Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mas convoca la consulta y llama a los catalanes “a decidir su futuro”

La aprobación de la fecha de celebración se hace bajo el amparo de la ley catalana de consultas

 EL PAÍS - LIVE!

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha firmado minutos después de las 10.30 el decreto de convocatoria de la consulta de autodeterminación de Cataluña previsto para el 9 de noviembre. El acto de la firma se ha celebrado en el Palau de la Generalitat en presencia de representantes del Parlamento de Cataluña y de los grupos políticos que apoyan la votación, que han respaldado la firma con un sonoro aplauso. El objeto de la consulta, según el decreto, es "conocer la opinión sobre el futuro político de Cataluña".

"Queremos votar, queremos decidir y ahora tenemos el marco adecuado para hacerlo", ha dicho Mas en una declaración institucional posterior a la firma. "Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada y quiere votar", ha añadido, también en castellano y en inglés. En una parte del mensaje dirigida al resto de ciudadanos españoles, el presidente catalán ha asegurado que "los lazos de hermandad que nos unen son intensos y profundos" y ha abogado por "continuar con una voluntad de construcción conjunta". "Tenemos que resolver los retos que tenemos con democracia. Este es nuestro compromiso", ha añadido.

Decreto de convocatoria

Papeleta de la consulta del 9-N.

Poco después de la firma solemne de la convocatoria de la consulta, el Diari de la Generalitat ha publicado el decreto en el que se especifican los detalles logísticos y organizativos, así como el diseño de la papeleta. Lea aquí el documento íntegro

El presidente de la Generalitat ha explicado que, en este momento, existe "una mayoría social, consenso político, que reconoce a Cataluña como nación y unidad política, en la diversidad ideológica, que han servido para pactar fecha, pregunta y los marcos legales necesarios". Frente a esta unidad, según Mas, se encuentran "aquellos a los que solo les une la voluntad de negar, de no hacer ni dejar hacer o de hacerlo todo parta no dejar hacer nada". "Estamos abiertos a pactar pero no podemos caer en un inmovilismo vestido de presunta legalidad, que contrasta con otros Estados que hablan y dejan hablar, que pactan para dejar hablar".

El decreto, que ya ha entrado en vigor, está compuesto por seis puntos y una disposición final. El objeto, las preguntas y el plazo para realizar el voto anticipado, del 20 al 25 de octubre forman parte del escrito.

El documento fija la fecha del domingo 9 de noviembre para votar las dos preguntas que el pasado diciembre pactaron los líderes de Convergència i Unió, Esquerra Republicana, Iniciativa-Esquerra Unida y la Candidatura de Unitat Popular. La pregunta es doble. “¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado? Y en caso afirmativo: “¿Quiere que este estado sea independiente?”

El texto firmado por Mas destaca que el sistema institucional de autogobierno catalán "tiene atribuida la competencia exclusiva en materia de consultas populares" según el Estatuto de autonomía. "Esta capacidad conecta con el derecho subjetivo estatuario, así como el mandato dirigido al legislador de los ciudadanos de Cataluña a participar en los asuntos públicos".

La Generalitat defiende que tiene competencias para convocar esta consulta. "Entre los asuntos y materias que pueden ser consultados mediante una convocatoria se encuentran los de especial importancia colectiva para el país, sobre los que la Generalitat tiene la potestad de ejercer la iniciativa formal ante las instituciones del Estado, tal y como reconocen los artículos 87 y 166 de la Constitución y del artículo 61 del Estatuto".

El decreto también invoca la declaración de soberanía que el Parlamento catalán aprobó el 23 de enero de 2013 y que el Tribunal Constitucional suspendió. Según el texto firmado hoy "el Parlamento expresó la voluntad política de iniciar el proceso para que los ciudadanos de Cataluña pudieran ejercer el derecho a decidir el futuro político de Cataluña, atendiendo a los principios de legitimidad, democracia, pluralismo y legalidad".

El coste previsto de la consulta es de 12.947.116,9 millones, aunque la cifra acabará siendo superior porque no se incluye el IVA en algunas de las partidas.

La firma del decreto se hace bajo el amparo de la ley catalana de consultas aprobada la semana pasada en el Parlamento y que hoy publica el diario oficial de la Generalitat. Con la firma del decreto se pone en marcha toda la maquinaria para la celebración de la consulta de autodeterminación a la espera del recurso de inconstitucionalidad que presentará el Gobierno el próximo lunes. La Generalitat está ultimando un listado de colegios electorales así como la organización técnica de la consulta.

A partir de la firma de la convocatoria las instituciones públicas pueden comenzar una campaña para dar a conocer la votación y sus términos. La Generalitat ya ha activado una web con información sobre el 9-N.  Desde mañana los partidos también podrán hacer campaña. Ello está amparado también en la ley catalana de consultas. Por lo tanto, cuando el Gobierno la impugne en el Tribunal Constitucional y sea suspendida cautelarmente la campaña también deberá ser retirada. Pese a ello, Convergència Democràtica ya ha anunciado que los preparativos para la celebración de la consulta continuarán más allá de la impugnación. Lo harán con el argumento de que la Generalitat tiene la obligación de tenerlo todo a punto en caso de que la suspensión se levante justo antes del 9 de noviembre.

Más información