Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez, aclamado como líder

El secretario general del PSOE pide a su partido que se “ponga en pie” para ser la “izquierda que gana elecciones”

Pedro Sánchez, aclamado como líder.  Pedro Sánchez, durante su discurso. / REUTERS LIVE!

Ocho meses después de que el madrileño Pedro Sánchez Pérez- Castejón, 42 años, diputado nacional, decidiera poner las bases para ser el representante del PSOE ante los españoles, su partido le proclamó ayer secretario general, en un hotel de las afueras de Madrid con un millar de delegados y 2.000 invitados.

Le eligieron líder del partido que pretende “poner en pie” para representar a “las clases medias y a los progresistas”, maltratados “por las políticas del PP”. El partido que desde ayer lidera debe volver a ser la fuerza política “de la izquierda que gana elecciones”. No olvidó citar a quien representó ese partido y esa etapa de la historia de España : Felipe González. El expresidente estaba en primera fila junto al secretario general saliente, Alfredo Pérez Rubalcaba. Las referencias a la necesidad de ganar las elecciones porque millones de ciudadanos “necesitan” al PSOE, tenían como sustrato la defensa de un modelo socialdemócrata alejado de posiciones más a la izquierda. Tales posiciones no representan a la “mayoría social de progreso” a la que el PSOE de Pedro Sánchez se quiere dirigir y a la que hay que “escuchar” para que “escuche” al partido.

Óscar López, anterior secretario de Organización, será portavoz en el Senado

El proyecto para la sociedad lo expondrá el líder del PSOE a mediodía de hoy cuando el millar de delegados haya votado al equipo que él presentará. Ayer hubo un anticipo de su ideario al subir al estrado para agradecer a los delegados su aclamación. Eso fue lo que ocurrió y no una votación al uso ya que las características de este congreso extraordinario provocaron que los delegados no votaran ya que Sánchez llegó avalado a este congreso por el 49% de los militantes socialistas. La lista de su equipo será votada hoy y si no se arbitra algún procedimiento a Sánchez no le votarán los delegados. Pero si por el aplauso hubiera que fiarse, está más que ratificado.

La presidenta del congreso, Susana Díaz, leyó el informe de la consulta del 13 de julio y citó al ganador, Pedro Sánchez, al que declaró elegido secretario general. Los 1.000 delegados y los 2.000 invitados se pusieron en pie y empezó el aplauso que cuando iba por el minuto y medio largo el aclamado solicitó que terminara para empezar su alocución de unos 15 minutos. Más épica que emotividad es lo que Sánchez quiso conferir a su primer discurso como secretario general. La emoción que había dejado cuatro horas antes en el plenario su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya se había disipado aunque costó.

"Hoy no empieza todo, pero empiezan muchas cosas"

Los comentarios del mediodía y primera hora de la tarde se repartían entre la altura política de Rubalcaba, la ilusión por la nueva etapa, las especulaciones sobre la formación de la ejecutiva y el malestar profundo de los partidarios de Eduardo Madina, al no verse representados en el equipo que preparaba Sánchez. Además, el secretario general no respondía a las llamadas de Madina. “No ha habido integración”, denunció el político vasco, que en la carrera por la secretaría general obtuvo el apoyo del 36,7% de los militantes. Por tanto, el economista Manuel de la Rocha Vázquez y la diputada del PSC Meritxel Batet, que entran en la ejecutiva con dos áreas muy relevantes —Economía, el primero, y Estudios y Programas, la segunda—, ambos apoyos firmes de Madina, no fueron considerados fruto de la integración. El argumento del equipo de Madina es que Sánchez los ha elegido a ellos sin mediación alguna. Desde el lado del nuevo secretario general se responde que la elección ha sido fruto de conversaciones con los secretarios generales y a elección del líder socialista.

El peso de Andalucía en la ejecutiva fue comentario general

No hay objeciones personales hacia de La Rocha y Batet, pero “no son fruto de la integración”, dijo Madina. Un imprevisto vino también a ensombrecer la paz del congreso, cual fue la consternación de la delegación asturiana, aunque no solo, por la elección de Susana Díaz como coordinadora del futuro Consejo Político Federal, desplazando al presidente de Asturias, Javier Fernández. Como colofón, el tercer candidato en liza por la secretaría general, José Antonio Pérez Tapias, tampoco veía representado su 15% en el comité federal, que es el órgano —de más de 200 miembros— en el que está representado todo el partido.

“Dejemos de hablar de nosotros y ocupémonos de los problemas de los españoles”, instó Pedro Sánchez desde la tribuna, aunque el malestar de algunos sectores ya estaba fraguándose. Un cambio de modo de actuar quiere Sánchez para su partido, pero, de entrada, el método de elección de su ejecutiva es acorde a los cánones clásicos. Los nombres iban saliendo de las conversaciones entre Sánchez y los secretarios generales y los secretarios regionales de organización con el responsable federal de esa área, César Luena, que ayer empezó ya a actuar. Elección directa de Sánchez, más federaciones, más paridad de hombres y mujeres fueron los ingredientes para elaborar el equipo que se prolongó hasta casi la media noche. El peso de Andalucía era comentario generalizado. Además de que la presidenta ocupe el consejo federal, una persona de su confianza, José Antonio Pradas, diputado sevillano, se queda con la política federal. La Secretaría de Salud es para la consejera andaluza de esa área, María José Sánchez Rubio. Durante todo el día se fueron conociendo los nombres propios del equipo, y algún otro, como por ejemplo, que Óscar López, el recién sustituido secretario de Organización, pasará a ser el portavoz en el Senado.

“Hoy no empieza todo, pero empiezan muchas cosas”, dijo Sánchez. Asume la doctrina que tiene el PSOE sobre el camino hacia una “España federal”, a la que él también aspira, además de ganar el favor “de las clases medidas y trabajadoras”.

Más información