Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los servicios sanitarios mantienen bajo vigilancia a 52 personas

Sanidad sigue la evolución de 22 trabajadores del hospital de Alcorcón y 30 del Carlos III

La sanitaria fue trasladada en ambulancia convencional y con personal sin protección

Un día después de conocerse el primer caso de contagio de ébola en Europa -el de una auxiliar de enfermería que trató a los dos religiosos españoles fallecidos por el virus tras ser repatriados-, las autoridades sanitarias tratan de localizar a las personas con las que ha mantenido contacto la paciente, una mujer de 40 años casada y sin hijos que cogió vacaciones un día después de que falleciera el religioso Manuel García Viejo. El Hospital de Alcorcón (sureste de Madrid), al que llegó en ambulancia la sanitaria ayer por la mañana, ha identificado 22 contactos hospitalarios con la mujer, entre el personal del SUMMA que la trasladó al centro desde su domicilio y los profesionales del hospital que intervinieron en su tratamiento, según fuentes sanitarias consultadas por este periódico. El centro ha citado a todos ellos para informarles de que deben someterse a vigilancia epidemiológica. Además, hay que sumar otros 30 empleados también bajo vigilancia del Carlos III, según la información ofrecida en la rueda de prensa de la Consejería de Madrid. En total, 52 personas.

Los 22 profesionales implicados deberán tomarse la temperatura dos veces al día, mañana y noche. Podrán, sin embargo, hacer vida normal, ya que el virus no es contagioso hasta que no hay síntomas, como fiebre.

La paciente infectada por ébola llegó al hospital de Alcorcón a primera hora de la mañana de ayer lunes en una ambulancia “convencional” y con personal sin protección especial, según esas mismas fuentes. Una vez en el hospital, se activó el protocolo por posible caso de ébola. Fue ingresada en un box de aislados, y el personal que la atendió sí se protegió con un traje especial.

El centro tiene que decidir ahora además cómo limpiar la zona en la que estuvo ingresada. De momento se mantiene cerrada al paso y plastificada para impedir contagios. Las puertas de acceso han sido selladas con un plástico transparente.

Con estos 22 sanitarios, son ya medio centenar los profesionales de la medicina que están sometidos a vigilancia epidemiológica por contacto con algún enfermo de ébola en España. Las autoridades sanitarias que comparecieron ayer en rueda de prensa junto a la ministra de Sanidad, Ana Mato, informaron de que una treintena de sanitarios ya estaban siendo vigilados desde el tratamiento a los religiosos repatriados. Falta por conocer, todavía, con qué otras personas de su entorno familiar y personal mantuvo contacto la auxiliar de enfermería esta semana pasada, cuando ya presentaba síntomas de ébola (fiebre) y, sin embargo, hizo vida normal.

Más información