Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cien detenidos en un gran golpe contra el fraude en el gasóleo agrícola

La Guardia Civil y Hacienda practican decenas de registros en gasolineras en 30 provincias

Ampliar foto
Colas de vehículos para repostar en una gasolinera.

La Guardia Civil y Servicio Vigilancia Aduanera tienen en marcha una gran operación en toda España contra nueve grupos criminales dedicados a adulterar el gasóleo con la connivencia, en muchos casos, de gasolineras, en la que se esperan más de un centenar de detenidos, muchos de ellos empresarios relacionados con los hidrocarburos, y muchos pertenecientes a grupos delictivos vinculados a otras modalidades de delincuencia organizada o el tráfico de drogas. Fuentes de la investigación sitúan el monto del fraude entre cinco y 12 millones de euros mensuales, aunque la agencia Europa Press eleva la cantidad a 2.000 millones. Hasta las doce de la mañana de este jueves, al menos 50 personas habían sido arrestadas en el marco de la operación Nehar.

Gasolineras de distintas empresas —la Guardia Civil no ha facilitado información de marcas— están supuestamente implicadas en este fraude, que conlleva un supuesto riesgo para la mecánica de los automóviles. El fraude consiste en la transformación de gasóleos B (a 0,9 euros el litro de media en Madrid) y C (un euro el litro) —usados en maquinaria agrícola y calefacción, así como en embarcaciones pesqueras—, en gasóleo tipo A (1,29 euros el litro), empleado como combustible para coches y camiones. Los gasóleos B y C, además, están bonificados fiscalmente, es decir, que se paga por ellos una menor cantidad de impuestos especiales (0,078 euros por litro) que por el A (0,307 euros por litro).

Los gasóleos más baratos —tintados de rojo para distinguirlos de los caros— eran lavados con sustancias químicas para poder venderlos como la modalidad más cara, lo que supone la adicción de sustancias químicas de difícil eliminación en la combustión. El defraudador se embolsa la diferencia: en un repostaje medio de gasóleo (50 litros) el beneficio roza los 13 euros.

Miles de automovilistas han quemado este combustible en sus vehículos

Además, los defraudadores engordaban el gasóleo, para conseguir más cantidad, añadiéndole grasas, hidrocarburos más bastos o de peor calidad, según fuentes de Vigilancia Aduanera. "Desde luego la calidad no era la óptima", aseguran estas fuentes. El instituto armado está convencido de que miles de automovilistas han quemado este combustible en sus vehículos y de que esto ha supuesto perjuicios para los motores de los automóviles, especialmente para los sistemas de inyección.

Según expertos en automoción, el empleo de gasóleo agrícola o de calefacción en automóviles no entraña demasiados perjuicios para coches antiguos. Sin embargo, el empleo de este tipo de combustible en los coches modernos acaba causando daños en el sistema de inyección y en los mecanismos electrónicos con que estos van equipados.

La investigación ha dejado al descubierto la existencia de nueve tramas empresariales, perfectamente estructuradas, que se repartieron durante años este negocio fraudulento fundamentalmente en Cataluña, Andalucía, Madrid y Murcia, según fuentes próximas al caso.

La operación, en la que tiene un papel destacado el Grupo de Delitos Económicos de la Unidad Central Operativa (UCO), se está desarrollando de manera coordinada en una treintena de provincias (afecta a once comunidades autónomas), en las que se están practicando decenas de registros en domicilios, gasolineras, depósitos, empresas de transporte de combustible y en polígonos industriales donde se alteraba el combustible.

La investigación fue iniciada hace unos dos años por Vigilancia Aduanera, que se sorprendió por "la gran magnitud" del fraude, y no tanto por la metodología, habitual en este tipo de delitos. Además del fraude, los autores presuntamente han cometido numerosos delitos de falsedad documental para justificar y ocultar la compra del gasóleo bonificado que posteriormente, ya transformado y engordado, lo vendían como A. Para ello, Hacienda ha llevado a los registros a expertos en auditoría informática.