Selecciona Edición
Iniciar sesión
PEDRO SÁNCHEZ / Candidato a la secretaría general del PSOE

“Haremos asambleas abiertas de la ejecutiva ante los militantes”

Promete cambiar el partido y su funcionamiento y asegura que si los militantes le votan el 13 de julio hará una dirección de integración en la que estará Eduardo Madina

Pedro Sánchez (fotografiado en el Congreso) practica la doctrina del Cholo Simeone: “Partido a partido”.

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) era hasta hace poco un diputado discreto que entró en el Congreso por renuncia de los que le precedían en la lista. Ahora ha irrumpido en la carrera por la secretaría general del PSOE con el mayor número de avales y se ha convertido en uno de los protagonistas de la vida política. Como síntoma de su nuevo estatus, mientras se realiza la entrevista en un salón del Congreso se acerca el presidente de la Cámara, Jesús Posada, para saludarle y decirle: “Ya te veo luchando por ello”. A lo que él responde aún con cierto rubor.

 Pregunta. ¿Qué le pasa al PSOE?

Respuesta. Que no es percibido hoy por la ciudadanía como una alternativa, pero también la ciudadanía sabe que la única alternativa al PP es el PSOE. Debemos afrontar un proceso de cambio y unirnos y que el PSOE salga fortalecido.

Quiero cambiar mi partido para cambiar la política y para cambiar mi país”

P. ¿Qué ofrece a los militantes que no ofrezcan otros?

R. Tendrán que ser los compañeros quienes lo decidan. Mi aval es el trabajo, llevo más de 40.000 kilómetros hechos y durante estos 15 días llevo más de 12.000 kilómetros y 40 actos y lo que quiero es ofrecer ilusión y esperanza. Cambiar mi partido para cambiar la política, para cambiar también el país.

P. ¿Es el candidato de exdirigentes como Blanco o Bono?

R. Si llevo tantos kilómetros a mis espaldas aspiro a ser el candidato de toda la militancia. Mi aparato es un Peugeot 407 SW y mis aliados son la carretera y los militantes que son los que al final me han animado a dar este paso.

Mi aparato es un Peugeot 407 y mis aliados la carretera y los militantes”

P. ¿Tiene apoyo de los barones regionales y especialmente de Susana Díaz?

R. Insisto, aspiro a ser candidato de la base. Durante estos años yo no estaba entre los elegibles y si hoy puedo ser elegido es gracias a que hay muchos militantes de base que me han animado a hacerlo. Estoy en las quinielas por derecho propio y me presento por mi cuenta y riesgo.

P. ¿Si fuera secretario general del PSOE integraría en su ejecutiva a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez-Tapias?

R. Si, por supuesto.

Propongo que haya primarias abiertas por ley en todos los partidos”

P. ¿Cuál es la salida al conflicto en Cataluña?

R. La España federal, la reforma constitucional, un nuevo marco de convivencia.

P. ¿A qué se refería con lo de reconocer a Cataluña como nacionalidad y su singularidad fiscal?

R. Lo que defiendo es la Declaración de Granada (propuesta federal del PSOE aprobada en julio de 2013), una España federal que representa tres cosas: que la soberanía nacional reside en un único sujeto que es el pueblo español; el principio de igualdad y solidaridad y el reconocimiento de la diversidad. Cada territorio tiene su singularidad y el modelo de financiación autonómica en su conjunto lo que debe hacer es, respetando la igualdad y la solidaridad entre españoles y entre territorios, reconocer las especificidades de cada territorio. Lo que debe hacer el Gobierno es de una vez plantear un sistema de financiación que lleva meses de retraso.

P. ¿Debe el nuevo Rey impulsar o favorecer de alguna manera una reforma constitucional?

Hay que prohibir las donaciones de empresas a partidos y limitar las privadas”

R. En una monarquía parlamentaria esa es tarea de los grupos políticos y del Gobierno. Lo que debemos hacer es aprovechar este punto de inflexión para afrontar un proceso de regeneración política que demanda la ciudadanía. Cerrar la brecha de desconfianza entre los ciudadanos y las instituciones y eso pasa por reformar nuestro sistema electoral, hacer que el Estado regule el funcionamiento de los partidos, la limitación de mandatos, las primarias abiertas para todos los partidos, acabar con la financiación privada, descolonizar órganos como el Tribunal de Cuentas de representantes políticos. A esa tarea estamos convocados una nueva generación de políticos llamados a tomar el testigo de la Transición para acabar con la decadencia institucional.

P. ¿La salida del PSOE está por la izquierda o por el centro?

R. Está en más socialismo, reivindico el espacio propio del socialismo que es la igualdad, porque el principal desafío de la sociedad es luchar contra la desigualdad, porque el 27% de los niños sufre pobreza infantil y reivindico un nuevo derecho, el de la garantía alimentaria y creo que las comunidades autónomas, sobre todo las de derecha que se están negando a ello, deben garantizar tres comidas al día como hace la Junta de Andalucía.

P. ¿Es un hándicap para liderar el PSOE que no tenga experiencia de gestión pública ni orgánica?

R. Depende. Tengo la suficiente experiencia para saber lo que hay que cambiar de la política española y de mi partido.

P. Alguna propuesta de regeneración.

R. La financiación privada de los partidos debe acabar y eso significa prohibir las donaciones de empresas a partidos y fundaciones y la donación privada de las personas físicas que se reduzca a la mínima expresión, a 2.000 euros. Y restringir los indultos, que solo están justificados si el tribunal sentenciador lo solicita al Gobierno y por causas muy tasadas como las humanitarias o el exceso de penas.

Con Zapatero  perdimos la ocasión de hacer una reforma fiscal en su primera legislatura”

P. ¿Se siente parte de una casta?

R. En absoluto. He conocido compañeros que están sufriendo por la reforma laboral, otros que reparten comida en barriadas de Cádiz a familias que no tienen ingresos para ayudar a sus hijos y otros que forman parte de las plataformas antidesahucios, por ejemplo, en Alicante. Hay muchos socialistas que están defendiendo a gente que lo está pasando mal. No somos casta, somos ciudadanos comprometidos con unos ideales de progreso y justicia social.

P. ¿Si gana habrá primarias abiertas y se presentará?

R. Practico la doctrina del Cholo Simeone: "Partido a partido". Ahora aspiro humildemente a ganar la secretaría general, levantar el PSOE. Habrá primarias abiertas, claro que sí y sobre todo hay que volcar todos los recursos posibles para que en mayo de 2015 haya más alcaldes y presidentes autonómicos socialistas.

P. Su propuesta más rompedora para ilusionar a los militantes.

R. En clave interna los dirigentes deben mejorar la rendición de cuentas cara a la militancia, me comprometo a que en todas las comunidades autónomas haremos asambleas abiertas toda la ejecutiva para rendir cuentas y explicar lo que estamos haciendo y escuchar qué es lo que quieren los militantes. Aspiro a ser un secretario general en la carretera, que esté poco en Ferraz y mucho en el territorio, necesitamos líderes que empujen y no que sean empujados. Hay que hacer una transición económica, con un proyecto económico que resuelva el drama de la falta de trabajo y afrontar un proceso de regeneración e higiene democrática.

P. ¿Qué hicieron mal Zapatero y Rubalcaba?

El PSC necesita un PSOE fuerte y el PSOE necesita un PSC fuerte”

R. Primero quiero reconocer la labor y compromiso de Rubalcaba y su convicción y haber desarrollado una tarea brillante al frente de los ministerios claves y al frente del partido. Ha sido el dirigente del partido en una tormenta muy difícil de capitanear y lo ha hecho bien, de manera brillante. De él me quedaría con la Declaración de Granada, su principal acierto, que yo abrazo y reconozco, aunque soy militante de base y no pertenezco a la dirección. Y de Zapatero me gusta reivindicar su Gobierno, como el de Felipe González. De Zapatero diría que perdimos la ocasión de hacer una reforma fiscal en su primera legislatura y ese es el principal debate que tenemos que abrir: la lucha contra la desigualdad y cómo garantizamos un estado de bienestar cohesionado.

P. ¿A cuántas decisiones de Zapatero y Rubalcaba se opuso usted?

R. El PSOE debe reconocer errores, pero sobre todo reivindicar los aciertos. Reconocer lo pocos errores que se cometieron, pero sobre todo reivindicar los muchos aciertos. Por ejemplo, en materia de igualdad, estos días que se va a aprobar la ley del aborto que será un retroceso de 50 años cuando el Gobierno de Zapatero nos alineó con Europa. Me quedo con reivindicar los gobiernos de Zapatero y Felipe González, porque lo mejor que le ha pasado a este país siempre ha venido de la mano del PSOE.

P. ¿Qué debe pasar en el PSC?

R. Creo que el PSC necesita un PSOE fuerte y el PSOE necesita un PSC fuerte. Y reconozco la labor de Pere Navarro porque en momentos muy convulsos de choque de trenes entre el independentismo catalán y la derecha recentralizadora en Madrid, los socialistas catalanes han levantado la bandera de la convivencia y la concordia. Hay que reconocer y respetar la decisión de los socialistas catalanes en su proceso congresual. Les deseo suerte y acierto.

P. ¿Deben renunciar los socialistas al fondo de pensiones en Luxemburgo?

R. Deberían revisar la gestión de esos fondos de pensiones, no es nada razonable que sea gestionado por una sicav.

P. ¿Pero ve alguna responsabilidad como para que los eurodiputados socialistas hagan como Willy Meyer?

R. Lo que espero es que el Parlamento Europeo revise esa gestión.

Deberían revisar la gestión de esos fondos de pensiones, no es nada razonable que sea gestionado por una sicav”

P. ¿Es bueno que haya bicefalia en el PSOE?

R. Es un debate superado. Al reconocer las primarias abiertas esa posibilidad existe.

He pedido a la dirección socialista que digamos no a las grandes coaliciones en Madrid y en Bruselas”

P. ¿Quién sería presidente del partido si usted gana?

R. Ahora mismo no tengo en la cabeza nombres, solo la voluntad de cambiar y de unir y de que el partido salga fortalecido y que no vuelva a ocurrir lo que ocurrió en el congreso de Sevilla, donde no salimos tan cohesionados como deberíamos haber hecho.

P. ¿Ofrecería algún puesto en la dirección a Carme Chacón?

R. Carme es un activo del PSOE para el presente y el futuro. Cuando digo integrar digo integrar, es decir, unirnos en el cambio y salir fortalecidos.

P. ¿Es bueno o malo que le jaleen los medios de la derecha?

R. Aspiro a ser el candidato que gane a la derecha. Es urgente que el PSOE se rearme y construya un proyecto claramente socialista, que no sea percibido como mero recambio y por eso he pedido a la dirección socialista que digamos no a las grandes coaliciones en Madrid y en Bruselas. No veo a los compañeros eurodiputados socialistas votando a Junker.

Más información