Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Interior se remonta al 38 para justificar la medalla de la policía a la Virgen

La Audiencia Nacional recibe el expediente de la condecoración tras la denuncia de Europa Laica

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

“La vinculación histórica entre la policía y la cofradía se remonta, cuando menos, al 14 de junio de 1938, fecha en la que la Orden General del llamado entonces Ministerio Público testificaba el nombramiento como Hermano Mayor Honorario de la Cofradía al Cuerpo de Investigación y Vigilancia, uno de los antecesores del actual Cuerpo Nacional de Policía”. De esta manera —por el reconocimiento de una cofradía de Málaga a la policía en plena Guerra Civil— justifica el Ministerio del Interior la concesión de la Medalla de Oro al Mérito Policial con carácter honorífico, la máxima distinción del Cuerpo Nacional de Policía, a Nuestra Señora María Santísima del Amor, advocación de la Virgen que venera la Cofradía de Nuestro Padre Jesús El Rico.

Interior otorgó este reconocimiento —habitualmente reservado para agentes muertos o heridos en acto de servicio o, por actitudes extraordinarias—, “como muestra” de su “reconocimiento y respeto”. En el texto, invocaba al “manto de su protección” y rogaba que les “guíe en la difícil pero importante misión que la policía tiene encomendada”. Así figura en el expediente remitido por la Dirección General de la Policía a la Audiencia Nacional, donde existe un proceso abierto por la Asociación Europa Laica.

La sala de lo contencioso administrativo admitió a trámite la demanda que reclama que se anule la orden por la que se concedió la medalla a la Virgen. En esta, el colectivo alega que la ley establece que estas condecoraciones están destinadas a “miembros y funcionarios de los cuerpos que integran la policía gubernativa, cualquiera que sea su categoría, así como aquellos otros componentes de los restantes cuerpos y unidades integrados en las fuerzas de seguridad del Estado”. La norma añade que “excepcionalmente” la policía puede conceder el distintivo a “personas ajenas a dichas corporaciones, cuando se hagan acreedoras a ello por su decisiva colaboración con aquellos funcionarios, practiquen actos de relevante importancia en defensa del orden, de las personas o de la propiedad, o así resulte aconsejable por otros importantes motivos”.

Así, pese a que Interior, en su expediente, destaca los “valores” que comparten “como la dedicación, el desvelo, la solidaridad y el sacrificio”, en referencia a la cofradía que tiene como titular esta advocación de la virgen, Europa Laica sostiene que “una figura religiosa no es persona ni, por tanto, tiene entidad jurídica”. La demanda arguye, además, que aunque la concesión de las medallas al mérito policial es arbitraria, la concesión sería “ilegal”. Y añade que la imagen de la Virgen “no está sujeta a obligaciones como tampoco puede serlo de derechos ni siquiera honoríficos”.