Rajoy propone debatir la elección directa de alcaldes y la reducción de aforados

El presidente atribuye estas ideas a los “debates que están en la ciudadanía”

Esboza una agenda de “mejora democrática” para el final de la legislatura

Mariano Rajoy propone en el Comité Ejecutivo del PP reducir el número de aforados. ATLAS

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció este lunes en una comparecencia ante los medios que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha propuesto a la plana mayor del partido una agenda de “mejora de la calidad democrática de las instituciones” para la segunda parte de la legislatura.

El líder del PP expuso a los barones autonómicos y alcaldes más conocidos de su partido, reunidos en el Comité Ejecutivo Nacional, una hoja de ruta para conectar con “debates que están en la ciudadanía”, según les explicó en la reunión a puerta cerrada y narraron después varios de los presentes. Y entre los elementos centrales de esa agenda, que no concretó pero sí esbozó, colocó dos: por un lado, la elección directa de los alcaldes, una reforma que beneficiaría al PP porque implicaría que gobernaría el más votado en un momento en el que hay previsiones de caída electoral, y, por otro, la reducción de aforados (unos 10.000).

pulsa en la foto
Capitales de provincia gobernadas por el PP EL PAÍS

El PP tiene mayoría absoluta y podría cambiar esta norma, lo que implicaría tocar la ley de bases de régimen local y la ley electoral. Sin embargo, nunca se ha hecho un cambio de este calibre, que afecta a las reglas del juego, por un solo partido. Fuentes de la dirección del PSOE, formación en pleno proceso de renovación, aseguran que el partido estaría dispuesto a hablar de ello siempre que haya consenso entre todas las fuerzas.

El PP gobierna ahora en 34 de las 50 capitales de provincia españolas, gracias a unos extraordinarios resultados en 2011, los mejores de su historia. Las encuestas internas que maneja el partido, las que se han publicado y los resultados de las europeas, donde perdió 2,6 millones de votos, hacen temer a muchos dirigentes que el PP no logre la mayoría absoluta en ciudades clave, lo que le haría perder el poder si la izquierda pacta. Es lo que sucedería en Madrid o Valencia, por ejemplo. Si se siguiera la elección directa, esto es, que gobierne el más votado, el PP tendría muchas más posibilidades de conservar su poder.

El segundo elemento clave de la regeneración democrática de la que habló Rajoy es la reducción del número de aforados. Rajoy admitió por primera vez la posibilidad de “abrir un debate sobre la reducción del número de aforados”. Precisamente la semana pasada el PP aprobó en el Congreso prácticamente en solitario, con el único apoyo de UPN y Foro Asturias, y la abstención del PSOE, el aforamiento del rey Juan Carlos, la reina Sofía, la reina Letizia y la Princesa de Asturias, que aún está pendiente de aprobación en el Senado. Este aforamiento exprés y especial para don Juan Carlos generó críticas y recuperó el debate sobre el exceso de aforamientos en España, que Rajoy quiere resolver ahora.

La secretaria general, María Dolores de Cospedal, compareció después de la reunión en rueda de prensa y aseguró que todos estos asuntos se debatirán en la escuela de verano que el PP ha convocado para los próximos 10, 11 y 12 de julio. Además, añadió otro relevante: la reducción de diputados y de municipios. Aunque estuvo encima de la mesa, el PP no se ha animado hasta ahora a reducir el número de los más de 8.000 municipios españoles, algo que genera muchas polémicas.

Rajoy se refirió también en la reunión interna “a lo que algunos llaman la segunda Transición”, en referencia a una reforma de la Constitución. “Tiene que haber un objetivo claro de esa reforma, debe de haber un consenso claro, tiene que saberse cuáles son los retos y cuáles son las soluciones que se pondrían encima de la mesa. No se puede romper un consenso y un pacto social como el del 78 sin tener un objetivo claro”, aseguró Cospedal. Poco antes de la reunión, en Guadarrama (Madrid), en la inauguración del Campus FAES y con José María Aznar al lado, Cospedal fue mucho más tajante: “Yo no veo factible en estos momentos la pretendida reforma constitucional para resolver problemas territoriales que algunos quieren plantear. No es el momento de emplearnos en estas cuestiones”.

El planteamiento de mejora democrática que hicieron Rajoy y Cospedal parece una respuesta al éxito de Podemos en las elecciones europeas. Los análisis internos del PP detectan que esta fuerza sigue creciendo y su discurso cala. Y Cospedal, sin citarlos, animó al PP a combatirlo. “Me producen desasosiego algunas arengas de políticos de viejo cuño o nuevo cuño, que quieren conquistar el poder con banderas del hostigamiento y del miedo, no las de la concordia. Tenemos que actuar contra ello”, clamó. Cospedal también contestó a quienes piden la mediación del Rey para resolver la crisis catalana rechazando esa idea. “Es misión del Monarca velar por que la soberanía nacional se respete y por que no se ponga en peligro la unidad de España”.

Más información