Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy pide a Merkel que le ayude a lograr puestos de poder en la UE

El presidente y la canciller se reúnen en Santiago antes de la cumbre europea

España, fiel a la política alemana de austeridad, es utilizada como ejemplo

 FOTO: ÓSCAR CORRAL / VIDEO: ATLAS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la canciller alemana, Angela Merkel, ofrecieron ayer una imagen de clara sintonía en una cita en Santiago de Compostela que el presidente trata de aprovechar para apuntalar sus dos piezas clave en el nuevo reparto de poder en Europa: Miguel Arias Cañete en una comisaría económica importante y Luis de Guindos como nuevo presidente del Eurogrupo.

La canciller inició un viaje de dos días a Galicia, donde veranea el presidente español, y ambos recorrieron juntos en una hora cinco kilómetros del Camino de Santiago y cenaron solos en un lujoso restaurante de la capital. Las imágenes daban cuenta de una gran sintonía entre ambos, que hablan a través de intérpretes.

Merkel, que sufre presiones de Francia e Italia para cambiar la política económica en la UE, busca en el español a un aliado. España ha cumplido fielmente la política de austeridad y recortes dictada por Alemania y sus socios, e hizo una dura reforma laboral, y ahora es utilizado como un ejemplo frente a Francia y sobre todo Italia, en manos de la izquierda, que se resisten a esa política, contraria a la que realizan países como EE UU y de resultados muy discutidos.

Además de las fotos, Rajoy y Merkel aprovecharán esta significativa visita para asuntos de fondo, según fuentes del Gobierno. El Ejecutivo insiste en que ambos hablarán sobre todo del futuro de la UE, de política económica, crecimiento, empleo, energía, inmigración o la crisis de Ucrania, que está afectando a los agricultores españoles. Merkel de hecho llegó a España desde Kiev. Sin embargo, incluso estas fuentes admiten que el reparto de poder en la UE estará encima de la mesa. La reunión se produce a menos de una semana de la cumbre clave del próximo sábado en Bruselas en la que deberían cerrarse los puestos clave, aunque no el del Eurogrupo, que sería para más adelante.

En las imágenes del recorrido por el camino de Santiago cercano al aeropuerto de esta ciudad se aprecia cómo Rajoy y Merkel hablan mientras caminan juntos. Se escucha al presidente referirse a las exportaciones españolas. Rajoy, el que más habla, lo hace en castellano y Merkel en alemán, mientras dos intérpretes a su lado traducen la conversación.

Pese a las presiones para que proponga una mujer, Rajoy mantiene el nombre de Miguel Arias para una comisaría económica, aunque podría tener problemas para pasar el filtro del Parlamento Europeo después de sus declaraciones sobre el machismo, que después rectificó. En cuanto a Guindos, en un primer momento aspiraba a ser presidente del Eurogrupo con dedicación exclusiva, esto es un puesto de poder real, lo que le haría salir del Gobierno, pero esa opción se aleja. Ahora parece que será presidente pero sin dejar el Ejecutivo y solo cuando se busque una salida para el que ocupa ahora ese puesto, el holandés Jeroem Dijsselbloem, que ofrece resistencias a abandonarlo. Una opción sería que en otoño sea elegido como presidente del nuevo mecanismo único de resolución, que empezará a trabajar en enero de 2015.

España ha perdido poder en la UE en los últimos años y bajo el mandato de Rajoy se produjo la última derrota, al perder el puesto en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo, donde se toman las grandes decisiones de política monetaria.

Merkel sigue sufriendo fuertes presiones para cambiar de estrategia económica ahora que la zona euro se ha parado casi por completo, con países clave como Italia de nuevo en recesión y Francia o la propia Alemania rozándola, según los últimos datos ofrecidos por Eurostat en agosto. De hecho, el líder de la oposición, Pedro Sánchez, reclamó ayer en Santiago a Merkel y Rajoy que apuesten por ese giro para recuperar el crecimiento.

Más información