Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fallos del caso de Romero llevan a Ana Mato a cambiar en los protocolos

El comité de investigación no ha comparecido ni ha emitido un comunicado

Mato se reunirá este viernes en un encuentro extraordinario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS)

La ministra de Sanidad, Ana Mato, comunicó este jueves a los grupos de la oposición una revisión de los protocolos de atención para el tratamiento de pacientes infectados de ébola. Esta es la primera vez que de alguna forma, aunque sea implícita, el Gobierno admite que las cosas se podían haber hecho mejor. La ministra apenas concretó cuáles serán esos cambios. En la nota posterior a la reunión su departamento solo indica que se va a “hacer frente al virus ébola por encima de las recomendaciones europeas”.

Los cambios deberán partir de lo que haya detectado la comisión de investigación creada al respecto el pasado martes 7. Desde entonces, se ha reunido todos los días, pero sus trabajos hasta ahora no han sido hechos públicos. Pese a las declaraciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el miércoles en Milán —“todos los días en que sea necesario dar una rueda de prensa o un comunicado si no hay grandes novedades, lo haremos”, dijo— el grupo, formado a partes iguales por representantes de Sanidad y la Consejería de Salud de Madrid, con Mato y el consejero Javier Rodríguez a la cabeza, no ha tenido aún ninguna comparecencia pública.

Mato avanzó dos cambios: suavizar los requisitos de temperatura para ser considerado sospechoso de ébola, y hacer un mayor seguimiento del personal que haya estado en contacto con enfermos. La ministra no dio más detalles, pero lo más probable es que los cambios vayan en línea con lo que el consejero de Madrid comunicó ayer al Sindicato de Auxiliares de Enfermería, los compañeros de Teresa Romero: que cualquier subida de temperatura acompañada de malestar u otros síntomas para que los trabajadores que han estado en contacto con enfermos de ébola sean considerados casos sospechosos. También el protocolo de seguimiento de este personal cambiará: se les considerará un grupo de riesgo, se les llamará diariamente y se les pedirá que estén siempre localizables. Además, se reforzará la figura del supervisor que dirigirá el proceso de quitarse los trajes de protección. De hecho, Rodríguez afirmó que esos son los criterios que ya se aplican en Madrid, aunque no los haya aprobado el ministerio ni el Consejo Interterritorial. Otros asuntos, como que las cámaras de las unidades de aislamiento graben lo que pase, también están sobre la mesa.

La Moncloa interviene desde el martes en la gestión de la crisis

Este cambio de los protocolos se acordará con las comunidades autónomas, con las que Mato se reunirá este viernes en un encuentro extraordinario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). También se comunicará al resto de la UE.

En la reunión de ayer, de dos horas, con los portavoces parlamentarios, la ministra no admitió fallo alguno. Mato trató de trasladar a los portavoces un mensaje de tranquilidad, aseguró que el riesgo de contagio es bajo y se comprometió a informar más a los ciudadanos y a las demás formaciones políticas.

El portavoz del PSOE, José Martínez Olmos, aseguró que ese cambio en los protocolos, para extremar la seguridad, supone el reconocimiento implícito de que “ha habido agujeros en los protocolos que nos han llevado a esta situaciones”. “El cambio es relevante para hacer un seguimiento epidemiológico de los posibles contactos de un paciente infectado, ya que cuando ha habido un contagio es porque algo no ha funcionado y se debe corregir”, mantuvo.

También el diputado de IU Gaspar Llamazares apoya este cambio ya que, a su juicio, tanto los protocolos actuales como su aplicación “han fallado”.

Llamazares, médico al igual que Martínez Olmos y Rubén Moreno, el portavoz del PP, fue una de las voces más críticas desde la gestión de la primera repatriación del religioso Miguel Pajares el pasado agosto.

Mato aseguró a los portavoces que elevarán a la Unión Europea su propuesta y el Gobierno se pondrá en contacto con las autoridades comunitarias para cambiar los protocolos en toda Europa, ya que han detectado que se han diseñado pensando sobre todo en los países africanos donde el ébola está muy presente y las exigencias son más laxas que en un país europeo.

Estas medidas se aplicarán de forma inmediata al personal que haya estado relacionado con Miguel Pajares y Manuel García Viejo, los dos misioneros fallecidos por ébola en España después de ser repatriados desde África.

La oposición pidió información abundante para los ciudadanos

Varios asistentes aseguran que sí hubo insinuaciones de la ministra de la Sanidad sobre el error humano de la auxiliar de enfermería infectada, lo que fue corregido por los portavoces de los grupos parlamentarios, a la espera de la investigación y de determinar si, además, ha habido fallos en los protocolos de seguridad.

De hecho, a la salida, la portavoz de Sanidad de CiU en el Congreso, Conxita Tarruella, pidió a Mato que no se culpabilice a la paciente. “No es de recibo, si algo ha fallado, la responsabilidad no es de ella, no puede aparecer nunca como responsable”, aseguró.

Los socialistas le pidieron la creación de un comité de seguridad, el nombramiento de un portavoz único, la dotación de presupuesto suficiente y una investigación detallada y pública de todas las circunstancias. La ministra no se cerró a ninguna de esas peticiones, compartida por el resto de grupos, y aseguró además que en cada comunidad autónoma habrá un hospital de referencia y habitaciones suficientes para garantizar aislamiento de enfermos si fuera necesario. Otra petición unánime de los portavoces fue la de la información abundante a los ciudadanos.

Más información