Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
eduardo madina | precandidato a secretario general del PSOE

“El PSOE ha perdido el pulso en la manera de enfocar la realidad”

Eduardo Madina, este sábado en Madrid.

Eduardo Madina (Bilbao, 1976) es uno de los cuatro precandidatos para la Secretaría General del PSOE. Al inicio del proceso pidió y logró que voten todos los militantes el día 13 de julio, antes del Congreso Federal.

Pregunta. ¿Qué ofrece a los militantes del PSOE?

Respuesta. Ofrezco un proceso de participación, para que en más de 130 años de historia sea la primera vez en que pueden elegir de forma directa los militantes a la persona que va a dirigir el partido. Ofrezco una serie de cambios en el modelo de participación, en la toma de decisiones. Ofrezco una voluntad de una dirección renovada y unida, porque no podemos repetir los errores del congreso de Sevilla. Y ofrezco un año y medio por delante para la construcción de un proyecto para un cambio político en nuestro país.

P. ¿Qué ofrece distinto de lo que ofrece Pedro Sánchez?

R. Yo sé lo que ofrezco yo y otros sabrán lo que ofrecen ellos y creo que los precandidatos lo están haciendo bien. Pedí que los militantes votaran, un proceso de cambio profundo, un PSOE renovado y unido, y voy a pedir que construyamos un proyecto de profundas transformaciones en la economía, el modelo social y las libertades públicas y la ordenación territorial.

P. ¿Es usted el hijo político de Zapatero?

R. Soy el nieto político de Ramón Rubial, soy el hijo político de los socialistas vascos. Soy una persona que admira la labor que hizo Zapatero luchando contra el terrorismo, ampliando derechos y libertades. Admiro muchas de las cosas que se construyeron en los 80 con Felipe González y Alfonso Guerra y quiero un partido que recupere la vocación de Gobierno y sea un instrumento de cambio en un país que escriba su futuro en clave de modernidad.

Si soy secretario general haré una Ejecutiva de unidad y de integración

P. ¿Cómo ofrecer novedad después de más de ocho años en el Ejecutiva del PSOE?

R. Haber formado parte de órganos de dirección del partido, conocer la vida interna del partido, haber desarrollado una labor institucional en el Congreso me da un volumen de conocimiento para saber que propongo un cambio que es posible llevar a cabo. Trato de hablar de esperanza sobre un plano de realidad. Necesitamos transformar nuestro aparato productivo, mejorar la cohesión social y una apuesta de nuevo histórica en los derechos y libertades públicas. Conozco lo suficiente la realidad política para saber que es posible hacerlo.

P. ¿Por qué está tan mal el PSOE?

No hay posibilidad de cambio político en España sin un PSOE fuerte

R. Porque perdió el pulso de una parte de su manera de enfocar la realidad, hizo algunas renuncias que vienen de tiempo atrás, porque un sector de nuestro electorado intentó buscarnos y no supo encontrarnos, porque necesitamos tejer alianzas de nuevo con sectores sociales, sindicales, económicos, estudiantiles, feministas... que nos den una palanca para un proceso de crecimiento electoral. Y no hay posibilidad de cambio político que no pase por un PSOE fuerte.

P. ¿La salida está más a la izquierda o más al centro?

R. Está a mayor profundidad del espacio político, conceptual y programático e ideológico en el que siempre se ha situado el socialismo en España. Una manera de entender la economía basada en la competitividad, la puesta en valor del talento, las capacidades productivas, una recuperación de los derechos de los trabajadores, justicia social... Ni derecha, ni centro, ni izquierda, sino preguntarnos a nosotros mismos qué queremos hacer y responder con credibilidad y contundencia con un proyecto transformador.

P. ¿Cómo miembro de las ejecutivas, se siente corresponsable de la situación del PSOE? ¿Tuvo muchas intervenciones críticas a sus decisiones?

Hay que endurecer el régimen de incompatibilidades de ex altos cargos

R. Sí, claro que las tuve. No formé parte de ese Gobierno. He sido vocal en la dirección del partido, he trasladado mis opiniones y ahora quiero que tengan más fuerza si soy elegido para convertir a este partido en un instrumento más sólido y potente de cambio político y social.

P. ¿Qué le parece el uso de la puerta giratoria de exministros hacia la actividad privada?

R. Tenemos que endurecer el régimen de incompatibilidades. Hay que hacerlo con la temperatura legislativa exacta, para evitar el fenómeno de la puerta giratoria sin condenar a nadie a la muerte laboral. Endurecer, pero siendo capaces de que la política siga atrayendo el talento.

P. ¿Se siente parte de una casta?

R. Soy parte de un partido centenario que ha pagado precios históricos elevados por pensar cómo piensa, que está detrás de los avances de modernización de este país y que ha interpretado mejor que nadie las necesidades de los ciudadanos y la pluralidad. Que ha gobernado en el periodo de mayor transformación. Me siento orgulloso de ser socialista.

P. ¿Cuál es la salida para Cataluña? ¿De qué consulta legal hablaba?

R. Me refería al artículo 92 de la Constitución que permite consultas legales. Creo que tenemos derecho a decidir una reforma constitucional federal. Es la única propuesta de salida que se ha creado por la incompatibilidad declarada de los unos con los otros y un proceso en el que ni Artur Mas ni Mariano Rajoy han escuchado.

P. ¿Favorecerá un debate sobre la monarquía?

R. Soy republicano y nada me va a hacer cambiar. Como la mayoría de los militantes, que saben que pertenecen a un partido que siempre ha sido productor de convivencia. En ese equilibrio está el posicionamiento del PSOE y lo va a seguir estando.

P. ¿Debe apoyar el PSOE el aforamiento del Rey Juan Carlos?

Soy republicano, pero este partido es productor de convivencia

R. Lo tenemos que discutir, pero no es un problema tan grave el aforamiento en un país con 10.000 aforados, un número que clarísimamente debe bajar.

P. ¿Usted defenderá el sí?

R. Tenemos que verlo y discutirlo, pero en principio no me parece un problema.

P. ¿Aunque se haga a través de una ley que no tiene que ver?

R. Convendría más serenidad en este debate y que el marco legislativo en el que se afrontara fuera el correcto.

P. ¿Cómo número dos del Grupo Socialista hay que sancionar a los que rompieron la disciplina de voto con la ley de abdicación?

R. Estoy a favor de que se aplique el reglamento interno como siempre, sin excepcionalidades.

P. ¿Es coherente con que el PSOE pida libertad de voto para diputados del PP sobre el aborto?

R. Pedimos voto en urna y ellos decidieron votar de manera unánime, en función de las pautas de la dirección de su grupo. No veo incompatibilidad alguna.

P. ¿Rompería el acuerdo con el Vaticano?

R. Lo he defendido desde hace muchos años y estará en el programa electoral. Si el PSOE gana las elecciones hay que renegociar el Concordato y cambiar el sistema de financiación de la Iglesia católica. Que todos los que no quieran contribuir a su financiación no lo hagan, desde el máximo respeto, pero desde los avances en la laicidad.

P. ¿Se presentará a las primarias abiertas para ser candidato a las elecciones generales?

R. Estamos en un congreso de enorme complejidad. Mi compromiso es proponer que se mantenga el calendario de primarias abiertas para noviembre. Cuando llegue ese momento ya veremos.

P. ¿Integrará a Pedro Sánchez en su ejecutiva?

R. Integraré, trataré de renovar y que el PSOE salga unido y no repita errores como los del congreso de Sevilla. Creo en una ejecutiva de integración y unidad.

P. Propuestas de regeneración: listas abiertas, ley electoral...

R. Proponemos limitación de mandatos, con dos es suficiente; defendemos una persona un cargo; la reforma de la ley electoral aprobada en la conferencia política; endurecer el régimen de incompatibilidades; crear una sala específica en la Audiencia Nacional de corrupción; si se abre juicio oral hay que dimitir de los cargos; un código deontológico dentro del partido y que todos los partidos tengan listas abiertas.

P. Dé una idea rompedora que pueda ilusionar a los militantes.

R. Un partido con participación, volcado en un proceso de transformación histórico, con un programa corto que vaya a los núcleos de los problemas esenciales del país: cómo produce nuestra economía, cómo crea empleo, cómo redistribuye para cohesionar y cómo avanza en derechos y libertades. Un partido que recupere la vocación de mayoría.

P. ¿Quién paga la campaña y cuánto cuesta?

R. La pagamos cada uno de nuestro b0lsillo: comidas, desplazamientos, hoteles...con voluntarios que trabajan sin cobrar y mucho del coste lo pago yo.

P. Bernardino León, que fue mano derecha de Zapatero, dirige su equipo, ¿hay continuidad entre su proyecto y el de Zapatero?

R. Mi jefa de campaña se llama Inma Aguilar, que no tuvo nada que ver con ninguna etapa de Gobierno. Es una especialista en dirección de campañas y una mujer estupenda que hace un trabajo fantástico. Después hay gente que han trabajado en etapas anteriores y gente que va a trabajar en el futuro, que pertenece al partido o que viene de sectores profesionales. No tengo a nadie que hiciera campañas de Zapatero o que fuera ministro de Zapatero, aunque no me importaría, porque entre ellos hay gente de altísimo nivel de competencia y que hicieron mucho por este país.

P. ¿Se siente aludido en la crítica hacia los que solo han vivido de la política?

R. Es falso. He trabajado en una empresa privada y he cotizado durante un año en un medio de comunicación y seis años en la universidad, año y medio en el parlamento europeo y tengo casi tanto tiempo cotizado fuera como dentro de cargos institucionales.

P. ¿Le lastra no haber tenido cargos de gestión pública?

R. No lo creo. Secretarios generales del pasado que no tuvieron cargos de gestión pública ha habido antes. Tengo proyecto, tengo equipo, tengo ilusión, me siento fuerte para dar un paso adelante. Me empuja la fuerza de mucha gente.

P. ¿Es posible pactar con Bildu o sus distintas marcas?

R. No creo que sean formaciones políticas sobre las que el PSOE tenga una prioridad de pacto y no lo veo ni necesario, ni prioritario.

P. ¿Cuál es su balance de las etapas de Zapatero y Rubalcaba?

R. Tiene como todo ejercicio práctico de convivencia con la realidad luces y sombras, Muchas cosas buenas y otras que hay que mejorar. Eso haremos en este congreso.

P. ¿La reforma exprés de la Constitución fue un error?

R. Alguien sintió entonces que era una obligación. Tenemos márgenes a través de la ley de estabilidad presupuestaria a la que remite y da más margen del que algunos creen. En todo caso tenemos propuestas de reforma de la Constitución que son grandes aciertos y necesarias. De carácter federal, de protección de a sanidad y la educación pública.