La Reina y los Príncipes de Asturias serán aforados ante el Tribunal Supremo

"No es lógico que lo estuviera un ministro y no el príncipe heredero", según Gallardón

"No es un privilegio", insiste el ministro de Justicia

El aforamiento continuará cuando dejen el cargo si el delito se cometió durante su ejercicio

 ELPAÍS-LIVE!

La Reina y los Príncipes de Asturias serán aforados y, en caso de ser procesados, sólo podrán ser juzgados por el Tribunal Supremo. La novedad ha sido incluida en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que ha explicado este viernes el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

El nuevo aforamiento, ha explicado, "se decide ahora porque es cuando se está reformando la ley. Se trata de aumentar la seguridad jurídica de personas que se entienden que tienen que tener tutela", ha justificado. Fuentes del ministerio explicaron que fue el propio Gallardón el que ha impulsado la medida pero no pudieron precisar si se ha acordado con La Zarzuela. "El aforamiento no es un privilegio sino un instrumento para la seguridad jurídica", ha subrayado Gallardón.

"No veíamos lógico que un ministro del gobierno estuviera aforado y que el príncipe heredero de la corona no lo estuviera", ha señalado el ministro. "El aforamiento no es un privilegio porque no tienes posibilidad de recurso ante un tribunal superior", ha insistido Gallardón. "No hay ningún país que afore a un ministro y no al príncipe heredero. No tiene sentido, aunque la Constitución no lo puso en ese momento, que el príncipe heredero o los consortes de quien ejerce esa posición no lo estén", ha concluido.

Aforamiento vitalicio

La reforma de la ley supone además que el aforamiento se restringe a aquellos que establece la Constitución (Gobierno, presidentes del Congreso y del Senado; del Supremo y del CGPJ; del Tribunal Constitucional; diputados y senadores; vocales del CGPJ; magistrados del Supremo y del Constitucional; presidente de la Audiencia Nacional y de sus salas, presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia; fiscal general del Estado; fiscales de Sala del Supremo; presidente y consejeros del Tribunal de Cuentas y del Consejo de Estado; Defensor del Pueblo) y los Estatutos de autonomía.

La otra novedad es que quienes abandonen el puesto por el que obtuvieron el aforamiento seguirán siendo enjuiciados por el tribunal que les correspondía cuando el delito hubiera sido cometido en el ejercicio del cargo. Es el caso de la parlamentaria del PP en Valencia, Milagrosa Martínez, imputada en el caso Gürtel, que ha renunciado a su escaño y retrasado el inicio del juicio, en el que iba a ser procesada por cohecho y prevaricación, hasta que se dirima qué juzgado es el competente para sentarla en el banquillo.

Más información