Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las redes de arrastre de Podemos

Un equipo formado por 15 estudiantes administra las cuentas sociales del partido revelación

Ampliar foto
Pablo Iglesias en la facultad en la que imparte clases.

Tras el impacto de la noche electoral, el fenómeno Podemos no ha dejado de multiplicar su impulso en las redes sociales. Solo 48 horas después de conseguir cinco escaños en el Parlamento Europeo se convirtió en el partido político español con más seguidores. Tanto en Twitter, con 194.000, como en Facebook, con 380.000. El perfil @ahorapodemos de la red de microblogs, donde es más activo, ha superado a todos. Al PP, con 141.000, al PSOE, con 140.000, a UPyD con 83.00 y a Izquierda Unida con 63.000. “Nadie relacionado con el mundo de la comunicación se esperaba esto”, asegura Gustavo Entrala, creador de la cuenta del Papa en Twitter y director de la agencia 101.

El mismo efecto fulgurante ha tenido la presencia en la red de Pablo Iglesias, el líder del partido, que ya es el político más influyente en Europa en redes sociales, según los expertos consultados por este periódico y una clasificación elaborada por la agencia de comunicación Burson-Masteller. “Iglesias tiene 322.000 seguidores en Twitter, y el partido 194.000, la diferencia es brutal”, explica Ismael El Qudsi, consultor de Internet República y exdirector de redes en el Grupo Havas. “Muchos de los mensajes en el Facebook de Podemos han llegado a ser compartidos por 2.000 personas, lo que puede extender el alcance final hasta 750.000. Esto no sucede en ningún otro partido ni de lejos”, añade. Según los cálculos de Ana Aldea, consultora de Redlines, los mensajes de Pablo Iglesias pueden haber llegado de forma directa a unos dos millones de usuarios.

“Si ya eran muy buenos antes de la campaña, su éxito se ha triplicado después”, apunta Aldea, “entre otras cosas, porque han actuado desde el primer momento como si hubieran ganado. La preparación que hay detrás es muy buena y no han tenido que formar a su militancia en redes sociales porque ya era muy activa. Por tanto, no hay consignas como en los grandes partidos, se funciona en red de forma natural”.

La importancia de dialogar

De ello dan fe en el equipo de redes sociales de Podemos. “Desde el inicio sabíamos que tanto Twitter como Facebook eran la clave”, destaca por teléfono Rita Maestre, una de los 15 gerentes de redes sociales con las que cuenta el partido de Iglesias. “Al contrario que los grandes, entendemos que la red debe ser un elemento de interacción. No es lanzar un tuit y se acabó. Nosotros contestamos a todos los comentarios que nos llegan. Algunos piensan que las redes son como una cuña de radio, que con darle al botón de lanzar ya está y no es así. Hay que dialogar con la gente”, añade.

Durante la campaña electoral, el equipo de redes, que tiene una edad media de entre 25 y 30 años, debatía “durante horas”, mediante documentos compartidos en internet, qué tema o qué palabras podrían ser tendencia en la red y, así, convertirse en lo más visto para ser observados por miles y miles de ciudadanos. Meta alcanzada. Cada día, durante la campaña electoral, una de sus etiquetas fue el tema del momento. La exposición mediática de Iglesias también ha hecho su parte. “No hubiera sido lo mismo, está claro”, admiten desde Podemos.

En la red social de mensajería instantánea casi el 80% de los usuarios tienen entre 25 y 44 años. En España, tres de cada cuatro residen en Madrid y Barcelona. “Ahí está su éxito en Madrid”, afirma Gustavo Entrala. En la capital, Podemos ha sido la tercera fuerza más votada por detrás de PP y PSOE. “El problema del PSOE y del PP es que sus votantes tienen una franja de edad muy amplia y Podemos, en cambio, tiene el arrastre de los jóvenes y del movimiento 15-M que siempre ha sido muy activo en Twitter”, concluye.

Creer o no creer en las redes

¿Qué les ha pasado a los demás candidatos? Desde la agencia 101 sostienen que durante la campaña el perfil de Elena Valenciano (PSOE) se ha dedicado “a subir muchas fotos” y Miguel Arias Cañete (PP) a publicar “dos o tres tuits al día”. El perfil de Pablo Iglesias lleva en activo desde 2011. El de Cañete se creó justo al empezar la campaña electoral. Valenciano regresó el 20 de diciembre, tras estar inactiva 10 meses por recibir ataques a sus hijos a través de la red. “El tuitero de siempre sabe que lo que han hecho los grandes partidos son métodos tácticos”, concluye Entrala.

A día de hoy Pablo Iglesias sigue tuiteando. Valenciano y Cañete, sin embargo, no lanzan ningún mensaje político desde el día de las elecciones. Para El Qudsi, “el perfil de Pablo Iglesias está muy por encima de los de Valenciano y Cañete, pero lo que más se advierte es que Iglesias cree en las redes sociales y quienes gestionan los otros perfiles, no. Eso se advierte en los cerca de 7.500 tuits que ha enviado Iglesias. Los haya enviado o no todos él, sí que parece que es él quien está detrás. No es como el caso de la candidatura de Cañete, a quien han tenido que pagar publicidad para inflarle de seguidores”.