Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Incautados 127 kilos de cocaína en el buque escuela de la Armada

La droga estaba en el pañol donde se guardan las velas del 'Juan Sebastián Elcano'

El buque escuela 'Juan Sebastián Elcano' en Canarias en 2007. EFE | VÍDEO: ATLAS

El Juan Sebastián Elcano, el buque escuela de la Armada española, que sirve de embajada flotante de la Marca España por los mares de todo el mundo, se ha convertido involuntariamente en instrumento del narcotráfico. La Guardia Civil ha incautado 127 kilos de cocaína, en el pañol donde se guardan las velas, durante un registro practicado en el arsenal de La Carraca (Cádiz), tras un crucero de seis meses y 18.000 millas náuticas.

A mediados del pasado julio, cuando el buque estaba fondeado frente a Bueu (Pontevedra), la policía militar detuvo a tres marineros por orden del Juzgado Togado Militar Territorial número 12. Los tres militares —dos españoles y un ecuatoriano— fueron acusados de haber vendido hasta 20 kilos de cocaína a narcotraficantes de Nueva York (EE UU), durante la escala que el barco hizo en esa ciudad entre el 10 y el 15 de mayo. Previamente, a mediados de abril, el Juan Sebastián Elcano estuvo en Cartagena de Indias (Colombia), donde presuntamente cargaron la droga.

ampliar foto
Hallazgo de la droga.

La información fue facilitada a las autoridades españolas por el Departamento de Investigación de la Seguridad Nacional (HSI) estadounidense, después de que la policía neoyorquina detuviese a los narcotraficantes con los que contactaron los marineros españoles y los denunciaran e identificaran.

Finalmente, los tres marineros fueron detenidos a la arribada del buque a la costa gallega, pero en aquel momento no fue encontrada la droga con la que presuntamente traficaban. No fue hasta la semana pasada, una vez que el barco se encontraba ya en su base de Cádiz, cuando se procedió a realizar un exhaustivo registro y, en el pañol donde se guardan las velas plegadas, y al que tienen acceso muy pocos tripulantes —entre ellos, los dos españoles detenidos— se hallaron ocultos los 127 kilos de coca.

La investigación intenta aclarar si era la primera vez y si hay cómplices

Fuentes de la Guardia Civil aseguran que la investigación sigue abierta y no descartan “nuevas actuaciones”. Se trata de determinar si es la primera vez que se hacía este contrabando —lo que parece improbable, dada la cantidad de droga aprehendida— y si tenían cómplices dentro o fuera del buque. Se sabe que por cada kilo de coca transportado los marineros cobraban 5.000 dólares (unos 3.800 euros).

Defensa destaca la colaboración entre la Armada y la Guardia Civil

El Ministerio de Defensa publicó esta madrugada, 6 de julio, un comunicado en el que aseguran que la colaboración entre la Armada y la Guardia Civil ha hecho que el pasado martes, 5 de agosto, se encontraran más estupefacientes en uno de los pañoles del buque —los compartimentos que se hacen en las bodegas de los barcos para guardar las provisiones—.

Desde el pasado julio, cuando se detuvo en Marín (Pontevedra) a tres miembros del buque escuela de la Armada Juan Sebastián de Elcano, la investigación por tráfico de estupefacientes se ha desarrollado con el trabajo conjunto de la Armada, la Guardia Civil y otras agencias para esclarecer los hechos. Ahora, el proceso sigue bajo secreto de sumario.

De momento, los tres detenidos cumplen prisión provisional en la cárcel militar de Alcalá de Henares (Madrid), acusados de un delito consistente en “embarcar drogas tóxicas o estupefacientes”, que el Código Penal Militar castiga con seis meses a seis años de cárcel, en concurso con un delito contra la salud pública del Código Penal común.

La operación se puso en marcha hace seis meses, después de que el departamento de Delincuencia Especializada y Drogas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la HSI de EE UU y la propia Armada española decidiesen intercambiar información ante la sospecha de que marineros del Juan Sebastian Elcano y de otros buques aprovecharan las facilidades que se derivan de su estatuto militar para traficar con droga. Dos guardias civiles viajaron a Nueva York para entrevistarse con los agentes de la HSI.

La tripulación del buque la forman 23 oficiales, 22 suboficiales y 139 marineros. Durante el crucero de instrucción, que se inició el pasado 1 de marzo, embarcaron además 69 guardias marinas. En el trayecto de Galicia a Cádiz se unieron varios invitados, incluidos altos cargos del Ministerio de Defensa, ignorantes de la carga que llevaba a bordo.

Tres marineros están en prisión provisional por embarcar droga

No es la primera vez que se incauta droga en un buque de la Armada; dos cabos fueron condenados a cinco años de cárcel en 2013, pero entonces se trataba de transportar un alijo de hachís de Ceuta a Cádiz en un patrullero.

 

Un crédito extra de 30,5 millones para gastos ordinarios de Defensa

M.G.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un crédito extraordinario de 883,6 millones para financiar los grandes programas de armamento: avión EF-2000 (430,5 millones), avión A400M (143), vehículo Pizarro (55), helicóptero Tigre (144,2), misil Spyke (22,9), helicóptero NH-90 (85,8) y helicóptero EC-135 (2). La decisión no es ninguna sorpresa. Desde hace tres años, Defensa financia estos grandes programas al margen de su presupuesto ordinario: en 2012 recibió 1.782 millones y en 2013, 877. El argumento es que se trata de “atender obligaciones contractuales” y de “no demorar su abono para causar perjuicios a terceros”; es decir, a las empresas fabricantes de armamento. La factura total ronda los 30.000 millones.

Más sorprendente resulta, sin embargo, que el Gobierno aprobara un “suplemento de crédito” por valor de 30.560.000 euros para atender “gastos de adiestramiento y alistamiento de la Fuerza Conjunta”, el núcleo operativo de las Fuerzas Armadas. El detalle de esta partida, publicada en el BOE, muestra que la mayor parte del dinero se dedicará a material de oficina de la Secretaría de Estado de Defensa (7,7 millones), combustible para la Armada (5,2) y para el Ejército del Aire (6,2) y dietas para el Ejército de Tierra (2,5). Se trata de gastos ordinarios, los que permiten el funcionamiento cotidiano de las Fuerzas Armadas.

El decreto lo justifica alegando que “las dotaciones presupuestarias solo permiten atender el alistamiento de aquellas unidades que van a ser desplegadas en operaciones, mientras que los planes de adiestramiento, mantenimiento y renovación de las unidades no desplegadas se resiente”. Es decir, el presupuesto de Defensa para 2014 (5.745 millones) no permite mantener operativas las Fuerzas Armadas y hacen falta 30,5 millones más por “razones de extraordinaria y urgente necesidad”.

Más información