El sueño de Marina d'Or se desvanece

El proyecto de una gigantesca ciudad de vacaciones se topa con la quiebra de la promotora que pone fin a su aventura inmobiliaria

Ampliar foto
La ciudad de vacaciones Marina d'Or en 2012.

La mayor ciudad de ocio y vacaciones de Europa permite dormir en medio de un gigantesco acuario, en el centro de un gran arrecife de roca volcánica y agua cristalina. A pocos metros del Mediterráneo, en Oropesa (Castellón), se levantan las reproducciones de la torre Eiffel, la torre de Pisa y el Arco del Triunfo. Pasear por canales que simulan la ciudad de Venecia o visitar réplicas de los asentamientos y poblados de antiguas civilizaciones son otras de las posibilidades de este macrocomplejo turístico. Todas estas construcciones, más los tres campos de golf (diseñados por Greg Norman y Sergio García) y 35.000 viviendas que ocupan 18 millones de metros cuadrados solo existen en maqueta. Y en los sueños de su impulsor, Jesús Ger, el dueño de Marina d’Or.

Bajo una gran carpa, la parte que sí llegó a construirse de la Ciudad de Vacaciones, a orillas del mar, ha mantenido durante años las 34 maquetas que reproducían el macroproyecto completo, que se introducía tierra adentro. Para hacer más atractiva la visita y para mayor admiración del sueño en ciernes, un espectáculo de agua, luces y música decoraba todos los días la entrada. Dándole a un botón, se encendían las luces del Hotel Hollywood, con otro, cobraban vida los millones de turistas en miniatura que deambulaban, por ejemplo, por el hotel Caribe, proyectado para ocupar una superficie de 13 campos de fútbol, con un lago artificial de 30.000 metros cuadrados de lámina de agua y dos kilómetros de “magníficas playas caribeñas de ambiente tropical”, tal como publicitaban. El proyecto se ha quedado en maquetas porque la crisis y los tribunales han impedido su desarrollo.

El sueño de Jesús Ger comenzó en los ochenta cuando puso la vista sobre uno de los pocos pedazos de costa virgen que quedaba en Castellón. Por entonces, vendía colchones en el negocio familiar, en la capital de la provincia. Con dotes de comercial, curtido en ventas y una ambición inconmensurable, empezó su camino.

El promotor construyó 15.000 apartamentos, muchos de los cuales están hoy en manos de los bancos

Jesús Ger promovió unos pequeños edificios de apartamentos y un hotel y el sueño empezó a crecer a medida que veía desfilar a turistas que cruzaban el destartalado puente sobre el canal de agua que daba acceso a la urbanización en busca de una playa casi virgen. Eran tiempos de financiación fácil. Y comenzó a construir, poco antes del boom, la primera parte de su ciudad de vacaciones, sobre más de un millón de metros cuadrados pegados al mar.

Hoy, camino de cumplir los 70 años, Ger se presenta como artífice de un imperio en Oropesa (extendido a países como Marruecos y Ecuador). El complejo de Marina d’Or está compuesto por cinco hoteles, cerca de 15.000 apartamentos, parques de ocio, balneario, más de veinte restaurantes, eventos temáticos… Él se ha desvelado como un obstinado en la defensa de programas de salud que, en su imagen, se vinculan a la búsqueda de la eterna juventud. En el transcurso de su sueño, se divorció y se volvió a casar con una mujer diez años más joven que él, discutió con sus hijos y se reconcilió. Contrató como miembros de su equipo de seguridad a exagentes de la Guardia Civil, a quienes se les reconoce por el pin que todos llevan en el ojal de la chaqueta, el velero que hace de emblema de la empresa. Según el grado de confianza y responsabilidad en el holding, el material de fabricación varía. Dicen que el suyo ha llegado a ser de oro y diamantes. Le gusta vestir sin discreción y a veces ha sido propenso a la extravagancia.

Sin convertirse en pesadilla, Marina d‘Or tuvo momentos complicados. Pese a la defensa a ultranza de la mayoría de los vecinos y concejales de los Ayuntamientos afectados por sus proyectos, Ger se enfrentó a decenas de litigios. Una mala prensa que paliaba invitando a los concejales a viajes a París y Londres y, en el caso del alcalde de Oropesa, también a China, donde logró una concentración de famosos a golpe de talón.

Y lo superó hasta el punto de conseguir que su macrourbanización sirviera como la mejor excusa para la construcción de un aeropuerto en Castellón. El aeropuerto está hecho pero ni atisbo de los hoteles, apartamentos, campos de golf y ciudad de ocio.

Ahora, el imperio, su parte inmobiliaria (no turística), comienza de verdad a resquebrajarse.

Tenía previsto edificar 35.000 viviendas más entre lagos, campos de golf y una reproducción de la torre Eiffel

La empresa constructora y promotora de los apartamentos, Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi) ha entrado en quiebra. El juzgado Mercantil 1 de Castellón ha aprobado el concurso de acreedores al declararse insolvente. La sociedad cerró 2012 con una deuda a corto plazo de 232 millones de euros, 177 de ellos con entidades de crédito. La Sareb, el banco malo, tiene 80 millones de esa deuda avalada con los activos inmobiliarios. Los últimos datos presentados en el Registro Mercantil recogen el desplome de la empresa. En 2012 cerró con pérdidas por primera vez (6,7 millones de agujero), pese a que las ventas ascendieron a 62,6 millones de euros (79 en 2011) y ha pasado de dar empleo a 856 personas en 2008 a 234 en 2012. La plantilla ahora era de 80 personas.

Para Marina d’Or, la declaración de quiebra de su promotora supone poner fin a la aventura inmobiliaria en España. El grupo lo interpreta como un paréntesis, hasta que la situación mejore. El concurso de acreedores no afecta a su división de hoteles, ni a los proyectos internacionales, con lo que el objetivo ha pasado a centrarse en la vertiente más turística, que sigue dando beneficios.

Pero los apartamentos sin vender se acumulan junto al neón, el cartón piedra, las construcciones temáticas y hasta una calle que imita la portada iluminada de la feria de abril que decoran la parte dedicada a la hostelería. La Ciudad de Vacaciones de Marina d’Or se levanta a varios kilómetros de distancia del casco urbano de Oropesa. Al complejo se accede a través de una carretera que atraviesa huertos y descampados. Una estructura a semejanza (aunque más modesta) de la que anuncia la entrada a Marbella da la bienvenida al complejo. Allí se levantan los cinco hoteles.

La oficina de venta de apartamentos se encuentra justo en el centro de esta zona. Sus ventanas están llenas de ofertas. “Ahora con más de un 50% de descuento, últimas 7 viviendas”, reza un cartel para vender por 99.000 euros los pisos que antes costaban más de 214.000. Dentro, los comerciales tienen poco que ofrecer. Apenas un bloque en primera línea (“el primero que se construyó”, dice uno de ellos) y otro par más en segunda línea de playa. Son los que corresponden a la división de hoteles del conglomerado de Jesús Ger, el resto, explican, no los pueden vender porque pertenecen a Comervi y el concurso de acreedores ha paralizado cualquier operación.

El presidente de Marina d'Or, Jesus Ger, junto a su esposa en el jardín de su casa en 2011.

Decenas de inmensos bloques de apartamentos se levantan a partir del complejo hotelero de Marina d’Or. Miles de apartamentos cuya venta proporcionó a Jesús Ger ingresos millonarios hasta que la burbuja estalló. En 2007 los problemas se agravaron. La venta de apartamentos se redujo un 60%, se frenaron nuevas obras y se despidió a un millar de trabajadores. La compra de pisos no mejoró. “Hace años que muchos pasaron a los bancos, nos quedarían unos 300 por vender”, explica un comercial.

Hoy la imagen se aleja bastante de lo que debía ser la ciudad idílica que se mostraba en el bombardeo de anuncios de los años 2000. Las persianas bajadas y la ausencia de gente y coches en las calles denotan la ausencia de vida en edificios enteros. “En mi bloque solo está ocupado un apartamento y el mío”, explica la regente de un restaurante en primera línea de playa. Para ella el eslogan que proclama las “vacaciones todo el año” del complejo dista mucho de la realidad. “Aquí solo hay gente en verano, Semana Santa y algunos puentes, el resto del año estamos solos”, dice. En su bar solo hay una persona.

La restauradora, que no quiere dar su nombre, y su marido regentan este local desde hace cuatro años, se lo alquilaron a su tía, que lo compró como inversión cuando Marina d‘Or se publicitaba a todas horas en televisiones, radio y prensa. “Se ha vuelto a Madrid porque aquí se moriría de la depresión”, apunta. Según explica, hace años todo era distinto. “El local estaba siempre lleno, tenía de normal nueve personas trabajando, ahora somos mi marido y yo aunque en verano contratamos a más gente”, relata. Pero no todo eran turistas. Recuerda como los “años grandes” aquellos en los que el complejo se estaba levantando. Eran obreros y demás trabajadores los que llenaban los bares y las terrazas.

Edificio de apartamentos de Marina d'Or esta semana con varios carteles de se vende.

El reclamo del bombardeo de anuncios conquistó a mucha gente, de Madrid y Zaragoza especialmente. También el boca a boca. “Yo compré cuando el boom, me liaron unos amigos que también habían comprado”, cuenta una vecina que pasea por la zona. Ella hace un año que intenta vender su apartamento. “Lo hice por inversión, pero luego monté un negocio de hostelería en Madrid y ahora intento venderlo”, dice, consciente de que las ofertas son muy a la baja.

La competencia es fuerte. Solvia, la inmobiliaria del banco Sabadell, ha asumido parte de los apartamentos y los sacó a la venta desde 54.900 euros. Otras inmobiliarias han comenzado a lanzar más ofertas. Apartamentos en primera línea de playa y amueblados por 79.000. Son las viviendas sin estrenar. Pero las que ya se compraron también están en venta. Los carteles de Se vende cuelgan en todas las fachadas.

“Una mujer se puso a llorar en la terraza del bar porque había vendido su piso y todavía le quedaban por pagar unos 80.000 euros”, recuerda la propietaria del restaurante.

El parón de la construcción se nota más a medida que te alejas de la zona de hoteles porque algunos bloques se han quedado rodeados de descampados.

Marina d’Or ha explicado (vía un escueto comunicado) que el concurso de acreedores de su empresa constructora y promotora “supone seguir trabajando, si bien a un ritmo menor durante dos o tres años” y que los proyectos se retomarán “en momentos de menor crisis que el actual para el sector inmobiliario”.

Porque a Jesús Ger no se le han quitado las ganas de soñar. El pasado año, en una reunión con los propietarios de los terrenos donde se iba a levantar el macroproyecto Marina d’Or Golf (el que se ha quedado en las maquetas), prometió que saldría adelante y que estaba en “negociaciones serias” con tres grupos inversores extranjeros. Eso sí, anunció que descartaba construir las 35.000 viviendas previstas. “Ni hay financiación, ni compradores”, dijo. En este encuentro mostró su giro por la apuesta únicamente hotelera. Su intento de que Sheldon Adelson desarrollara su Eurovegas en esta zona cayó en saco roto. Un mes después los tribunales anularon su planteamiento urbanístico, aun que el soñador sigue empeñado en que la realidad sea otra.