Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pablo Iglesias: “Lo que tenemos claro es que este euro no sirve”

Podemos, creado hace apenas cuatro meses, augura un traspaso de votos del PSOE a su partido

Ampliar foto
El 'número uno' de la candidatura de Podemos, Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias (Madrid, 1978), politólogo, tertuliano y ahora número uno de la candidatura del partido Podemos, defiende poner el sistema al servicio de los ciudadanos. La formación no descarta cualquier decisión, incluida la salida de España del euro, para "democratizar la economía". 

Podemos, inscrito en el registro de partidos en marzo, fue la sorpresa del último sondeo del CIS en el que apareció como el único partido de reciente creación que obtendría un escaño en el Parlamento Europeo en los comicios del 25 de mayo.

Pregunta. Algunas fuerzas de izquierda parecen nerviosas, ¿cree usted que habrá un traspaso de votos del PSOE, de IU, de Primavera Europea... a Podemos?

Respuesta. Mucha gente humilde ha depositado históricamente su confianza en el PSOE y ahora se siente muy decepcionada porque hay una distancia enorme entre lo que propone el PSOE en campaña y lo que después aplica. A nosotros, después de los mítines, la gente se nos acerca y nos dice que siempre ha votado al partido socialista, pero que ahora nos va a votar a nosotros, incluso afiliados al partido socialista.

Sobre los votos de otras formaciones como La Izquierda Plural o Primavera Europea, nosotros estamos aquí para sumar, no para restar. Tenemos ahora, como cuando no contábamos para mucha gente, nuestra mano está tendida para remar en la dirección de la defensa de la soberanía y de los derechos sociales.

P. Hace unos meses se habló de un acuerdo entre Podemos e Izquierda Unida para concurrir juntos en estas elecciones, ¿por qué no funcionó?

R. Por una cuestión de método. Estábamos en un momento en el que nos parecía fundamental la participación de la gente, que cualquiera pudiera presentarse a un proceso de primarias abiertas. Esto presentaba un obstáculo para los partidos políticos con los que nos reuníamos.

P. ¿Han establecido contacto con otros partidos políticos europeos para hablar de posibles alianzas?

R. Vamos a apoyar a Alexis Tsipras en el Parlamento Europeo como candidato a presidir la Comisión Europeo. A partir del día 26 tocará discutir en los círculos, con los simpatizantes, con todo el mundo, cuáles serán los siguientes pasos a seguir.

Mucha gente humilde que ha votado al PSOE está decepcionada

P. ¿Proponen ustedes una salida del euro?

R. La recuperación de la soberanía, que es lo que estamos planteando, en la política monetaria implica el diseño de una estrategia con otros países del sur de Europa, con los que nos encontramos en una situación similar. Lo que tenemos claro es que este euro no sirve. Nosotros no pretendemos una vuelta al pasado, a la peseta. Planteamos que es inaceptable una moneda única que no esté controlada por instituciones democráticas. El Banco Central Europeo no está actuando para proteger al ciudadano, tomando las medidas económicas razonables que tendría que haber tomado.

P. ¿Entonces cuál es la propuesta?

R. Depende. La fórmula fundamental es que hay que democratizar la economía. Si la fórmula es una nueva moneda que se llame de otra manera, si se sigue llamando euro, si hay que acabar definitivamente con el euro, si hay que construir una nueva área monetaria, eso habrá que verlo en función de las circunstancias…

P. ¿Ha calculado el coste que tendría para España salir del euro?

R. Es un escenario de política-ficción todavía. Lo que hay que hacer, y es urgente, es una auditoría pública de la deuda que implique su reestructuración y que evalúe si hay partes de esa deuda que se han contraído de manera ilegítima. La deuda que alcanza en estos momentos casi el 100% del PIB está provocando los recortes y creando una situación de emergencia social, que tiene que ver con niveles de paro escandalosos, con niveles de malnutrición infantil impropios de un país como el nuestro, que tiene que ver con la precariedad, con la pobreza, con que haya 800.000 familias sin ninguna cobertura social… La auditoría de la deuda es para que las personas estén por delante de los intereses de las entidades financieras.

Aquellos que apuntan a una situación apocalíptica, a aquellos que dicen que es mejor que gobierne el señor Botín, los bancos alemanes, porque si no la situación sería mucho peor. No, no. Apocalíptica es la situación a la que han llevado a Grecia, a la que llevan a nuestro país. Hay que hacer las cosas de otra manera.

P. Suele hacer referencia a la división entre la Europa del sur y la Europa del norte en su discurso: “El sur no puede ser una colonia del norte”. ¿Están a favor de la Unión Europea o no, a pesar de todos los fallos que tiene y los errores que comete?

R. De esta institucionalidad europea, no. De una institucionalidad en la que el BCE está presidido por el representante de Goldman Sach para Europa, Mario Draghi, no. Queremos una Europa que asuma la defensa de la soberanía, de los derechos humanos y de los derechos sociales.

P. ¿A partir de lo ya creado?

R. Si algo tiene una cierta legitimidad democrática, es el Parlamento Europeo a pesar de su falta de competencias. Pero las instituciones que se muestran incapaces de ayudar a los ciudadanos, hay que cambiarlas. La democracia es eso: cambiar las cosas que no funcionan.

P. ¿Ustedes aceptan el sistema?

R. Es como cuando te levantas por la mañana y tienes que comprar el bonobús para coger el transporte público. Seguramente coges el autobús y no estás de acuerdo en la manera en la que se gestiona el precio del billete. No existe un adentro y un afuera. Es una mistificación. Es como uno que se pone una camiseta de Che Guevara, se mira al espejo y dice: 'yo estoy fuera del sistema'. Nosotros estamos utilizando los medios que están a nuestro alcance para intentar cambiar las cosas.

Mi aparición en televisión ha sido un instrumento comunicativo

P. Su figura atrae a unos y a otros no, ¿cree que es positiva o negativa la influencia de su imagen sobre Podemos?

R. Es evidentemente muy arriesgado y poco atractivo para mí. Pero ha sido un instrumento comunicativo del que, con los compañeros, pensábamos que no podíamos prescindir. El PSOE y el PP tienen presupuestos enormes para pagar anuncios en periódicos, cuñas de radio, para contratar a empresas privadas que llenan de carteles las farolas y las vallas publicitarias; nosotros tenemos uno de los presupuestos más modestos de las fuerzas políticas que se presentan a estas elecciones.

Los compañeros entendían que uno de los puntos fuertes era tener a una persona, en este caso yo, conocida por su aparición en televisión. Creo que el balance es positivo porque nadie puede presumir tanto como Podemos por haber movilizado a tanta gente que se está reincorporando a la política.

P. ¿Siguen pidiendo financiación?

R. Ya están cerrados los crowdfunding.

P. ¿Se presentarán a las elecciones generales del año que viene?

R. Los discutiremos después del 25 o el 26. Ahora estamos pensando solo en el domingo y en dar la sorpresa, porque puede ser el principio del fin del bipartidismo.

P. ¿Qué es lo que más le ha marcado en los días de campaña?

R. La gente mayor diciendo que han recuperado la ilusión del año 82 [cuando el PSOE de Felipe González ganó las elecciones]. Es una constante impresionante. Creo además que esto es lo que va a marcar la diferencia de Podemos con los demás. Es obvio que somos una fuerza política de la gente joven, pero la combinación de gente joven con gente mayor, que está viniendo a los mítines y que nos dice que les hemos hecho recuperar la ilusión del 82… Creo que ese va a ser el hecho diferencial que va a hacer que muchos el domingo se lleven la gran sorpresa.