El líder histórico de la minería de Asturias ocultó 1,4 millones a Hacienda

La Fiscalía Anticorrupción investiga de dónde obtuvo el dinero Fernández Villa, exdirigente del emblemático SOMA-UGT. Regularizó ese dinero ante el fisco en 2012.

Fernández Villa durante una protesta minera en junio de 2012. La Nueva España

La Fiscalía Anticorrupción investiga desde hace más de un año al histórico dirigente del sindicato minero SOMA-UGT de Asturias José Ángel Fernández Villa por haber ocultado a la Hacienda Pública 1,4 millones de euros. De acreditarse la comisión de algún delito los fiscales presentaran una acusación en el juzgado correspondiente de Oviedo (Asturias), lugar del residencia del conocido sindicalista.

El líder obrero, de 71 años, notificó estos fondos en el marco de la amnistía fiscal anunciada por el Gobierno en marzo de 2012 y la Fiscalía Anticorrupción abrió unas diligencias de investigación sobre el origen del capital, según señalan fuentes cercanas al caso. Las diligencias de investigación se han prorrogado en una ocasión y volverán a ampliarse en los próximos meses a medida que se acumulen nuevos indicios sobre el presunto origen delictivo del dinero.

Los únicos ingresos conocidos de Fernández Villa corresponden a su actividad como sindicalista, sus cargos como diputado regional y senador del PSOE por Asturias, y su pertenencia al Consejo de Administración de la empresa pública Hulleras del Norte (Hunosa), según la base de datos Informa.

José Ángel Fernández Villa abandonó la cúpula del sindicato el pasado año y, segun algunas fuentes, aprovechó la ley del Ejecutivo que permite a los defraudadores regularizar fondos evadidos a cambio de abonar un 10% del capital oculto. La legalización del dinero se realiza ante Hacienda siempre que se pueda justificar su procedencia lícita. En algunos casos la Agencia Tributaria traslada el expediente a la Fiscalía Anticorrupción para que investigue la procedencia del dinero. La legalización del dinero aflorado por Fernández Villa impide a los fiscales acusarle por delito fiscal, pero si el origen del dinero fuera ilícito la Fiscalía Anticorrupción puede presentar una querella por otros delitos como cohecho o apropiación indebida.

Regularizó el dinero con la amnistía fiscal del Gobierno de 2012

El dirigente asturiano indicó a EL PAÍS en una conversación teléfonica que nunca ha defraudado a Hacienda, evitó pronunciarse sobre si ha regularizado o no fondos en 2012 y señaló que no respondería ninguna pregunta sin antes consultar a su abogado. “Estoy en cama y enfermo. Yo no he defraudado. Estoy al corriente con Hacienda”, añadió. En ningún momento respondió a la pregunta de si tenía o no más de un millón de euros y cuál era su procedencia.

Los hijos de Fernández Villa, Rolando y Ángela, negaron también a este periódico que su padre disponga del millón de euros que investigan los fiscales adscritos a Anticorrupción. “Tengo una relación fluida con mi padre y eso no es real. No tengo conocimiento de que mi padre tenga esa cantidad de dinero”, afirmó Rolando. “Eso es mentira, es un bulo. Estamos flipando. No tenemos ni idea de lo que nos está usted preguntando”, respondió Ángela al teléfono.

Fernández Villa abandonó en abril 2013 la secretaría general de SOMA- UGT. Adujo problemas de salud. Un año antes, el Gobierno de Mariano Rajoy había anunciado una amnistía fiscal que ya ha permitido aflorar 40.000 millones ocultos.

Nacido en Langreo (Asturias), casado y padre de dos hijos, Fernández Villa dirigió el sindicato minero durante 35 años. Durante este periodo —la mitad de su vida—- coordinó centenares de protestas, huelgas de hambre y encierros. “Antes de cerrar un pozo, tendrán que pasar por encima de mi cadáver”, clamó en la década de los 80. En 2012 participó y encabezó las multitudinarias movilizaciones contra el anuncio del Ejecutivo de reducir las ayudas directas a la producción de carbón. En You Tube hay vídeos de su activismo y enfrentamientos verbales con los mandos de la Policía Nacional.

La Fiscalía indaga si la fortuna aflorada es de procedencia ilegal

Compañero de emblemas de la lucha obrera, como el recientemente fallecido representante de la federación asturiana del metal de UGT Manuel Fernández Lito, Fernández Villa aterrizó en la cúpula sindical en 1979 desde Hunosa. Fue tras ser elegido en las primeras elecciones democráticas celebradas en el pozo Candín en la denominada Comisión de los 16. Hace un año se despidió de su larga trayectoria sindical durante una rueda de prensa en la que se emocionó y derramó lagrimas.

La trayectoria de Fernández Villa es paralela a la Federación Socialista Asturiana (FSA) y al PSOE. Fue senador (1999-2003), diputado regional y formó parte de la Ejecutiva socialista. El exministro de Empleo Celestino Corbacho le entregó en 2009 la medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. El histórico sindicalista era uno de los dirigentes más destacados en los encuentros veraniegos en la localidad de Rodiezmo (León) a los que asisten los líderes del PSOE y UGT. El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, el diputado Alfonso Guerra y otros jefes del partido acostumbraban a fotografiarse con él.

Su presunto patrimonio opaco coincide con los fondos sin declarar que han aflorado de otros dirigentes políticos, como el exnúmero dos de la Comunidad de Madrid, el popular Francisco Granados, que admitió haber tenido una cuenta en Suiza con 1,5 millones de euros entre 1996 y 2000.

investigacion@elpais.es

UGT, bajo la lupa judicial

José Ángel Fernández Villa no es el único sindicalista investigado en este momento. Militantes de UGT de Andalucía, y el propio sindicato en sí, están bajo la lupa del Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla por presunto fraude en los cursos de formación con dinero procedente de fondos públicos aportados por el Gobierno central, la Junta de Andalucía y la Comunidad europea.

Según las pesquisas judiciales, el sindicato, en connivencia con empresarios de confianza de Sevilla, Jaén y Madrid, se financió supuestamente a través de tres sistemas: el rápel (descuento que se concede a un cliente por alcanzar un consumo determinado), elevando a la Junta de Andalucía facturas falsas de alquiler de aulas para el desarrollo de cursos de formación y, además, mediante lo que los propios responsables de la tesorería de UGT denominaron el bote, que consistía en trasladar facturas infladas a la Junta sobre compras ficticias de artículos para los cursos.

También se investiga a exdirigentes de la Consejería de Empleo por facilitar dinero de subvenciones al sindicato para cursos y no pedir justificación del desarrollo de los mismos. La investigación abarca un periodo de diez años.

En relación con las pesquisas del Juzgado número 9 de Sevilla, la Guardia Civil ha detenido ya al menos 16 personas en Sevilla, Jaén y Madrid y ha practicado seis registros en esas mismas ciudades en el marco de las facturas falsas elaboradas por empresarios y trabajadores de la central sindical andaluza. Entre los detenidos se halla el extesorero de UGT de Andalucía Federico Fresneda.