Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez decano de Palma autoriza que la Infanta acceda al juzgado en coche

La policía alude a grupos hostiles, la repercusión en las redes y la relevancia de doña Cristina

El juez decano de Palma hace pública su decisión. ATLAS

El juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, ha anunciado esta mañana en una rueda de prensa que ha decidido autorizar que la infanta Cristina pueda acceder el próximo día 8 de febrero a bordo de un vehículo a los juzgados de la ciudad para declarar como imputada ante el juez José Castro. Martínez Espinosa recibió ayer los informes policiales en los que se ha basado para tomar esta decisión.

Queda ahora en manos de la hija del Rey si enfrentarse al paseíllo a pie en la famosa cuesta, por la que ya ha caminado en dos ocasiones su marido, o superar esa distancia a bordo de un vehículo. Doña Cristina decidirá en el último momento. Según ha explicado el juez decano, la policía alude a "grupos hostiles, a la gran repercusión en las redes sociales y a la relevancia del personaje". 

El Ministerio del Interior ha elaborado un plan de intervención. La conclusión de la policía es que "por estrictos motivos de seguridad" la Infanta llegue en coche y así evitarle el paseíllo de 50 pasos por la cuesta de la puerta de atrás de los juzgados. Uno de sus abogados, Jesús María Silva, había declarado este viernes a los medios que acatarían "cualquier decisión del juez", pero había recordado que existen "razones de seguridad", según el informe de la policía.  

Iñaki Urdangarin hizo el paseíllo en  dos ocasiones, en sendas citaciones como imputado. Entonces, el juez decano concedió al yerno del Rey el privilegio de poder llegar en coche hasta la puerta, argumentando circunstancias excepcionales, pero Urdangarin lo descartó. 

El plan de entonces y de ahora, elaborado por el Ministerio de Interior ha sido pactado por representantes de la Casa Real, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local. Las fuerzas de seguridad bloquearán la circulación de las dos calles más cercanas a la puerta trasera de los juzgados, donde se encuentra la popular cuesta. 

Reacciones al anuncio

Los principales partidos han valorado positivamente la posibilidad de que la Infanta se ahorre el paseíllo. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha manifestado, tras la reunión del Consejo de Ministros que "respeta" la opción del juez: "Se pidieron los oportunos informes, se dieron y nosotros desde luego respetamos la decisión del juez decano y no podemos entrar a valorar las decisiones de las partes", ha recalcado la vicepresidenta. También ha subrayado que, "hasta en cuanto no haya una sentencia que diga otra cosa", hay que respetar la presunción de inocencia de la hija del Rey.

La vicepresidenta del Gobierno respeta la decisión del juez decano de Palma. REUTERS

Para la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, la infanta Cristina es "igual ante la ley", pero "no ante la seguridad" porque "corre riesgos que otros ciudadanos no corren".  La número dos de los socialistas lamentó que se haya hecho "un asunto central" del "recorrido hasta el juez" que deberá realizar la Infanta, "cuando no lo es". "Creo que si fuera la Infanta, lo haría a pie", puntualizó Valenciano, que aún así justificó que hay circunstancias de seguridad que "afectan, no solo a la Infanta, sino a muchas personas de relevancia pública".

Desde Izquierda Unida,Cayo Lara calificó de "positiva", la opción de permitir a la Infanta trasladarse en vehículo: "El escarnio público nunca formó parte del ADN de Izquierda Unida ni de su línea de pensamiento". Aún así, cree que el anuncio "vuelve a definir que la justicia no es igual para todos en este caso", ha sostenido.No obstante, ha precisado que el juez del caso Nóos "se la está jugando y está de verdad plantándole cara al poder real en nuestro país".

Más información