Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD no logra ni reunir a sus eurodiputados

Sosa Wagner y Maura envían correos a la dirección negándose a acudir a un encuentro

Rosa Díez y Francisco Sosa Wagner, durante un acto de campaña para las elecciones europeas de 2009.
Rosa Díez y Francisco Sosa Wagner, durante un acto de campaña para las elecciones europeas de 2009.

La situación en UPyD es difícil, especialmente en la relación con sus eurodiputados. La dirección del partido no puede ni siquiera reunir a sus cuatro eurodiputados en una convocatoria para coordinar sus estrategias. Dos de ellos, Francisco Sosa Wagner y Fernando Maura, se han negado a asistir a un encuentro convocado para el viernes día 10 de octubre, según los correos electrónicos a los que ha tenido acceso este periódico.

La reunión fue convocada el pasado 26 de septiembre por Ramón Marcos, responsable de Instituciones de UPyD, con dos objetivos: “Presentación y debate de las líneas generales sobre estrategia e iniciativas de la delegación española de UPyD y propuestas de la dirección de UPyD sobre políticas de transparencia en el Parlamento Europeo”.

Hubo correos de respuesta positiva de algunos eurodiputados como Mayte Pagazaurtundua –“ya lo he incorporado a la agenda. Mil gracias”- y otra ambigua de Sosa Wagner: “Te confirmo en breve la disponibilidad de los cuatro diputados para la reunión del 10 de octubre”. Al no haber más respuesta, la dirección de UPyD insistió, hasta que recibieron una respuesta el 6 de octubre del que fuera su cabeza de lista en las europeas que termina con la frase: “Te ruego disculpes mi ausencia en la reunión”.

Da cinco razones. En la primera se refiere a que ha sufrido “menosprecio de significativos dirigentes del partido (presencia de Carlos Martínez Gorriarán en redes sociales, carta de Irene Lozano…), influidos en forma de rumores sobre mi intervención en una pretendida operación conspirativa contra Rosa Díez y otras lindezas bien lamentables… Y una sesión de CP (Consejo Político) de UPyD donde tuve que oír toda suerte de descalificaciones (¡incluso profesionales!) e insultos, invariablemente aplaudidos por varios miembros del Consejo de dirección, a quienes bien pude observar pues los tenía delante en la aciaga ocasión”.

La segunda es que, según explica, la dirección del partido no ha desautorizado al diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán por llamarle “corrupto”.

La tercera es que condiciona la coordinación con la cúpula del partido a que se produzca la desautorización citada.

La cuarta es que se siente discriminado en la web del partido por entender que no se publican igual sus artículos que los del resto de dirigentes y la quinta que dice sentir “recelos” de la coordinación tras haber sido “vilipendiado personalmente durante seis horas” y, por eso, asegura que “en vuestras manos está ir disolviendo” esos recelos.

Se refiere a una reunión de la dirección del partido en la que se debatió su propuesta de pacto con Ciudadanos, que había formulado en un artículo publicado en El Mundo.

A ese correo contestó ese mismo día Ramón Marcos reiterando la necesidad de reunirse y le recuerda la capacidad del Consejo de Dirección para definir la estrategia del grupo parlamentario europeo.

Primero llegó la respuesta del eurodiputado Fernando Maura negándose también a acudir por solidaridad con Sosa Wagner.

“En otras ocasiones me he solidarizado en público con el jefe de la delegación de UPyD en el Parlamento Europeo y lo reitero en esta. También debo indicar que comparto el punto en que Paco se refiere al trato desigual de los diputados de UPyD en la página web, pues constato que ese hecho afecta a mis trabajos, iniciativas parlamentarias y artículos que escribo en la prensa.

Por otra parte, observo desconcertado que un escrito argumentado –como todos los de Sosa Wagner- no merezca otra contestación que la referencia a la normativa estatutaria. ¿Es que no hay otro argumento? Por esos motivos te ruego no cuentes conmigo en la reunión del día 10”.

El intercambio se cierra con la respuesta de la dirección de UPyD que acaba con esta advertencia: “Te conmino a que no faltes a la reunión del día 10 de octubre”.

En este correo electrónico Ramón Marcos responde de esta forma:

“Recibo tu respuesta negándote a asistir a la reunión para coordinar la acción política entre vosotros y esta dirección más de diez días después de que os la enviara, con excusas que no justifican tu inasistencia. Te recuerdo que la dirección tiene la obligación de marcar la estrategia de la política general del partido y de sus grupos institucionales, incluido el europeo, y tú la obligación de asistir a la reunión a la que te he convocado. Es fácil de entender que esa obligación forma parte de tu mínimo deber como eurodiputado elegido en las listas de UPyD, a fin de poder representar adecuadamente a los ciudadanos que nos votaron en las últimas elecciones europeas”.