Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cataluña protagoniza la última jornada del debate de la nación

PP: “No vamos a negociar la unidad de España, la cohesión territorial y la igualdad”

PSOE: “Nuestro 'no' al referéndum no es un 'no, no y no' para acumular agravios contra Cataluña”

CiU: “Señores Rajoy y Rubalcaba, voten 'sí' a la consulta y eviten que se pudra el problema catalán”

Greenpeace amordaza los leones del Congreso. La ONG protesta contra el proyecto de ley de Seguridad Ciudadana. Los activistas no han sido detenidos, solo identificados. vídeo: ELPAIS-LIVE! Foto: Pedro Armestre (Efe)

Una gran sima se ha abierto en la sede de la soberanía popular. Entre las resoluciones aprobadas de este debate del estado de la nación, la inmensa mayoría solo del PP, no estará una sobre “el principal problema de España”, como proclaman los grupos nacionalistas: el desafío soberanista planteado por la Generalitat de Cataluña. El Congreso, con representación de todos los partidos votados por los españoles, ha sufrido una profunda división sobre la cuestión catalana.

Cada uno ha votado su propuesta. Por un lado, los nacionalistas —CiU, ERC, Izquierda Plural, junto al PNV, y Amaiur— han defendido el derecho a los catalanes a decidir, para lo que han pedido, sin éxito, que el Gobierno ceda a la Generalitat la competencia para convocar un referéndum. El PP se opone, así como UPyD. No va a haber un referéndum, y el PP se opondrá “a negociar la unidad de España y la cohesión territorial”, según ha advertido tajante el secretario general del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Bermúdez de Castro. Esta es la respuesta no solo a los nacionalistas, sino al PSOE que junto al PSC ha presentado una propuesta para abrir el debate sobre la reforma del Estado autonómico para encontrar mejor encaje a Cataluña. El no de los socialistas al referéndum, también ha quedado reflejado.

Esta es la propuesta que ha salido aprobada de este debate, solo con el apoyo del PP, ya que cada uno se ha votado la suya. “El Congreso respalda al Gobierno para que siga tomando, desde los principios de la defensa del interés general, la responsabilidad, la estabilidad y la moderación y en el ejercicio de su disposición al diálogo, cuantas medidas le permita el ordenamiento jurídico, para preservar la unidad de España, como una nación de ciudadanos libres e iguales sometidos únicamente al imperio de la ley”. La razón de UPyD para no votar este texto es porque de entrada rechaza que el Gobierno esté haciendo uso de las medidas que le permite la ley para parar a la Generalitat y a las fuerzas políticas que apoyan al gobierno de CiU.

No hay salida, al menos, hoy no se ha avanzado en ninguna. La reforma de la Constitución en la legislatura que preside Mariano Rajoy, o al menos, comenzar una aproximación a la misma, no se producirá porque no hay consenso. Esta es la razón que ha esgrimido el dirigente popular José Antonio Bermúdez de Castro expresada con una pregunta, que tenía, sobre todo como destinatarios, a los socialistas. ¿ Para qué se quiere una subcomisión – como propone el Grupo Socialista – si ya existe la Comisión Constitucional?. Y, además, ha pedido a los grupos que piensen si “lo que cada uno propone para reformar la ley de leyes vale para todos”. La respuesta en principio es no, a la vista de lo que se ha escuchado en este debate. Así, los socialistas fracasan en su intento de hacer frente “al enorme problema de entendimiento y de gran tensión que existe entre Cataluña y el resto de España”, como ha dicho la portavoz socialista, Soraya Rodríguez desde la tribuna.

Como quiera que la Constitución es “la norma y el marco de convivencia de todos”, sería bueno trabajar sobre ella para encontrar una solución . De nuevo el PSOE tiene que explicar su posición ya que mantiene que “no habrá referéndum en Cataluña” pero, al tiempo, no va a “a participar en el juego de acumular noes para llevarlos como agravio a Cataluña”. Este es el recordatorio que ha hecho la dirigente socialista al anuncio de Alfredo Pérez Rubalcaba de hace una semana. Jamás volverán a participar en votaciones del “no, no y no” a Cataluña, como pudiera plantear bien UPyD o el PP.

Antes de los noes, se han producido las peticiones de los del sí al referéndum, en tonos vehementes y en algún caso con cierto dramatismo como el exhibido por el portavoz adjunto del Grupo de CiU, Josep Sánchez Llibre. “Cataluña quiere votar, los catalanes queremos votar”. El veterano dirigente catalán en el Congreso de los Diputados, conocido por su talante negociador, ha apelado expresamente a Mariano Rajoy y a Alfredo Pérez Rubalcaba. “ Voten a favor de nuestra propuesta, se lo pido expresamente para que no se pudra el problema catalán”. Este es el texto que sin éxito ha presentado CiU, ERC, Izquierda Plural, apoyada por el PNV y Amaiur. “El Congreso insta al Gobierno a iniciar el diálogo con el gobierno de la Generalitat en aras a posibilitar la celebración de una consulta a los ciudadanos catalanes y catalanas para decidir su futuro”.

En la defensa de esta opción la diputada de ERC Teresa Jordà ha defendido el derecho del pueblo catalán “ a decidir si quiere o no la independencia de España”. “Nosotros vamos a aceptar el resultado, ¿ y ustedes?, ha inquirido la diputada republicana. Si la consulta se prohíbe “estarán ustedes secuestrando la democracia”, ha concluido la portavoz de ICV, Laia Ortiz.

No, el sujeto soberano que debe opinar sobre Cataluña es toda España, ha respondido el popular José Antonio Bermúdez de Castro. Pero no hay nada que opinar, y por tanto, nada que votar. Es la conclusión del PP que es quien tiene los votos.

Más información