Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez recuerda la militancia de Cobos en el PP ante el recurso del aborto

El líder del PSOE pide que el nuevo ministro de Justicia retire la impugnación del Constitucional

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE

Después de la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón por “no tener capacidad” para sacar adelante la contrarreforma de la ley actual del aborto ahora toca la retirada del recurso de inconstitucionalidad que contra ella interpuso el PP. Esta es la petición de buena parte de la oposición y singularmente del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Su argumento se centra en el fondo de la ley pero, además, añade que el Tribunal Constitucional no está en condiciones de dictaminar con imparcialidad la ley por la militancia al menos hasta 2011 de su presidente, Francisco Pérez de los Cobos. Es más, el político socialista ha hablado en presente de esa afiliación. “El presidente del Tribunal Constitucional no puede ver esa ley porque es militante del PP”. La militancia en el PP del presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos —ocultada en la comisión de nombramientos del Senado, previa a su designación—, desencadenó no solo protestas sino también peticiones de nulidad de resoluciones en las que había participado como magistrado. Todo quedó en nada porque por una mayoría el propio tribunal le amparó y consideró que no había motivos para que se abstuviera de participar en las votaciones. Ahora el nuevo líder del PSOE reaviva el asunto al invocar la militancia, aunque sin cargos, en el partido que ahora gobierna.

Esa es una razón suficiente, según el PSOE, para que Pérez de los Cobos no tenga parte en ninguna deliberación sobre esa ley pero lo que persigue Pedro Sánchez es que no haya lugar a deliberación. “Le pido al nuevo ministro de Justicia como primera tarea que retire el recurso de inconstitucionalidad contra la legislación del aborto que está en la línea de las leyes de las sociedades más avanzadas”, ha dicho. Y la segunda tarea es otra retirada: la ley de tasas judiciales que “está impidiendo el acceso a la justicia de muchos ciudadanos por razones económicas”.

La pelea ahora de la oposición va a estar en la retirada de ese recurso y, por supuesto, que no se toque la actual ley. Mientras Pedro Sánchez hacía estas consideraciones, el diputado de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares, interpelaba al gobierno sobre el mismo asunto. Los aspectos que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere cambiar, según ha expresó en el momento que anunció la retirada del proyecto propio, también va a ser cuestionado por la oposición. Se trata de las condiciones para abortar de las jóvenes de 16 y 17 años. Toda vez que se ha instalado la incorrecta tesis de que pueden interrumpir el embarazo sin la opinión de un mayor de edad, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha leído ante los medios de comunicación la literalidad de la ley. Las jóvenes de esa edad deben contar con la opinión favorable del padre o de la madre y en su defecto de un tutor. La exclusión de toda autorización de un adulto para abortar se restringe a que la menor pueda sostener “fundamentadamente” que está en riesgo su integridad física al vivir en un entorno familiar de violencia, incluida las agresiones sexuales.

“Queremos que el presidente del Gobierno nos diga qué parte de esta legislación sobre las menores de 16 y 17 años quiere quitar”, ha requerido Pedro Sánchez. Los socialistas tras la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón presionarán para que la ley que aprobó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y su ministra de Igualdad, Bibiana Aído, se mantenga vigente.