Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez ordena el ingreso en prisión de un detenido el 22M por intento de homicidio

Los otros 20 arrestados en los disturbios del sábado quedan en libertad con cargos

Protestas este lunes en los Juzgados de Plaza de Castilla. FOTO: JAVIER LIZÓN (efe) / VÍDEO: ATLAS

Centenares de personas se han congregado en la mañana de este lunes ante la sede de los juzgados de Madrid, en la plaza de Castilla, para pedir la puesta en libertad de los 21 detenidos el pasado sábado durante los disturbios tras las Marchas de la dignidad. Entre los arrestados se encontraba Miguel M. S., de 21 años, que está acusado de haber golpeado en la cabeza a un agente de la Unidad de Intervención Policía (UIP) con una piedra de grandes dimensiones. Se le imputa un delito de homicidio en grado de tentativa, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El juez de guardia ha ordenado poco antes de las siete de la tarde su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza, ya que apreció también la posible comisión de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones. Esto resulta una novedad ya que en los últimos años ningún detenido en una manifestación ha sido acusado de un delito tan grave.

Las detenciones se produjeron durante los graves disturbios que se registraron en el centro de Madrid, cuando grupos de incontrolados arrancaron adoquines y utilizaron materiales de algunas terrazas veladores (sombrillas, mesas y sillas) para lanzarlas contra los agentes. Se produjeron momentos de gran tensión en los que resultaron lesionadas 101 personas: 67 policías nacionales y municipales y 34 manifestantes. El grueso de los disturbios se registró en el paseo de Recoletos, ya que la calle de Génova fue blindada para impedir que llegaran a la sede del PP.

Los detenidos son en su gran mayoría procedentes de Galicia. Según fuentes policiales, llegaron en un tren unas 400 personas, entre las que había radicales próximos al independentismo gallego. Estos fueron los que causaron mayor sorpresa entre la policía. De hecho, esas fuentes aseguran que la forma en que atacaron a los agentes hizo ver desde el primer momento que no eran los habituales de Madrid. Utilizaron bolas de acero que lanzaban con tirachinas directamente a las piernas de los antidisturbios para que cayeran al suelo. También destrozaron el mobiliario urbano y cogieron adoquines que lanzaron contra todo lo que tenían delante.

Cientos de personas se concentran ante los juzgados para pedir la puesta en libertad de los arrestados el sábado

Entre los detenidos se encuentran también dos hombres procedentes del País Vasco, un italiano y una mujer de Zaragoza vinculada a Izquierda Unida, según fuentes policiales. El resto eran en gran parte de Madrid y ya habían sido detenidos por hechos similares como el ataque que sufrió una asociación estudiantil en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense el pasado 20 de noviembre, además de por revueltas callejeras.

En su mayoría están acusados de atentado contra agente de la autoridad, desórdenes públicos y daños. Todos pasaron el domingo en la sede de la Brigada Provincial de Información, en Moratalaz, hasta que han sido puestos a disposición judicial este lunes por la mañana. A los 21 adultos arrestados se suman otros tres menores de edad.

Miguel M. S. está acusado de haber intentado matar a un mando de la UIP. Entre varios asaltantes comenzaron a golpearle hasta que lograron derribarle y tirarle al suelo. Le quitaron el casco de protección a patadas y él, supuestamente, aprovechó para tirar a la cabeza una piedra de grandes dimensiones. En ese momento el agente, que se encontraba medio inconsciente y abatido, pudo ladear la cabeza lo que evitó que le impactara de lleno.

Entre los detenidos hay personas vinculadas al independentismo radical gallego, según la policía

El agente fue trasladado de urgencias a la clínica de Nuestra Señora de América, después de que el SAMUR le hiciera las primeras curas. En el cento sanitario le tuvieron que poner 1a grapas para cerrarle la enorme brecha que tenía en la cabeza. También le hicieron escáner cerebral ante la posibilidad de que sufriera un traumatismo craneoencefálico o lesiones cerebrales. La foto de la herida corrió el domingo y ayer por las redes sociales.

Los arrestados pasaron a lo largo de este lunes a disposición judicial. El titular del juzgado de instrucción número 30 de Madrid, que ha estado en funciones de guardia para detenidos, ha ido poniéndolos en libertad con cargos a la mayoría de ellos. Estos deberá comparecer cuando sean citados por el juez que instruya los hechos. Centenares de personas pidieron el domingo y el lunes, ante una fuerte presencia policial, la puesta en libertad de los arrestados.

Más información