Selecciona Edición
Iniciar sesión

Decálogo para salvar 1.000 vidas

Los planes de seguridad vial no se agotan en la ley de tráfico que acaba de aprobar el Congreso Investigadores noruegos recomiendan nuevas medidas

Vehículo camuflado de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil con un radar para detectar infracciones por exceso de velocidad.

Conseguir reducir a la mitad los muertos de tráfico en España —1.903 en 2012— y salvar al año 1.000 vidas es posible. Aunque el Congreso acaba de aprobar la nueva ley de tráfico, con sanciones más duras por los excesos de alcohol y drogas y medidas de protección para la infancia, los planes de seguridad vial no se agotan en la nueva norma. La propia directora de Tráfico, María Seguí, ya reconoció que era “incompleta”.

Según investigadores del Instituto de Economía del Transporte de Noruega, que acaban de publicar en España El Manual de Medidas de Seguridad Vial —editado por la Fundación Mapfre— todavía hay vías por explorar. Su libro, considerado por los expertos como “la Biblia de la seguridad vial”, describe 128 medidas basadas en más de 2.000 estudios científicos para reducir los accidentes. Algunas propuestas aplicadas con éxito en otros países todavía no se han implantado en España. Estas son algunas de ellas.

1. Reducción de los límites de alcoholemia: En Suecia y Noruega el límite legal de alcoholemia es de 0,2 gramos por litro de alcohol en sangre, esto es, 0,3 gramos menos que en España. Dos estudios hechos en Suecia, en 1997 y 2000 —la medida se introdujo en 1990— demuestran que los accidentes mortales y con víctimas se redujeron en un 10%.

2. Restricciones a conductores condenados por conducir con exceso el alcohol: Varios estudios han analizado el efecto de los alcolock, dispositivos que condicionan el funcionamiento del vehículo a la comprobación previa de que el conductor no ha ingerido alcohol. Todos concluyen que son efectivos, pero siempre que se mantengan instalados en los vehículos de los conductores condenados por conducir bajo los efectos del alcohol. En España, el proyecto del nuevo Código Penal prevé su instalación.

3. Sanciones más duras por exceso de velocidad: Un estudio de 2008 investigó en Suecia los efectos en el número de conductores que circulaban por encima del límite de velocidad cuando se duplicaron las multas por esta infracción en el país, en 2006. La proporción de los conductores que excedían el límite se redujo del 40,6% al 32,2%. No obstante, otro estudio hecho en Noruega en 2007 no halló ninguna diferencia al incrementar las sanciones por exceso de velocidad. Según uno de los autores del manual, Rune Elvik, la clave está en sanciones más duras pero siempre combinadas con más controles de velocidad.

4. Límite de edad en el permiso de conducción: Investigadores suecos estudiaron los efectos de reducir el límite de edad para comenzar las prácticas de conducción de los 18 a los 16 años y comprobaron que el número de accidentes se redujo un 35% durante el primer año tras la obtención del carné entre los conductores que habían empezado las clases a los 16. En Noruega, un estudio similar no encontró diferencias. Según los autores del manual, se debe a que en Suecia se realizan un mayor número de prácticas que en Noruega.

5.Educación vial en las escuelas: La formación de los niños sobre cuál es el modo correcto de cruzar una vía “parece reducir el número de accidentes que se producen” por atropello, especialmente entre los niños de 9 y 12 años. Así lo demuestra un estudio de EE UU que analiza los efectos de un programa educativo de la televisión infantil. En España, el Senado rechazó una enmienda presentada por CiU a la ley Wert para incluir la seguridad vial en todas las etapas de la educación.

6.Inspecciones a pie de carretera: Las revisiones de vehículos en la carretera son una práctica institucionalizada en países como Noruega o EE UU. Según dos estudios estadounidenses que comparan la siniestralidad entre Estados que realizan inspecciones a pie de carretera y los que no, la tasa de fallecidos es un 15% menor en los primeros.

7. Mejoras en las infraestructuras: Los carriles bicis, la sustitución de cruces por rotondas, la construcción de circunvalaciones en las ciudades y de intersecciones a distinto nivel contribuyen a reducir los accidentes mortales y sus beneficios superan ampliamente sus costes, según explica Rune Elvik. Aunque estas mejoras se han ido realizando en las infraestructuras de la red viaria española, la crisis económica ha provocado un recorte drástico. En los presupuestos de 2014, la partida destinada a carreteras se ha reducido en 800 millones.

8.Luces de conducción diurna: Canadá, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega y Hungría obligan a llevar siempre encendidas al menos las luces cortas cuando se conduce un vehículo a motor de día. Los estudios realizados en estos países sobre los efectos de la medida concluyen que los accidentes con varios vehículos implicados durante el día se redujeron en un 6%.

9. Notificación automática de accidentes: Los sistemas de e-Call se utilizan para detectar que el coche en el que están instalados ha sufrido un accidente. El dispositivo envía a una central de servicios de emergencia la localización del vehículo accidentado con el fin de reducir los tiempos de reacción y evitar así que una lesión grave cause una discapacidad o la muerte. Dos estudios estadounidenses y uno finlandés indican que la medida es efectiva, especialmente cuando el siniestro ocurre por la noche o en áreas rurales y con un solo vehículo implicado, aunque su eficacia total depende del tiempo de respuesta de los servicios de emergencia. En España, algunas compañías de seguros ofrecen este servicio.

10.Corrección de señales erróneas: Un estudio realizado en Noruega detectó hasta un 60% de señales que estaban mal ubicadas, mal diseñadas, que eran difíciles de ver o que estaban instaladas junto a otras muchas señales de forma que dificultaban al conductor su interpretación correcta. Estudios similares en países nórdicos demostraron que existían errores en el 45% de las señales en Finlandia o en el 15% de las de Dinamarca. Solo existe un estudio, de EE UU, que analiza el efecto en los accidentes al mejorar o corregir señales. Según la investigación, si las señales cumplen los requisitos de calidad, los accidentes con víctimas se reducen en un 15% y los siniestros que solo provocan daños materiales, en un 7%.