Echenique dimite y reprocha al Ejecutivo que no cumpla su palabra

El presidente de RTVE renuncia al cargo porque no le han entregado los recursos acordados

Ampliar foto
González-Echenique, en su comparecencia en la Comisión de Control Parlamentario de RTVE.

No disimuló su disgusto ni su malestar con el Gobierno; no justificó en absoluto el cierre del grifo económico al que le ha sometido el Ejecutivo y que le ha llevado a dimitir dos años y dos meses después de haber tomado posesión como presidente de RTVE. Leopoldo González-Echenique anunció este jueves a los consejeros de RTVE su decisión irrevocable de dimitir después de que el Gobierno no haya “cumplido” su compromiso de asegurar con una inyección de 130 millones de euros su plan de viabilidad financiera. Así lo afirman asistentes a esa reunión en la que los consejeros escucharon el relato “sobrio pero apesadumbrado”, según definición de uno de ellos, según el cual en el mes de junio recibió garantías “verbales” de que podría contar con esos recursos.

Eso fue en el mes de junio, en tanto que un mes después el propio Echenique se mostró en el Consejo ostensiblemente preocupado porque tales garantías ya no existían. “En ningún momento ha justificado al Gobierno ni se ha mostrado comprensivo, para decir después que por coherencia tenía que dimitir”, relata otro de los consejeros. “Nos ha dicho que con su marcha espera que las cosas puedan ser más fáciles”. Este interlocutor traduce lo que otros de sus compañeros también corroboran, cual es la ruptura total con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Lo relevante es que la decisión del titular de Hacienda ha prevalecido, de manera que la mentora de González-Echenique, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que goza de un poder casi omnímodo, nada ha podido hacer en este caso; se trata de dinero.

Para que no haya dudas de que se va defraudado tuvo un gesto insólito como fue abstenerse en la votación del presupuesto de 2015 que él mismo se ha visto obligado a presentar. Este gesto insólito pone de relieve su disconformidad con ese presupuesto, fruto de una política económica pilotada por el director general corporativo, Enrique Alejo, el número dos de la televisión pública, que llegó avalado directamente por Montoro. Lo votaron en contra los consejeros del PSOE y de IU. El presidente saliente defendió sin éxito un incremento por la reducción de los ingresos procedentes de las televisiones privadas y de los operadores de telecomunicaciones, cuyas cuentas están muy afectadas por la crisis. González-Echenique quiso despedirse de los trabajadores.

En una carta remitida a la plantilla señala que después de dos años de gestión “ha llegado el momento de dar el relevo” y aduce que su salida es “lo mejor para la casa”. Se va convencido de que el servicio público que presta la corporación es “imprescindible” para la sociedad, la industria audiovisual y “para el conjunto del país”. Al mediodía hubo en la redacción de TVE una protesta sonora al constatar que la noticia de la dimisión de su presidente iba a ocupar unos segundos y al final del informativo. Ante la actitud indignada de los profesionales hubo que rectificar.

Tras la dimisión de González-Echenique, el PP propondrá un nuevo candidato, que solo sacará con su mayoría en segunda vuelta. El Gobierno del PP cambió la ley del anterior Ejecutivo socialista por la que se exigía el pacto parlamentario. El portavoz socialista, Antonio Hernando, pidió este jueves volver a ese sistema. Por su parte, UPyD y el PNV hicieron otra petición: recuperar la publicidad para TVE como forma de financiación que el Gobierno socialista retiró.

Provisionalmente, ocupará la presidencia del Consejo de Administración de RTVE, que no la corporación, el consejero José Manuel Peñalosa, exdiputado del PP. No tendrá poderes ejecutivos sino que se limitará a presidir y convocar los consejos de administración.

El PSOE critica el "fracaso" del modelo de RTVE

AGENCIAS, Madrid

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado tras la dimisión de Leopoldo González-Echenique que la viabilidad de RTVE está garantizada. “Por supuesto que sí”, ha recalcado Montoro, al que el ya expresidente de RTVE intentó convencer de que inyectara 130 millones de euros en la corporación. 

En cambio, para el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, la salida de González-Echenique constata el “fracaso” del modelo de RTVE del PP, hasta el punto de dejar a la televisión pública al borde de la “inviabilidad”. Hernando, además, ha considerado que si el Gobierno apuesta de verdad por la regeneración democrática un primer paso sería que consensuara el sustituto con el PSOE y con el resto de fuerzas parlamentarias.

Por su parte, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha opinado que el paso que dio en su momento el Gobierno socialista de cerrar la financiación privada a la televisión pública “no benefició” al ente y el PSOE, entonces, “no midió muy bien” las consecuencias.

La secretaria general de CCOO en RTVE, Maite Martín del Caz, también se ha pronunciado sobre la dimisión de González-Echenique. La ha calificado de “preocupante” porque, a su juicio, pone de manifiesto que las “amenazas” que se ciernen sobre el ente público son “ciertas” y “aumentan”. Además, ha recordado que debido a la “fragilidad” en la que se encuentra RTVE y a la “falta de una financiación estable y suficiente”, hay convocados paros parciales para el día 30 de septiembre.

Más información