Selecciona Edición
Iniciar sesión

El salto de otros 500 subsaharianos sitúa a Melilla en situación “extrema”

Los alojados en el centro de inmigrantes quintuplican ya su capacidad

Más de 1.700 sin papeles han sido trasladados a la Península este año

 FOTO: SANTI PALACIOS VÍDEO: ATLAS

La irrupción de unos 500 subsaharianos en Melilla, tras saltar el vallado que separa esta ciudad del vecino Marruecos, ha desatado este miércoles una crisis, al desbordar el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Eso obligó al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, a viajar a la ciudad autónoma para estudiar la situación sobre el terreno. El número dos de Interior admitió que la situación del centro es “extrema”, ya que su ocupación actual es de 2.400 personas, lo que casi quintuplica su capacidad máxima (480 plazas).

Sobre las cinco y media de la madrugada del miércoles, unos 2.000 inmigrantes echaron a correr en dirección a la verja fronteriza, divididos en cinco grupos. Según fuentes del Gobierno marroquí, sus agentes interceptaron a unas 500 personas que pretendían entrar en territorio español a través de las zonas de Morales, Kalita, Iyassinene, Mari Wari y Taourirt. El Ministerio del Interior marroquí ha explicado, en un comunicado, que entre los detenidos hubo 10 heridos, que fueron trasladados al hospital Hassani de Nador.

Este nuevo intento de entrada ha desbordado el despliegue policial por dos puntos. Tras estudiar la zona donde aún no está instalada la malla antitrepa, un numeroso grupo consiguió entrar en Melilla tras derribar el vallado.

Según la ONG Prodein, las fuerzas de seguridad marroquíes golpearon a los sin papeles y llegaron a acceder a territorio español para “deportar” a un número de inmigrantes no precisado. La misma organización subrayó que también hubo devoluciones en caliente al país norteafricano por parte de los agentes de la Guardia Civil.

Los subsaharianos —entre ellos una joven embarazada de 10 semanas— lograron entrar en Melilla y se lanzaron a la carrera hacia el CETI a los gritos de “¡España España!” y “¡Bosa Bosa!”. Inmediatamente se desprendieron de la ropa que llevaban de más y que usan para protegerse y poder asirse a la alambrada. Al llegar a la instalación, antiguos compañeros que compartieron miseria con ellos en el monte Gurugú salieron a su encuentro para recibirlos y abrazarlos. 60 de ellos sufrieron cortes y contusiones durante el salto.

ver fotogalería
Un inmigrante, subido a un poste junto a la valla, este miércoles.

Un pequeño grupo que no consiguió superar las vallas, de no más de diez personas, se quedó encaramado en lo más alto de la alambrada e incluso dos de ellos en una farola. Pero bajaron después dos horas de resistencia. Las fuerzas marroquíes se hicieron cargo de ellos.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró que la situación en el CETI de Melilla está “al límite”. Este complejo aloja ya a más de 2.500 inmigrantes de 30 nacionalidades. Las tiendas de campaña instaladas por la Cruz Roja y la Comandancia General suplen el espacio que falta en un lugar ya saturado de antes. Para alojar a los recién llegados, las autoridades instalaron ayer una veintena de tiendas de campaña en un recinto anejo, rodeado de un cercado.

Trasladados unos 300 inmigrantes a la Península en los dos últimos días

Los ministros del Interior de España y Marruecos, Jorge Fernández Díaz y Mohamed Hassad, respectivamente, han conversado telefónicamente para analizar la coordinación de las fuerzas de seguridad de los dos países y sobre los trabajos de infraestructuras que se están realizando para reforzar el perímetro fronterizo.

La entrada de este miércoles en Melilla es una de las más numerosas de las que se han producido y recuerda a la del pasado 18 de marzo, cuando otros 500 subsaharianos accedieron a la ciudad aprovechando una densa niebla. Cinco centenares más intentaron entrar el pasado 17 de mayo, pero se lo impidieron las fuerzas marroquíes.

La grabación captada por las cámaras del perímetro fronterizo. ministerio del interior

El secretario de Estado Martínez aseguró que se están tomando medidas para paliar esta situación de “sobrecapacidad” del CETI trasladando semanalmente a 75 inmigrantes a la Península. Entre anteayer y ayer, fueron trasladados unos 300 —varios de ellos en helicóptero, a Jerez—, que quedaron a cargo de ONG o bien en Centros de Internamiento de Extranjeros. En lo que llevamos de año ya se ha hecho así con 1.734 indocumentados.

El número dos de Interior ha anunciado que este miércoles mismo se iba a reforzar la seguridad de Melilla con 100 policías antidisturbios, a la vez que se va a acelerar la instalación de malla antitrepa en unos 15 kilómetros del vallado que separa España de Marruecos. Según Martínez, esta malla se ha demostrado eficaz en las zonas donde ya existe porque impide a los inmigrantes trepar por la alambrada. En 10 días estará instalado en toda la verja.

El secretario de Estado, tras agradecer la ayuda de Marruecos, ha pedido “una mayor implicación de la UE”, porque Melilla “no es sólo una frontera de España, sino del conjunto de la Unión”. 2014 va camino de ser un año récord, ya que el número de inmigrantes que han saltado la valla de Melilla ronda los 1.800.

Más información