La Guardia Civil ocultó en sus informes la carga con pelotas de goma en el agua

Tres comunicaciones entre el 6 y el 8 de febrero silenciaron lo ocurrido en la playa

Ampliar foto

Los mandos de la Guardia Civil de la Comandancia de Ceuta ocultaron en sus informes oficiales elaborados entre el 6 y el 8 de febrero pasados la carga en la playa con pelotas de goma contra los inmigrantes. Los sucesos desencadenaron la muerte de 15 subsaharianos, ahogados en aguas marroquíes fronterizas con aguas españolas. La Unión Europea ha remitido una carta al Gobierno español en la que denuncia que la utilización de pelotas de goma podría haber causado el pánico entre los inmigrantes e, indirectamente, provocado el trágico desenlace. Y el asunto de las pelotas de goma lanzadas en el agua es precisamente el que más controversia política está provocando, puesto que el PSOE acusa al director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, de haber mentido.

En tres informes de la Guardia Civil a los que ha tenido acceso EL PAÍS, fechados entre el 6 y el 8 de febrero, se reitera que la utilización de pelotas de goma contra los indocumentados solo se llevó a cabo en el vallado fronterizo: “Destacar que en ningún momento por parte del personal del Cuerpo se ha hecho uso de armas de fuego, limitándose el uso de la fuerza, el lanzamiento de pelotas de goma y el uso de cartuchos de proyección en los momentos en los que los inmigrantes se abalanzaron sobre el vallado al tratar de entrar de forma masiva y nunca de forma directa hacia los mismos” [véase la ilustración].

La versión con los disparos en el agua llegó seis días después del suceso

Esta descripción de los hechos se repite en los informes del 6 de febrero a las 11.00 de la mañana (los incidentes habían ocurrido cuatro horas antes), del mismo 6 de febrero a las 13.54 y del 8 de febrero de las 10.30. El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, concedió varias entrevistas en la radio el 7 y 8 de febrero, en las que explicó que la Guardia Civil no había utilizado pelotas de goma contra los inmigrantes en el agua, sino que solo había usado material antidisturbios en la zona terrestre del vallado fronterizo de Ceuta.

Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, admitió en su comparecencia el día 13 en el Congreso la utilización de pelotas de goma por parte de la Guardia Civil cuando los inmigrantes ya estaban en el agua, aunque en todo momento negó que se disparara contra ellos. Esta contradicción es la que ha hecho que toda la presión política se centre en Fernández de Mesa, un político muy cercano a Mariano Rajoy.

El director de la Guardia Civil dijo al día siguiente de la tragedia, el 7 de febrero, a las 14.30, en la cadena SER: “Pelotas de goma en la mar, no. Los datos que yo tengo, los informes que yo tengo, es que se han utilizado en la valla”. En ese momento, la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta ya había emitido dos informes iguales, en los que repetía la frase clave: que los guardias se limitaron a lanzar pelotas de goma “en los momentos en los que los inmigrantes de abalanzaron sobre el vallado”. Esto es, no cuando estaban en el agua.

El día siguiente, a las 10.30, Fernández de Mesa es entrevistado en la cadena Cope. Y le preguntan: “Las ONG han organizado enorme escandalera. Consideran, y denuncian, que ustedes utilizaron bolas de goma cuando la gente se encontraba en el agua”. Y él contesta: “Eso es completamente falso, porque eso sería inhumano. No creo que haya ni un solo guardia civil que utilice como blanco a un ciudadano que está tratando de subsistir, nadando como puede”.

En ese momento, el director de la Guardia Civil tenía o estaba a punto de recibir un tercer informe muy similar a los anteriores, aunque con la actualización de los cadáveres que van apareciendo. Y en él, de nuevo, y pese a las horas transcurridas desde la tragedia, suficientes para preguntar a los guardias y testigos y saber exactamente qué sucedió, la Comandancia de Ceuta insiste en asegurar que las pelotas de goma se usaron solo en la valla, ocultando los disparos en el agua.

El ministro leyó el informe que desmentía a su director general

La versión oficial no cambia hasta días después. Fernández de Mesa viajó a Ceuta el miércoles 12, probablemente para buscar detalles sobre el terreno y preparar la comparecencia del ministro al día siguiente. En ese momento, y por primera vez, Fernández de Mesa admite la versión definitiva, esto es, que sí se había disparado al agua, pero nunca contra los inmigrantes, sino con la intención de “delimitar una línea imaginaria”. Es exactamente lo que dijo el ministro al día siguiente, por lo que parece tras la lectura de un nuevo informe en el que la Guardia Civil de Ceuta ya sí admitía haber disparado en el mar.

“En la mar, lo que se ha hecho, es la traza con el espigón de la zona en la que se delimitaba lo que era la zona marroquí de la zona española, nada más. Hay una orden dada para que en el momento en el que se estaban acercando nadando ya, a lo que podían ser aguas españolas, se parara inmediatamente de lanzar las trazas, para que supieran donde estaban las aguas nacionales y las aguas marroquíes. Se da orden casi a 25 metros de que no se sigan lanzando, no a ellos en ningún caso, sino en la línea de agua se dejaran de lanzar esas pelotas de goma para que no pudieran herir absolutamente a nadie”, aseguró en Ceuta el director de la Guardia Civil.