Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Rey profesionaliza la labor de la Reina y la Princesa y excluye a las infantas

El Rey fija sueldo por primera vez para doña Sofía y Letizia Ortiz

La esposa del Monarca percibirá 131.739 euros anuales y la del Príncipe 102.464 euros

Las tres operaciones del Rey han supuesto un gasto de 165.189 euros

Hasta ahora cobraban, literalmente, una paga que decidía el Rey. A partir de este año, y “por expreso deseo” del Monarca, según La Zarzuela, la Reina y la Princesa tendrán un sueldo: de 63.234 euros doña Sofía y de 49.182 euros doña Letizia. Ambas recibirán, además, otros 68.505 y 53.382 euros, respectivamente, en concepto de gastos de representación (para, entre otras cosas, vestuario). En total, la Reina recibirá 131.739 euros en 2014 y la Princesa 102.464. Tanto don Juan Carlos como don Felipe mantienen congelado su sueldo. El Rey, en 292.752 euros y su hijo, en la mitad. La familia real percibirá, en total, 698.329 euros de los 7,7 millones (un 2% menos que en 2013) que el Gobierno ha asignado este año a la Casa del Rey.

Los nuevos sueldos de la Reina y la Princesa no suponen un incremento en sus retribuciones anteriores, sino un cambio de filosofía, según explican en La Zarzuela. El año pasado recibieron cantidades muy similares pero solo en concepto de gastos de representación. Ahora se trata de “profesionalizar” su labor al servicio de la Corona. “Es más profesional, más transparente y más justo hacerlo así”, explicó un portavoz del palacio.

No ocurre lo mismo en el caso de la infanta Elena, que no tendrá sueldo, aunque sí un máximo de 25.000 euros por gastos de representación en función de los actos oficiales a los que acuda. Su hermana, doña Cristina, apartada de la agenda oficial desde la imputación de su marido, en diciembre de 2011, no ha recibido cantidad alguna en los últimos ejercicios, ya que no acude a ningún acto. El resto de su familia recibió el año pasado a 3.934 personas y realizó 477 actividades, 133 en el extranjero en 19 viajes, sobre todo (13) del Príncipe y su esposa, que le acompañó en la mitad. Después de Madrid, donde se concentró el 59% de la agenda oficial de La Zarzuela, la segunda comunidad más visitada por la familia real fue Cataluña.

Fuente: Casa del Rey

A cuatro días de la declaración ante el juez Castro de la Infanta, imputada por un presunto delito de blanqueo y otro de fraude fiscal, la Casa del Rey decidió responder este lunes a preguntas que hace unos meses no quería contestar y ofrecer datos que nunca hasta ahora había facilitado, como el desglose de esa paga que el Rey distribuía libremente entre la Reina, la Princesa y las Infantas; lo que había costado la remodelación de su página web (102.146 euros) o las tres hospitalizaciones de don Juan Carlos en 2013: 165.189 euros.

Ni el doctor Manuel de la Torre, que en marzo del año pasado operó a don Juan Carlos de la columna, ni el cirujano Miguel Cabanela, que le ha intervenido las dos últimas veces de la cadera, aceptaron cobrar al jefe del Estado por operarle, pero sí lo hizo el asistente de Cabanela en la estadounidense clínica Mayo, Robert Trousdale, y las clínicas privadas donde fue ingresado en las tres ocasiones: La Milagrosa y el Hospital Quirón, ambos en Madrid. En esos 165.189 euros también se incluyen las sucesivas pruebas médicas a las que el Monarca tuvo que someterse a lo largo del complicado año de salud que tuvo en 2013.

La Zarzuela también hizo público que en el ejercicio de 2013, la Casa del Rey había abonado a Hacienda 1,02 millones de euros por retenciones del IRPF (unos 300.000 de la familia real).

No obstante, quedan datos por publicar y el Rey no tiene intención de que algunos de ellos se conozcan. Por ejemplo, su patrimonio personal, algo que han solicitado varios partidos. “La ley de transparencia no lo contempla”, manifestó un portavoz de la Casa del Rey. Tampoco se conocerá el gasto de todos los viajes o actividades privadas de la familia real que se financien con dinero y medios (de transporte, seguridad etcétera) públicos. “En algunos casos sí y en otros no”, declaró el portavoz, quien admitió que en las últimas cumbres de jefes de casas reales europeas este había sido un tema recurrente. “Es un debate razonable. Siempre está en discusión hasta qué punto los miembros de la familia real tienen derecho a cierto ámbito de privacidad. No dejan de ser personas y tienen derecho a cierta intimidad. No se puede dar una respuesta en blanco y negro”, añadió.

En cualquier caso, estas son las últimas cuentas de la Casa del Rey antes de que entre en vigor la ley de transparencia durante todo este año, a la que La Zarzuela pidió incorporarse voluntariamente. A partir de ese momento se detallará la ejecución de su presupuesto y todo el desglose de gastos, desde banquetes a jardinería, así como todos los contratos de la institución. El PP declaró el pasado noviembre que la Corona costaba 17 céntimos por español al año, pero el cálculo no era riguroso porque hasta ahora nunca se ha hecho público lo que cuestan los viajes oficiales de la familia real (que paga Exteriores), la seguridad (Interior), la Guardia Real (Defensa), el mantenimiento de palacios y reales sitios (Patrimonio Nacional) o el parque de vehículos oficiales (Hacienda). La ley de transparencia prevé que los respectivos ministerios hagan pública toda esa información.

“Esto tiene que ser una casa de cristal”, concluyó el portavoz de La Zarzuela a cuatro días de la declaración como imputada de la Infanta. La primera vez que la Casa del Rey hizo públicas sus cuentas fue el 28 de diciembre de 2011, un día antes de que el mismo juez que el sábado interroga a doña Cristina imputara a su marido, Iñaki Urdangarin.

Más información