Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REY ABDICA

Miles de personas en toda España piden un referéndum sobre la Monarquía

Marchas en 40 ciudades españolas exigen una consulta tras la abdicación del Rey

Banderas republicanas en la marcha de Madrid. Ampliar foto
Banderas republicanas en la marcha de Madrid.

Fueron 850 metros a paso lento de cánticos y gritos contra la Monarquía, el rey don Juan Carlos y algunos otros miembros de la familia real, aderezados con pancartas sobre los escándalos judiciales —Iñaki Urdangarin estaba en varias— y otros episodios recientes que han afectado en los últimos tiempos a la Corona. Pero sobre todo, a favor del referéndum. El recorrido entre la Plaza de Cibeles y la Puerta del Sol en el corazón de Madrid fue una marcha de varias generaciones y colorista (proliferó la bandera republicana). A destino llegaron unas 6.000 personas según cálculos de EL PAÍS, que fuentes policiales rebajaron a la mitad y los organizadores multiplicaron hasta 50.000. En la plaza, abuelos ya jubilados se mezclaron con jóvenes habituales de las protestas del 15-M y las mareas ciudadanas que defienden los servicios públicos junto a padres con niños pequeños.

Como Lorenzo Torrejón, que casi dos horas después de dejar su casa en Esquivias, un municipio toledano de 5.000 habitantes a 45 kilómetros de Madrid, se fuma un puro de casi 10 centímetros junto a la fuente de Cibeles. Con la mano izquierda sujeta el enorme cigarro; y con la derecha agarra el asta de dos metros de largo que culmina en una bandera republicana. “¿Qué por qué estoy aquí? Porque no queremos al Rey, queremos que haya un referéndum”, exclama tras dar una calada. Este jubilado de 68 años, militante del Partido Comunista desde hace 40, salió de su pueblo a las cinco de la tarde para, a las siete, sumarse a la marcha en el centro de la capital. “No creo que sirva para mucho, porque el PP y el PSOE no están por el cambio. Pero ahí tenemos que seguir”, insiste este hombre, vestido con tirantes y camisa roja, que cuenta que se alistó en el PC cuando aún era clandestino. “Los componentes de la célula local quedábamos en el campo, de noche, en una zona conocida como las canteras. Allí, con la oscuridad, no nos veíamos las caras. Era por seguridad”, explica Torrejón, que se ríe al recordar cómo reconoció la voz de su padre en una de esas reuniones.

“Este régimen es una herencia del Franquismo. Que se celebre una consulta y podamos elegir es básico en democracia”, remacha Ángel, vendedor de cupones de 59 años, vecino del madrileño paseo de Extremadura. De familia republicana, cuenta que su hermano se exilió a Francia en la dictadura con 18 años por pertenecer a un grupo político y tirar octavillas. “Lo increíble en este proceso es que el PSOE, un partido que se dice republicano, apoye la monarquía”, apostilla.

A esa idea, precisamente, se refiere Paula Hirschhorn unos metros más adelante. “Nos están vendiendo que son de izquierdas, pero resulta que son lo mismo”, asegura esta madrileña de 18 años, estudiante de Bellas Artes. “Deja bastante que desear del partido que se hayan unido con el PP en contra de un referéndum”, remacha la chica, que sentencia: “Me parece que, aunque digan que hay democracia en este país, con la no convocatoria de una consulta se demuestra que no la hay”.

La convocatoria defendía el derecho a decidir en un referéndum el modelo de la Jefatura del Estado. Quienes se manifestaron prefieren República. Lo hicieron saber con cánticos de todo tipo. Incluidos los futbolísticos. La estrofa “Referéndum, oe, referéndum, oe” hizo fortuna durante parte del recorrido.

En las vísperas de las marchas —además de en Madrid se programaron en otras 40 ciudades españolas— ocho fuerzas políticas firmaron el pasado jueves una declaración que pide abrir un proceso constituyente y una segunda transición. La iniciativa la encabezó Izquierda Unida y fue secundada por Iniciativa per Catalunya Verds, Chunta Aragonesista, Equo, Compromís, Confederación de Los Verdes, Izquierda Anticapitalista y Alternativa Socialista, iniciativa desvinculada del PSOE. Podemos, la sorpresa de las últimas elecciones europeas, no firmó el papel porque según Pablo Iglesias, la cara visible de la organización, ninguna sigla debe apropiarse de las reivindicaciones ciudadanas pero apoya la filosofía y pide escuchar a “las plazas que están hablando”. Anoche Iglesias no gritó en Sol porque según fuentes de su organización estaba fuera de Madrid “por razones personales”. Asistieron otros representantes del movimiento.

Sí clamó contra la Monarquía el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien defendió ante los medios que la abdicación fue una consecuencia directa de los resultados de las europeas. “Si no, no se entiende tanta improvisación y que ni siquiera tuvieran preparada la tramitación parlamentaria”, aseguró

El documento pactado por los partidos en el Ateneo de Madrid alega que la de 2014 es una sociedad distinta a la que aprobó el modelo de Estado en 1978 y que el 70% de los ciudadanos de hoy no pudo votar en 1978 la Constitución. El manifiesto de los partidos concluye que “la grave crisis económica, social ambiental y política que vive España ha propiciado la abdicación del Monarca y el intento acelerado de imponer al pueblo otro rey, sin que la voluntad del pueblo sea tenida en cuenta”.

El grupo de la Izquierda Plural ha invitado al resto de formaciones políticas a oponerse este miércoles al proyecto de ley de Abdicación que debatirá el Congreso. Sobre el papel la futura norma cuenta con el 85% de apoyo en el Pleno, siempre que todos los diputados obedezcan la disciplina de voto que, por ejemplo el PSOE va a exigir a los suyos.

Con los últimos rayos de sol, los manifestantes ultimaban en una gigantesca asamblea en la plaza la estrategia fuera de las instituciones para exigir el derecho a decidir.

José Verdesoto, jubilado de 79 años tras toda una vida como alicatador de azulejos y mármoles, en Suiza exiliado y también aquí con algunos duros de más a la vuelta, sigue con su jersey de lana tricolor. Uno de los varios que le tejió su esposa para ir de manifestaciones. “Ya le llaman Felipe VI y aún no lo es. Yo no quiero que lo sea, seguirá la doctrina de su padre y este sistema que engorda a los bancos y nos hace a nosotros más flacos ya no da más de sí”.

En Valencia, bajo el lema Por la República, los procesos constituyentes, el derecho a decidir y por un referéndum,algunos manifestantes mostraron una bandera con la imagen del príncipe Felipe boca abajo. Se corearon lemas como “España mañana será republicana” o “Los Borbones a las elecciones”.

En Barcelona solo fueron unos cientos los que concentraron en favor del referéndum, mientras que varios miles de personas salieron a la calle en Pamplona, donde las banderas republicanas se mezclaron con ikurriñas y banderas de Navarra. En Santander, otro millar de personas se manifestaron para reclamar que los ciudadanos “tomen las riendas de su destino” y puedan elegir entre mantener la Monarquía “heredada de Franco” o “construir” una República. Miles de personas salieron también a las calles de las tres capitales vascas para reclamar la llegada de la tercera república y en favor de un proceso constituyente.

Más información