Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 22 años de prisión el falso cura que asaltó la casa de los Bárcenas

La Audiencia le imputa tres delitos de secuestro, tres de amenazas y tenencia ilícita de armas

Enrique Olivares García, el hombre que irrumpió en la casa del extesorero del PP Luis Bárcenas el pasado 23 de octubre, ha sido condenado a una pena de prisión de 22 años de cárcel por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Madrid, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Los jueces le consideran autor de un delito de allanamiento de morada, tres delitos de secuestro, tres delitos de amenazas, otro de tenencia ilícita de armas y de tres faltas de lesiones durante el asalto a la vivienda. 

El asalto a la casa de Luis Bárcenas se produjo el 23 de octubre cuando Enrique Olivares, natural de Cuenca, llegó al domicilio vestido de sacerdote y aseguró que era un enviado del Obispado de Madrid. Además, el ahora condenado explicó que tenía que rellenar unos papeles para la puesta en libertad del extesorero. Primero le atendió la empleada de los Bárcenas, Victoria Feliz de la Cruz, pero él pidió que le respondiera a las preguntas la esposa del extesorero, Rosalía Iglesias. Después, reunió a todos, junto al hijo del matrimonio, en el salón de la vivienda. Allí sacó un revólver y maniató a las tres personas.

Su intención era hacerse con unos documentos guardados en un disco extraíble (pendrive) que servirían, según dijo, para derrocar al Gobierno de la nación. Entró en el despacho del extesorero para tratar de que le dijeran dónde estaban lo que buscaba y, en ese momento, el hijo de los Bárcenas, se desató y saltó sobre él. Logró reducirlo, mientras la empleada de hogar se llevaba el arma. Bajó a un bar cercano y pidió que llamaran a la policía. Mientras, la esposa de Bárcenas salió a la ventana y pidió ayuda.

Enrique Olivares García, durante el juicio.
Enrique Olivares García, durante el juicio.

El fallo de la Audiencia Provincial de Madrid señala que Enrique Olivares tuvo una conducta "personal y materialmente pluriofensiva al afectar subjetivamente a tres personas que fueron víctimas de los hechos enjuiciados”. También explica que los actos del condenado afectados diversos bienes jurídicos: “La inviolabilidad domiciliaria e intimidad familiar de los titulares y moradores de la familia, la libertad ambulatoria, la libertad y seguridad personal y la integridad física de las víctimas, así como la seguridad general o comunitaria que, a través de la regulación de la posesión de armas por parte de particulares, se trata de preservar”.

El tribunal también ha apreciado la atenuante analógica de alteración psíquica, aunque establece que “no puede apreciarse como eximente completa o siquiera incompleta”, como mantuvo la defensa del acusado. Los informes médicopsiquiátricos emitidos ratifican que las capacidades de comprensión y abstracción de Enrique Olivares son adecuadas y mantiene plena conciencia de la realidad, por lo que es “capaz de distinguir con normalidad entre la licitud e ilicitud de una conducta”.

La sentencia también impone que el falso cura tenga que pagar a Rosalía Iglesias una indemnización de 200 euros, a la empleada de hogar otros 200 y al hijo de Bárcenas, 350 euros. El tribunal ha impuesto la mínima cuota de multa dada la falta de ingresos de Olivares.

Más información