Selecciona Edición
Iniciar sesión

El despilfarro y el lujo con las tarjetas opacas de Caja Madrid, al detalle

Los gastos de los directivos de la entidad que gozaron de tarjeta

Fotografías de archivo de algunos de los exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid. De izquierda a derecha, José Antonio Moral Santín, Rodrigo Rato, José Manuel Fernández Norniella, Miguel Blesa, Matías Amat, Estanislao Rodríguez-Ponga, Gerardo Díaz Ferrán, y Ildefonso Sánchez Barcoj. EFE

El detalle de los gastos de las tarjetas que Caja Madrid y Bankia facilitaron a sus consejeros y directivos destapa pagos imposibles de justificar bajo el concepto de gastos de representación. Esos gastos, en los casos de los principales directivos, detallan el despilfarro cometido por estos durante años al utilizar la tarjeta para viajes caros, retiradas de grandes cantidades de efectivo del cajero o estancia en hoteles de lujo, que en ningún caso se podrían justificar en función del trabajo y el cargo que desempeñaban en la entidad financiera. Hay consejeros que han utilizado la cartera para comprar regalos; fruta o zapatos en distintas tiendas.

El juez Fernando Andreu ha citado a los expresidentes Miguel Blesa y Rodrigo Rato y al exdirector general, Ildefonso Sánchez Barcoj, para que den explicaciones sobre unos gastos que costaron a la entidad más de 15 millones de euros en apenas ocho años. Estos son los detalles de los gastos de algunos de los principales actores del caso de las tarjetas:

RODRIGO RATO. El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, cargó a su tarjeta de crédito gastos de joyerías, tiendas de ropa, marroquinería, restaurantes de cuatro y cinco tenedores, hoteles, balnearios, vuelos o grandes almacenes como El Corte Inglés y la Fnac. En sus últimos tres meses en Bankia, entre febrero y mayo de 2012, retiró en efectivo en cajeros automáticos 16.000 euros, siempre en importes de 1.000, según consta en el desglose de los gastos efectuados por los consejeros de Caja Madrid, que disfrutaron de tarjetas visas entre 1999 y 2012.

Entre enero de 2010 y mayo de 2012, Rato gastó 99.000 euros en más de 526 movimientos. El cargo de mayor importe lo hizo el 27 de marzo de 2011, cuando gastó 3.547 euros en bebidas alcohólicas; el 12 de diciembre de 2012 invirtió 2.439 euros en una empresa de arte sacro de Madrid llamado Santarrufina. Gastó también 969 euros en una zapatería, 680 euros en Loewe y 1.392 en una tienda de bricolaje y menaje del hogar.

Son varios los cargos que hizo Rato con la tarjeta de la entidad de restaurantes de cuatro y cinco tenedores, hoteles de cinco estrellas y balnearios y en cuatro días consecutivos (del 23 al 26 de febrero de 2011), gastó 1.849 euros en un club o sala de fiesta.

MIGUEL BLESA. El expresidente de Caja Madrid y Bankia vivió diez años sin privarse de ningún lujo. Utilizó la tarjeta de la entidad para alojarse en hoteles cinco estrellas superior de todo el mundo, balnearios de super lujo, clubs de golf, etc, al tiempo que viajó con frecuencia, hasta el punto que contrató un viaje de vacaciones por 13.200 euros en el verano de 2006. Su reconocida afición a la caza está detrás de estos enormes gastos, como ha quedado demostrado por los correos electrónicos que se conocieron por el juicio por la fallida compra del banco de Florida.

Pagos de reparación de coches, (era aficionado a los automóviles de alta gama), joyerías y los mejores restaurantes de Madrid o Marbella, son otros de los gastos que pagó con una tarjeta que estaba “fuera del control” del banco, según el informe de Bankia. La lista de gastos de Blesa se parece más a la que podría tener el presidente de una gran multinacional que al responsable de una entidad de ahorro cuyo fin principal era realizar obra social.

pulsa en la foto
Desglose de alguno de los gastos

En total, dedicó unos 75.000 euros en hoteles y más de 70.000 euros en viajes, solo con la tarjeta opaca del banco. Además, sacó unos 90.000 euros en efectivo de los cajeros automáticos y unas cantidades similares en restaurantes hasta sumar los 436.700 euros que dilapidó entre 2003 y 2011. Un año después, la entidad quebró y necesitó 22.424 millones de los contribuyentes para ser rescatada.

RAFAEL SPOTTORNO. El exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno utilizó la tarjeta negra de Caja Madrid para gastos personales de lo más variado, desde cuotas de un gimnasio a ropa en tiendas de lujo, productos culturales en la FNAC, zapaterías, artículos de ferretería y viajes. El cargo más cuantioso es de 6.375 euros en ropa de la sastrería Yusti, el 12 de enero de 2007. En la misma tienda, fundada en 1914, y en la que figuran siete cargos, el dimitido asesor privado de Felipe VI y jefe de la Casa con Juan Carlos I gastó otros 3.125 euros en noviembre de 2009 con la tarjeta opaca de gastos de Caja Madrid.

Otra compra llamativa es la de los 1.986 euros gastados el 26 de septiembre de 2009 en la cadena MH010, de la que hay al menos tres cargos superiores a 1.000 euros. También figuran 1.785 euros en la mueblería de antigüedades Tekclassic o los 1.249 euros en una tienda Apple en mayo de 2008. Spottorno gastó un total de 23.617 euros en El Corte Inglés, tanto en el centro comercial como en la agencia de viajes. El exjefe de la Casa del Rey gastó también en el periodo de uso de la tarjeta fantasma 4.748 euros en gasolina, la mayoría en la misma estación del centro de Madrid.

Con este medio de pago, el antiguo responsable de La Zarzuela y presidente de la Fundación Caja Madrid, abonó compras en supermercados de toda gama, desde el Mercadona al Supersol pasando por Supermercados Novocenter, donde hay decenas de cargos de escasa cuantía, aunque en el Hipercor gastó 1.749 euros. También figuran 15 cargos en la FNAC de Callao de entre 375 y 390 euros.

Las retiradas de efectivo de Spottorno también son cuantiosas: en los extractos figuran 97 disposiciones de 500 y 600 euros que suman 51.800 euros. En restaurantes, Spottorno abonó 23.887 euros, de los cuales 10.770 euros eran establecimientos de 4 y 5 tenedores como Horcher, La Trainera, Zalacaín y, sobre todo Jockey. Entre otros gastos personales pagados con las tarjetas black figuran 2.938 euros en el gimnasio BeWell.

JOSÉ ANTONIO MORAL SANTÍN. El ex vicepresidente de la entidad crediticia madrileña José Antonio Moral Santín empleó su tarjeta para facturar 456.522 euros, de los cuales 366.350 son extracciones de efectivo en cajeros automáticos. En total, el vicepresidente nombrado por Izquierda Unida, y expulsado de la formación hizo 695 disposiciones de dinero de entre 300 y 600 euros, según los extractos facilitados por Bankia al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

Moral Santín tiene 389 visitas a restaurantes, por un valor de 64.782 euros, de los que 24.718 corresponden a comedores de cuatro y cinco tenedores, con especial predilección por la arrocería La Albufera, del hotel Meliá y el restaurante Castellana 179, donde se dejó ver en al menos 37 ocasiones.

GERARDO DÍAZ FERRÁN. El expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, gastó 93.984 euros entre 19 de abril de 2005 y 17 de octubre de 2009. La mayoría de los cargos, 54 de 64, fueron en restaurantes, seis de ellos de cuatro o cinco tenedores. En uno de ellos, el restaurante El Amparo, en Madrid, pagó 2.000 euros el 30 de abril de 2009. Además, en dos cargos en mayo y junio de 2008, pagó 5.003 euros en una empresa de decoración y arquitectura. Díaz Ferrán utilizó también la tarjeta para hacer dos compras en El Corte Inglés de 2.000 euros cada uno. Tiene también dos cargos de 1.000 euros cada uno el mismo día en una misma tienda de ropa (tienda Kidama en febrero de 2006).

MATÍAS AMAT. Era el gran amante del lujo del Consejo Ejecutivo de Caja Madrid. Los gastos de Matías Amat, director general de la entidad crediticia, son una sucesión de gastos que difícilmente encajan en el concepto de gastos de representación. El más cuantioso, en las navidades de 2006, son 15.000 euros en el taller de arte sacro Granda, fundada en 1891. Además de la imaginería, Amat empleó la tarjeta de la caja para comprar joyas. Así, en abril de 2009, cuando la crisis ya era una realidad palpable, el directivo gastó 10.000 euros en la joyería Durán. No fue su única incursión con la tarjeta black en las alhajas: en el extracto constan 10 cargos de entre 3.550 euros en la joyería Suárez en abril de 2010, a 54 euros en 2005.

También se incluyen en la relación gastos de 1.508 y 371 euros en las tiendas Hermès de marroquinería y artículos de viaje y cuatro compras por un total de 13.140 euros en Loewe. Amante del golf, Amat gastó 1.313 euros en tiendas de clubes de golf.

Los veranos también reflejan actividad con la tarjeta black. En agosto de 2003 figuran 231 euros en el alquiler de una embarcación de recreo. En las navidades de ese año constan retiradas de 500 euros diarios de cajeros automáticos en Sierra Nevada.

En diciembre de 2004 hay gastos de 2.160 euros en las tiendas libres de impuestos de un aeropuerto español sin identificar.

Amat sacó 83.450 euros en cajeros automáticos durante su periodo en Caja Madrid, en 169 disposiciones de efectivo, la inmensa mayoría de 500 euros.

ENRIQUE DE LA TORRE. El secretario del Consejo de Administración de Caja Madrid, era el encargado de velar por la legalidad de las retribuciones de los consejeros. De hecho, a él acudieron algunos de los miembros del consejo para cerciorarse de que el uso de las tarjetas fantasma se ajustaba a la normativa fiscal. A este directivo le gustaba acudir a la ventanilla de la entidad para sacar el dinero. Así de los 320.742 euros de que dispuso, un total de 116.433 euros eran retiradas de efectivo en oficina, a los que hay que sumar 129.750 euros extraídos en cajeros automáticos. Con este procedimiento, que supone el 76% del uso de la tarjeta, se evita dejar rastro de los gastos que se sufragaron con el medio opaco.

Eso no quiere decir que la tarjeta black no se destinara a compras. En el extracto que maneja el juez Andreu, constan cargos por 22.102 euros en El Corte Inglés, de 630 euros en Carolina Herrera o de 759 euros en las pastelerías Mallorca, una de las más afamadas de Madrid. En el restaurante y cátering de lujo Semon De la Torre realizó compras por 4.602 euros.

JUAN IRANZO. El consejero de Red Eléctrica Española (REE), participada mayoritariamente por el Estado y miembro dimisionario del Consejo Económico y Social (CES) no usó para nada el cajero en su gasto de 46.848 euros. Sus cargos eran siempre compras. La mayor corresponde al 30 de diciembre de 2010. En aquella víspera de Nochevieja del peor año de la crisis, el también decano del Colegio de Economistas de Madrid gastó 3.000 euros en Hipercor y el supermercado de El Corte Inglés, según los extractos de su tarjeta fantasma. También hay gastos de 2.109 euros en gasolina.

En la relación constan 5.965 euros en los veranos de 2010 y 2011 en la agencia de viajes de El Corte Inglés y 2.400 euros en junio de 2010 en la joyería Carlos Jiménez. También hay entradas de cine y consumiciones, por un total de 408 euros en la discoteca Snobissimo. En Loewe Hermanos, Iranzo pagó 620 euros en la navidad de 2010.

El grueso del gasto de Iranzo -7.943 euros- es en confección textil. Tiendas de grandes cadenas como Etam, Women’s Secret, Calzedonia coinciden con otras más exclusivas como Carolina Herrera, Divina, Devernois, Ángel Schlesser o Bimba y Lola, por citar una selección. En zapatería gastó al menos 1.427 euros, de los que 840 corresponden a un solo día de agosto de 2011 en la zapatería santanderina Lucio Herrezuelo.

ALBERTO RECARTE. Este economista, fundador del grupo Libertad Digital, fue uno de los usuarios más activos de las tarjetas fantasma. Sus gastos, por un total de 139.878 euros, son absolutamente variados, pero destaca el mundo del motor. Desde alquiler de coches -6.079 euros en un total de 50 viajes- a autopistas de peaje -381 euros, casi todas en la Costa del Sol- a 4.218 euros en gasolina.

En restaurantes gastó 48.637 euros, de los cuales 14.043 corresponden a establecimientos de cuatro y cinco tenedores. El golf figura como una de sus aficiones: en el club de golf Valderrama, en Cádiz, gastó 1.936 euros con la tarjeta opaca de Caja Madrid, mientras que en El Corte Inglés realizó cargos por 5.061 euros.

CARLOS VELA. Responsable de Empresas de Caja Madrid y antes de la Corporación Industrial, gastó más de 11.100 euros en armerías. Vela, un ejecutivo muy cercan a Miguel Blesa, era compañero de monterias del expresidente, y sus gastos también reflejan un fuerte tren de vida lleno de viajes, (uno de ellos a Turquía), hoteles de lujo, caros viajes en avión y compras de muchos miles de euros: solo las más importantes suman 21.000 euros, la mayoría de ellas en El Corte Inglés. Además de más de 30.000 euros en efectivo, más de 7.000 euros en vino, Carlos Vela, que fue el ejecutivo que concedió uno de los peores créditos de Caja Madrid, el de Martinsa Fadesa, tenía gustos particulares. Destinó cantidades importantes al pago de los colegios, 1.500 euros en una peletería, 1.000 en una tienda de maletas, 520 euros en una heladería, 400 en tabaco…Una delos gastos más curiosos fue el de gasolina, se entiende que para un barco, ya que siempre la realiza en Nautica Moraira, por unos 2.200 euros, lo que hace suponer que la embarcación es de gran tamaño.

ARTURO FERNÁNDEZ. El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Arturo Fernández, cargó entre febrero de 2010 y enero de 2012 a la tarjeta que tenía como consejero de Caja Madrid 37.326,57 euros. La usó para comprar en grandes almacenes y supermercados, joyerías, tiendas de ropa, farmacias y para pagar comidas en restaurantes de su propiedad, Arturo Cantoblanco, donde gastó 9.491 euros. De los 12 cargos que hizo a favor de su propia empresa, cuatro son el mismo día (23 de diciembre de 2011) y son los últimos pagos que hace con la tarjeta antes de dejar Caja Madrid. Ese día paga en su restaurante comidas por un valor total de 5.938 euros. También cargó a la tarjeta de la entidad una comida de 300 euros en su restaurante el día de navidad de 2010.

En el desglose de los gastos del expresidente de la patronal madrileña abundan los pagos en El Corte Inglés. Hay una docena de cargos por un importe total de 9.876, pero la mayoría los hizo el mismo día: la Nochevieja de 2010. Ese día pagó nueve veces con la tarjeta en El Corte Inglés de Sanchinarro y gastó 8.237 euros.

Arturo Fernández cargó también a la tarjeta de la Caja 2.636 euros en joyas, 14,99 euros de suscripción mensual a Unidad Editorial o un pago de 195 euros al Club Castellana Golf.

RODOLFO BENITO. El hasta ahora secretario general de CC OO en Madrid y número dos del sindicato a escala federal –dimitió tras el escándalo de las tarjetas- usó el medio de pago para grandes gastos de ropa, calzado y motor. En la sastrería Yusti gastó 14.343 euros, que se suman a otros 965 euros en tiendas como Timberland o Ermenegildo Zegna. En El Corte Inglés, Benito realizó cargos por 23.351 euros.

Rodolfo Benito gastó con la tarjeta opaca 16.749 euros en gasolina, según los extractos bancarios. Además, en taxis cargó 2.471 euros. También tenía un gusto por los productos culturales: en librerías y tiendas de gastó 4.417 euros, la mayoría en la librería Benedetti. En maletas Samsonite cargó 1.298 euros a la entidad bancaria.

El capítulo de restaurantes también es nutrido: 53.128 euros. Sus favoritos son la arrocería La Albufera, Errotak, el Mesón Dona y Casa Alberto.

JOSÉ RICARDO MARTÍNEZ. El exsecretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, uno de los primeros en presentar su dimisión cuando se destapó el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, gastó 44.154,12 euros entre febrero de 2010 y enero de 2012. Pagó, sobre todo, comidas y cenas en restaurantes, pero también realizó compras en tiendas de ropa de deporte, 3.500 euros en viajes en verano, entradas al zoo aquarium de Madrid y más de 50 compras en El Corte Inglés e Hipercor. Las más caras, en Navidad. El día de Nochebuena de 2010, gastó en los grandes almacenes 3.000 euros; y dos días más tarde, el 26 de diciembre, abonó allí otros tres cargos de 3.750 euros en total. Martínez tiene hasta 17 cargos a los grandes almacenes por el mismo importe: 500 euros, algunos de ellos realizados el mismo día.

RAMÓN ESPINAR. Era el aventurero del grupo. El exconsejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid con el socialista Joaquín Leguina dedicó el mayor cargo de su tarjeta -1.223 euros- a un viaje contratado en agosto de 2008 con la empresa Trekking y Aventura SL, y otro de 1.050 euros el año siguiente con la compañía Tierra de Fuego. En total, en agencias de viajes el gasto de Espinar ascendió a 6.436 euros. A Espinar le gusta el esquí, y lo pagaba con el dinero de la caja madrileña: 590 euros en la estación invernal de Cerler (Huesca) y en las taquillas de Baqueira (Lleida)

Además, Espinar retiró 17.450 euros en cajeros automáticos, aproximadamente el 10% del importe total cargado a la tarjeta opaca. Entre los gastos figuran 2.324 euros en zapaterías, 8.531 euros en tiendas de alimentación, muchas de ellas gourmet como Mallorca o Mantequería Alemana, o 4.536 euros en el supermercado de El Corte Inglés. En la parte general de estos grandes almacenes abonó 6.352 euros.

El capítulo de tiendas de ropa suma 18.356 euros, con especial predilección, al igual que otros consejeros de Caja Madrid, por la sastrería Yusti y Purificación García.

En tiendas de lujo como Hermès y Loewe se gastó 1.347 euros. Aunque también acudía con la tarjeta a comercios más populares como Ikea (622 euros) o la FNAC (1.427 euros). La tarjeta también servía para gastos farmacéuticos: 1.146 euros.

JOSÉ MARÍA DE LA RIVA. El que fuera concejal del Ayuntamiento de Madrid y mano derecha de Juan Barranco en la Alcaldía, gastó 208.979 euros con las tarjetas de Caja Madrid entre enero de 2003 y diciembre de 2011, etapa en los que ocupó un cargo de consejero en la entidad a propuesta del PSOE. Durante esos ocho años, de la Riva cargó a la tarjeta compras de todo tipo, desde entradas de teatro, flores y joyas a decenas de gastos en El Corte Inglés, viajes, hoteles y hasta cuatro meses de tratamiento tratamiento en Naturhouse.

El mayor gasto es de 2.340 euros en la Fundación del Teatro Lírico en junio de 2003. El siguiente, un tratamiento en una clínica de talasoterapia en agosto de 2007 por un importe de 1.753 euros. En El Corte Inglés, De la Riva empleó la tarjeta en 150 ocasiones y sumó un gasto de 21.629,82 euros.

ESTANISLAO RODRÍGUEZ-PONGA. Secretario de Estado de Hacienda en el Gobierno de José María Aznar, se gastó con la tarjeta de Caja Madrid durante el tiempo en que se sentó en el consejo de administración 255.400 euros. Además de cargar a la entidad financiera sus gastos de gasolina, de aparcamientos o de autopistas de peaje, facturó en viajes de El Corte Inglés 40.000 euros, gastó miles de euros en decenas de comidas y compró artículos de electrónica en Media Markt.

JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ NORNIELLA, que aterrizó en la presidencia del Consejo Superior de Cámaras con el Gobierno popular de José María Aznar, fue colocado por Blesa en el consejo de administración de Caja Madrid en 2006 y era uno de sus hombres fuerte. Se gastó 175.526 euros entre 2006 y 2011 en poco más de mil operaciones. Los diez principales apuntes de su cuenta suman 20.000 euros en viajes (Vivatours, Viajes Niágara y la agencia de El Corte Inglés). En el supermercado de los grandes almacenes españoles realizó cientos de compras de cantidades fijas (las más altas, de entre 400 y 500 euros). Aunque sus gastos más comunes estaban en restaurantes de lujo dentro y fuera de Madrid, también pagaba con cargo a la caja artículos como un antivirus para el ordenador de la marca Panda, la suscripción a Canal +, la compra de pequeños electrodomésticos o incluso comidas en chiringuitos de playa (59 euros en El Playazo, en Garrucha, Almería).

RICARDO ROMERO DE TEJADA gastó 212.216,09 euros con la visa opaca durante los nueve años en los que fue consejero de Caja Madrid a propuesta del PP. El cargo de mayor importe fue una retirada en efectivo de 11.930 euros directamente en ventanilla el 26 de noviembre de 2007. LLaman también la atención los 25.300 euros que pagó en decenas de compras en estancos y administraciones de lotería, 4.197 en armerías y varios cargos en viajes y hoteles. Los más caros, 2.000 euros en agosto de 2011 en un hotel que nos se especifica en agosto de 2011, 1.860 euros en Viajes Niágara y casi 5.000 euros en tres estancias en el Hotel Montepiedra en agosto de 2008, 2009 y 2011. Pagó también 1.000 en una floristería y dos cargos de 1.00 y 980 euros en dos tiendas de animales.


Más información