Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor de la pregunta sobre Podemos apela al criterio académico

El profesor ve "injustificada" la polémica

La prueba planteaba a los alumnos aconsejar a un amigo no votar a la formación

El profesor que planteó el ejercicio en el que había que convencer a un amigo para que no votara a Podemos ha asegurado hoy que tanto la elección del tema como la confección de la prueba del examen responden exclusivamente "a criterios, argumentos y fundamentos de índole filológico, académico y didáctico". En un comunicado, Argimiro Montero, máximo responsable de la prueba, que se incluyó en el examen de inglés de los premios extraordinarios de Bachillerato de un instituto de Mérida, ha considerado que la polémica suscitada no está justificada.

Varios sindicatos -entre ellos STE y CC OO-, el PSOE e IU han criticado el enunciado planteado a los 321 alumnos que acudieron al examen del pasado 17 de junio: “Imagina que un amigo tuyo está pensando la posibilidad de votar a Podemos. Aconséjale no hacerlo y dale una razón para ello en no menos de 80 palabras”. La Consejería de Educación extremeña también consideró que, tal y como estaba formulada, la pregunta era “inapropiada e improcedente”, aunque defendió la libertad de cátedra y apuntó que no había recibido quejas.

Este sábado, en un comunicado, Montero considera "injustificada, tendenciosa e inaudita la controversia que se ha suscitado" el examen, ya que los criterios usados para plantear el ejercicio están recogidos en el currículo del área de inglés de segundo curso de Bachillerato.

Montero ha explicado que se eligió un texto periodístico real sobre un tema de actualidad polémico para alimentar el debate entre un alumnado que se caracteriza por un nivel académico muy por encima de la media. Podemos fue la sorpresa de las pasadas elecciones al lograr 1,2 millones de votos y cinco escaños en el Parlamento Europeo.

El profesor defiende que con el ejercicio se pretendía evaluar los conocimientos y dominio del inglés, y la madurez intelectual que se pone de manifiesto "a través del dominio, desarrollo y defensa, tanto de la capacidad de reflexión como de una actitud crítica constructiva, por medio del uso del idioma", según ha precisado.

El objetivo de la prueba no es "juzgar, defender, valorar o denostar ninguna ideología", continúa Montero, ya que en su opinión se basa "en el respeto absoluto a todas aquellas opiniones personales esgrimidas, defendidas y argumentadas con madurez y respeto por parte del alumno, quien afortunadamente tiene garantizada su libertad de opinión y expresión".

Deducir algún tipo de "sesgo, signo o intencionalidad política" es un interpretación "falaz y malintencionada, y no se corresponde con la realidad", añade el profesor, que argumenta también que el tema se trató desde una perspectiva dual; de un lado, se presentó un texto que ofrece una descripción de un fenómeno social y político desde una visión "positiva" y, por otro, se llevó a cabo una "contraposición argumental para desarrollar una actitud crítica".