Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abucheos frente al hotel de la canciller

Angela Merkel recibe críticas en la calle de Santiago por su política de recortes

La canciller alemana pudo comprobar en persona que su visita no es bien recibida por todo el mundo. Después de recorrer el camino de Santiago, a las puertas de su hotel, en plena plaza del Obradoiro en un día soleado con mucha gente, le esperaban varios centenares de personas y muchos de ellos la recibieron con pitos y abucheos. Aún así, ella y Rajoy se acercaron a saludar a los curiosos, entre ellos algunos turistas alemanes -el segundo país con más visitantes del Camino de Santiago- y ahí sí recibieron algunos tímidos aplausos. Antes, el recibimiento había sido muy críticos con gritos de “fuera, fuera” y críticas por la política de austeridad y recortes.

También hubo silbidos y gritos de “menos recortes”, “fuera la troika” o “vete para Alemania, eso no es camino ni es nada, camino duro el de los españoles, no el que has hecho tú”. Frente al Hostal de los Reyes Católicos, el hotel donde se acercó a descansar la canciller un par de horas antes de salir a cenar con Rajoy en un reservado los dos solos, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, escucharon muchas protestas contra los recortes. No serán las únicas. Para hoy, cuando ambos tienen previsto visitar la catedral de Santiago después de una comparecencia conjunta ante la prensa, hay convocadas otras protestas con pancartas de distintos colectivos. De hecho el primer querellante contra el franquismo en Argentina e hijo del alcalde republicano de Castro de Rei, Darío Rivas, intentará entregar una carta a la canciller, con el apoyo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, para pedirle que se disculpe por el apoyo de Alemania a Franco.

Más información