante los medios el alcalde de la ciudad, un juez del condado y un responsable del hospital. Desde Atlanta, también el director del CDC, Thomas Frieden, se dirige a la prensa.

Durante los días de mayor interés informativo no ha habido un portavoz designado y los bulos y las noticias falsas se han propagado sin que Sanidad lo haya desmentido. En la primera rueda de prensa compareció la ministra, pero transmitió una absoluta falta de confianza. Santamaría desacreditó a Sanidad el viernes pasado tomando el mando de la situación. Desde entonces se emiten partes y comparecen  técnicos de Sanidad, que admiten preguntas de la prensa.

Más información