Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE logra el compromiso de los países africanos contra la inmigración irregular

La cumbre África-Unión Europea aprobará un plan de acción para el período 2014-17

Más de de 80 mandatarios de los dos continentes lucharan contra el tráfico de seres humanos

Foto de familia de la IV Cumbre UE-África. Ampliar foto
Foto de familia de la IV Cumbre UE-África. EFE

Mariano Rajoy ha conseguido que la lucha contra la inmigración irregular ocupe un lugar prioritario en las relaciones entre Europa y África. La cumbre euro-africana, que este jueves se clausura en Bruselas, aprobará un plan de acción para el período 2014-17 en el que más de 80 mandatarios de los dos continentes (41 de ellos africanos) se comprometen a luchar contra el tráfico de seres humanos, que se califica como “una nueva forma de esclavitud”.

El plan aboga por reforzar la cooperación entre los países de origen, tránsito y destino para combatir las redes de inmigración irregular; mejorar la gestión de las fronteras; fomentar la emigración regular; potenciar el retorno y readmisión de inmigrantes; reducir el coste de las remesas que estos envían a sus familias y abordar las causas últimas de la emigración. Todo ello, subraya las conclusiones de la cumbre, con un escrupuloso “respeto a los derechos fundamentales de los inmigrantes, cualquiera que sea su situación legal”. Una declaración que choca con medidas como privar a los inmigrantes irregulares de la asistencia sanitaria, adoptada por el Gobierno español.

La lucha contra la inmigración ilegal no figuraba inicialmente en la agenda de la cumbre, pero la tragedia de Lampedusa de octubre pasado –en la que cientos de inmigrantes murieron ahogados frente a la isla italiana--- y los asaltos masivos a las vallas de Ceuta y Melilla la han situado en primer plano.

En su breve intervención en el plenario, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abogó por “dar a los jóvenes de África una alternativa a la migración irregular, a la vez que cooperamos para frenar esta tragedia con una adecuada gestión de los flujos migratorios, un control de las fronteras más eficaz y una persecución sin cuartel a los que siguen lucrándose con el tráfico de seres humanos”.

“La emigración debe ser una opción, no una obligación de supervivencia”, agregó Rajoy. “Para ello debemos apoyar a los países de origen y tránsito de los flujos migratorios y cooperar en su desarrollo económico”.

El Gobierno de Madrid presiona para que la UE negocie acuerdos con los países de origen de la inmigración irregular que vinculen la ayuda económica a la cooperación en la lucha contra este fenómeno, como los llamados acuerdos de segunda generación suscritos por España con varios estados africanos.

En las conclusiones de la cumbre no se establece explícitamente dicha vinculación, pero fuentes diplomáticas españolas confían en que este criterio se tenga en cuenta a la hora de repartir los 28.000 millones de euros que la Comisión Europea planea destinar a África en el periodo 2014-2020. Y eso a pesar de que el continente vecino, con un crecimiento económico del 5%, ya no es solo un receptor de ayuda al desarrollo, sino sobre todo un mercado en el que China amenaza con desplazar a Europa como primer socio comercial.

Rajoy se reunió con el presidente de Ghana, John Dramani Mahama, y este jueves tiene previsto hacerlo con los mandatarios de Mozambique, Tanzania, Malí y Madagascar. Una constante de todas sus entrevistas bilaterales es recabar votos para la candidatura española a un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, que se decide en octubre en la Asamblea General.

Más información