Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ingresa en el Carlos III con fiebre otra auxiliar que trató a los misioneros

La sanitaria permanecerá en observación al tener "unas décimas"

Ambulancia especial llegando al hospital Carlos III. atlas / Reuters

Una auxiliar de enfermería del equipo sanitario que atendió a los misioneros españoles repatriados por haberse contagiado de ébola ha ingresado esta noche en el hospital Carlos III de Madrid, para ser sometida a observación por presentar "algunas décimas de fiebre", según ha confirmado una portavoz del complejo hospitalario La Paz-Carlos III.

"Está en observación", ha dicho la portavoz, que no ha ofrecido más datos sobre su estado ni ha precisado si fue la auxiliar la que llamó para informar de la fiebre o si se trata de uno de los contactos que se están estudiando tras el contagio de Teresa Romero, ingresada en el Carlos III desde la madrugada del martes.

La auxiliar "estaba muy asustada" porque es "amiga" de Romero, según han señalado fuentes del hospital. La mujer trabaja en el turno de mañana y forma parte del equipo de sanitarios que se encargaron de atender a Miguel Pajares y Manuel García Viejo, los dos religiosos españoles contagiados de ébola, que fallecieron a los pocos días de ser repatriados a España. "Nos han dicho que no tiene nada, pero la han ingresado por si acaso", han añadido estas fuentes.

Con este nuevo ingreso, ya son cinco los pacientes en observación por riesgo de padecer ébola. Los aproximadamente 30 sanitarios de distintas categorías que atendieron a los dos religiosos repatriados desde Liberia y Sierra Leona aún están en 'cuarentena' de 21 días después del fallecimiento de Manuel García Viejo, el 25 de septiembre. Deben tomarse la temperatura dos veces al día y avisar si ésta es elevada.

Personal del centro ha explicado que algunos de sus compañeros, víctimas de "ataques de ansiedad", se han ido del hospital durante el día. "Todas mis compañeras estaban llorando cuando he llegado", ha relatado una trabajadora del turno de tarde. "Estamos muy mal de ánimos; la gente se abraza una a otra. No hay forma de consolar a algunas personas", ha añadido.

Además de las dos auxiliares de enfermería, en estos momentos están ingresados en el Carlos III el marido de la profesional contagiada, un ingeniero español procedente de Nigeria que está en observación y se encuentra bien, y una enfermera que estuvo expuesta a la enfermedad durante el tratamiento a los misioneros y que ha dado negativo en los dos análisis del virus que se le han realizado. Está a punto de ser dada de alta.

Más información