Hospitalizado el teniente que noveló sobre la corrupción en el Ejército

Segura, que cumple un arresto de dos meses, lleva tres días en huelga de hambre por considerarse víctima de un proceso injusto

Luis Gónzalo Segura, en la Feria del Libro de Madrid

El teniente Luis Gonzalo Segura del Oro-Pulido, autor de una novela en la que denuncia presuntos abusos e irregularidades en el Ejército (titulado “Un paso al frente”), ha sido trasladado desde el centro disciplinario en el que cumplía dos meses de arresto, en la base San Pedro de Colmenar Viejo (Madrid), al hospital militar Gómez Ulla, en el madrileño barrio de Carabanchel, donde ha quedado ingresado. El traslado se produjo el sábado por la noche como medida “preventiva”, según fuentes de Defensa, y actualmente se encuentra "en observación", a la espera de cómo evalucione su estado de salud. 

El teniente inició una huelga de hambre el jueves 17 de julio, 24 horas antes de que fuera arrestado, como forma de protesta por considerarse víctima de un proceso injusto. “No puede entender que se le castigue por denunciar casos de corrupción y que no se abra ninguna investigación para determinar si lo que denuncia es cierto”, afirman fuentes de su entorno.

Desde el jueves, Segura no ingiere ningún alimento sólido (solo agua y zumos) y ha rechazado la comida que se le ofreció en base San Pedro. Ya el mismo viernes un oficial médico recomendó su traslado al centro hospitalario, pero no se ejecutó hasta el día siguiente.

Defensa alega que la medida es "preventiva" y que el arrestado se cuentra "en observación"

El teniente está ingresado en una habitación del Gómez Ulla, bajo custodia de la policía militar, y con un horario limitado de visitas. “Se le trata como a un delincuente”, se quejan fuentes de su entorno, aludiendo al hecho inusual de que no se le permitiera hacer la maleta y fuera conducido inmediatamente al centro disciplinario tras comunicarle el resultado del expediente.

El jefe del Ejército de Tierra, general Jaime Doínguez Buj, ha castigado a Segura con dos meses de arresto y pérdida de destino por las declaraciones que realizó a distintos medios de comunicación para promocionar su novela. La defensa del militar alega que estas declaraciones fueron sacadas de contexto. Además, tiene abierto un expediente gubernativo, que podría concluir con su expulsión de las Fuerzas Armadas, por el contenido del libro.