Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La UE entregará 10 millones a España para afrontar la presión migratoria

Los fondos serán destinados a obras en las vallas, mejoras en los CETI y planes de asistencia en el retorno voluntario de inmigrantes

Operarios reparan la valla de Melilla, el 28 de mayo. AFP

España recibirá 10 millones de euros de la Comisión Europea para hacer frente a la presión migratoria que se vive en Ceuta y Melilla, según informa en un comunicado el Ministerio del Interior. La ayuda, procedente de los fondos de emergencia, irá dirigida a sufragar algunos de los proyectos propuestos por España, como la ejecución de mejoras en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), planes de asistencia para el retorno voluntario de inmigrantes irregulares y la realización de obras de infraestructuras en el vallado del perímetro fronterizo de Ceuta y Melilla.

El acuerdo ha sido cerrado este martes por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la comisaria europea de Asuntos de Interior, Cecilia Malmström. Según el ministerio, Fernández ha recordado a Malmström la necesidad de cooperación de la Unión Europea con los países que soportan mayor presión migratoria y que serán necesarios futuros esfuerzos presupuestarios.

España considera que se debe reforzar de manera inmediata la cooperación con terceros países, es decir, ampliar la red Seahorse Mediterráneo con la participación de Argelia, Túnez, Libia y Egipto, reforzar las capacidades de control fronterizo y salvamento de los países del norte de África, así como la cooperación policial y fronteriza con los países africanos para combatir el tráfico de inmigrantes.

Fernández también ha querido destacar la colaboración del Gobierno marroquí en la lucha contra la inmigración ilegal. El ministro considera al país africano un “socio imprescindible para controlar los flujos migratorios en el Mediterráneo”.

La imigración ilegal es uno de los principales objetivos que España debe marcarse en sus relaciones con la Unión Europea, según un informe del Real Instituto Elcano. Tragedias como la del Tarajal, en el mes de febrero, han provocado un aumento de los españoles que perciben la inmigración irregular como un problema importante: suponen ya el 80%.

El número de inmigrantes que ansía entrar en los países de la UE ha aumentado espectacularmente y los datos son comparables al año 2011, año de la primaver árabe. Según datos de Frontex, la agencia europea de control de fronteras, el número de personas detectadas en las fronteras de manera irregular ascendió a 42.000 entre enero y abril de este año.