Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una tarifa plana de 100 euros para la seguridad social de los contratos fijos

La reducción es del 75% para empleados con un sueldo bruto de 20.000 euros al año

El presidente, durante su intervención.

Una cotización de 100 euros al mes por contigencias comunes (léase básicamente pensiones) para los nuevos contratos indefinidos que supongan un aumento de plantilla en las empresas es, a primera vista, una importante reducción de cotizaciones. Siguiendo los números que ha dado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate del estado de la nación, para un salario bruto de 20.000 euros al año -un sueldo que queda por encima del más frecuente- supone una importante bajada de cuotas: las empresas pasarán a pagar de 5.720 euros al año a 1.200, una bajada que se acerca al 80%.

"Se trata del impulso a la creación de empleo más importante de nuestra historia", ha declarado con solemnidad Rajoy en el Congreso al anunciar la medida. Tal vez sea así, habrá que esperar para conocer los detalles, pero desde luego queda lejos de la reiterada demanda de reducción de cotizaciones que piden los empresarios -ayer mismo, el presidente de Cepyme, Jesús Terciado, reclamó una reducción generalizada de cinco puntos- para todos los trabajadores que tienen en plantilla. ¿Por qué? La rebaja afectará durante los dos primeros años a las contrataciones indefinidas de aquellas empresas que no hayan hecho despidos individuales o colectivos de forma improcedente en los seis meses anteriores a la contratación. Dicho de otra forma, en el contexto de destrucción de empleo del que está saliendo España el número potencias de empresas que pueden acceder a este beneficio, se reduce.  

La reducción de cotizaciones -como en este caso- o su bonificación no es algo nuevo en España como medida de estímulo del empleo. Y, hasta el momento, nunca se han mostrado como el remedio más eficaz. De hecho, hay estudios económicos que muestran que su impacto queda muy mermado cuando la ayuda se generaliza el perfil de los potenciales contratados. Y este es el caso. Según el presidente del Gobierno todas las empresas podrán acceder a esta tarifa plana, sea cual sea su tamaño, y no se exigirá un perfil concreto al trabajador.

No es la primera vez que el Gobierno de Rajoy recurre a las reducción de cuotas para tratar de impulsar el empleo, aunque lo hizo de forma más focalizada. Lo hizo, por primera vez, en la reforma laboral. Entonces estableció una bonificación para las empresas que recurrieran al Contrato de Emprendedores, el contrato indefinido que permite el despido sin indemnización durante el primer año de vigencia, pero limitó su uso solo a las empresas que tuvieran menos de 50 trabajadores. Dos años después, el uso de esta figura contractual no está muy extendida, y desde luego, no ha impulsado la contratación indefinida ni la creación de empleo.

A pesar de la creación de esta llamada tarifa plana de 100 euros, esto no quiere decir que la cotización total de los nuevos empleados indefinidos vaya a quedar en esta cantidad. Hay que tener en cuenta que la reducción se aplicará solo sobre las contingencias comunes. Esta parte de la cuota es la más cuantiosa (por este concepto, entre empresarios y empleados pagan el 28,7% de la base de cotización), pero hay más conceptos: está el 7,05% del seguro de desempleo, el 0,7% de formación y el 0,2% del FOGASA.

Más información