Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa denuncia a los gestores del hospital militar central ante la Fiscalía

Destituido el coronel interventor y dos intendentes por graves irregularidades

Entrada del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en Madrid.
Entrada del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en Madrid.

El Ministerio de Defensa ha denunciado ante la Fiscalía Togada Militar a los máximos responsables de la gestión económica del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, ubicado en el madrileño barrio de Carabanchel, según han confirmado fuentes de dicho departamento.

El Gómez Ulla es el principal centro de la red hospitalaria militar, que cuenta también con otro hospital en Zaragoza y, hasta hace poco, con el de San Fernando (Cádiz), que ha sido traspasado a la Junta andaluza.

En junio pasado, tras descubrirse diversas irregularidades, la subsecretaria del departamento, Irene Domínguez-Alcahud, de quien depende la Inspección General de Sanidad, encargó una auditoría contable a la Intervención General de la Defensa, para que revisara toda la gestión económica del centro hospitalario desde el año 2011.

Ese mismo mes fue destituido el interventor del hospital, un coronel del Ejército de Tierra, y al mes siguiente le siguieron los dos intendentes, dos tenientes coroneles.

La Intervención abre una auditoría de la gestión del Gómez Ulla desde 2011

Finalmente, Domínguez-Alcahud decidió remitir el caso al fiscal togado, por si existieran indicios de un delito contra la hacienda militar, que el Código Penal castrense castiga con hasta 10 años de prisión.

Aunque no ha trascendido el alcance de las irregularidades, la investigación se centra, según algunas fuentes, en contratos de suministro para el centro hospitalario adjudicados de forma fraudulenta en los últimos años. Otras fuentes apuntan también a un desvío de los fondos abonados por la Comunidad de Madrid. Defensa ya ha nombrado nuevos responsables económicos para relevar a los cesados.

El Gómez Ulla es gestionado por Defensa y cuenta con 500 camas hospitalarias, 16 quirófanos y 2.000 profesionales, más de 300 de ellos son militares y unos 1.200 personal sanitario. Atiende las necesidades de Defensa, desde los afiliados al Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) hasta los heridos en misiones militares en el exterior, es puntero en algunas especialidades, realiza labores de investigación y docencia, dispone de helipuerto y de una reserva de camas para caso de conflicto.

Además, es el hospital de referencia para 120.000 madrileños, residentes en los barrios de Puerta Bonita, Los Cármenes, Los Yébenes y Nuestra Señora de Fátima, En virtud de un convenio suscrito en diciembre de 2010 por la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Defensa, la primera se comprometió a abonar más de 20 millones de euros anuales por los servicios prestados por el hospital militar al Servicio Madrileño de Salud.

La investigación en el Gómez Ulla se suma a una serie de procesos abiertos en los tribunales militares para combatir presuntos casos de corrupción. Entre otros, se investiga un fraude masivo en el Acuartelamiento Aéreo (ACAR) de Getafe (Madrid), el cobro de indemnizaciones por falsas mudanzas (por el que están procesados 45 pilotos) o el hallazgo de 127 kilos de cocaía en el buque escuela de la Armada, Juan Sebastián Elcano.