Rajoy: “Estoy convencido de la inocencia de la Infanta, le irá bien”

“Estoy dispuesto a hablar sobre el aborto, pero lo llevaba en el programa”

Rajoy anoche en el plató de la entrevista. Antena 3 / Luis Sevillano

El presidente del Gobierno está dispuesto a llegar muy lejos en la defensa de la Corona. Tanto que este lunes, en una entrevista en Antena 3 -una de las poquísimas que concede- defendió con ahínco su inocencia cuando la entrevistadora, Gloria Lomana, sacó el asunto de la corrupción, que ha subido seis puntos en el CIS y ya es la segunda preocupación ciudadana. Rajoy hizo lo más parecido en él a poner la mano en el fuego, una expresión que nunca utiliza: “Estoy convencido de la inocencia de la Infanta”. Rajoy incluso rechazó la posibilidad de que doña Cristina renuncie a sus derechos dinásticos para proteger a la Corona, algo que se reclama desde distintos sectores. Su negativa fue nítida: “No creo que deba renunciar”. El presidente, poco dado a mojarse por nadie, se extendió: “Me gusta que todos seamos iguales ante la ley, la Infanta también tiene derecho a la presunción de inocencia, se le ha citado a declarar, no se le ha condenado”.

“Estoy convencido de que las cosas le irán bien” a la Infanta en el proceso, llegó a decir. "¿Lo dice porque cree que no llegará a juicio?", le preguntaron. “No, es que estoy convencido de su inocencia”, remató sobre el caso.

El presidente explicó que ha hablado con el Rey, con el que despacha cada semana, y admitió su inquietud. “Al Rey le duelen estas cosas. Yo le veo muy a menudo y él está siempre al pie del cañón, informado de las cosas que pasan en España y ayudando a muchas cosas muy útiles”.

“Ministros valientes”

El presidente lanzó un apoyo cerrado a todos sus ministros e insistió en su idea de intentar acabar la legislatura con los mismos que la empezaron. Y el argumento principal es su capacidad de resistencia. Fue preguntado en particular por cuatro: Gallardón, Montoro, Soria y Wert. Y el presidente los defendió a tope: “Yo a los ministros valientes que toman decisiones como Wert o Gallardón los voy a apoyar siempre. No se está en el Gobierno para mirar, sino para hacer cosas. A veces es muy duro y se tiene poco apoyo”.

¿Pero va a mantener a todos hasta el final?, le insistió la entrevistadora. “Creo que sí. Estoy contento con lo que ha hecho el Gobierno. Hay que ser valiente para estar ahí”. “Montoro”, dijo ante una pregunta sobre él, “es un extraordinario ministro de Hacienda. Ha contribuido a controlar el déficit y a que no pidamos el rescate”. Y después dijo que “Soria ha hecho una de las reformas más difíciles de este Gobierno”. ¿Pero quiere usted batir un récord al no cambiar a los ministros? “No, es que estoy convencido de que son válidos. Han tenido el coraje de tomar decisiones”, remachó.

El presidente estaba mucho más cómodo hablando de economía que de los asuntos polémicos de la actualidad. Aunque hablando de la economía casi llegó a un compromiso muy difícil de cumplir: dejar menos parados de los que encontró según la EPA, lo que implicaría que de aquí a final de legislatura deberían crearse 630.000 empleos. Primero dijo: “Estoy convencido de que lo podemos conseguir”. Y después cuando le insistieron matizó: “No voy a dar cifras concretas”.

Los asuntos polémicos salieron y tenía que dar una respuesta. Se le vio especialmente molesto con el aborto. "¿Por qué se han metido en este lío?", le preguntaron. Ahí trató de ofrecer una imagen de que la ley no está tan cerrada como ha querido dar a entender el ministro, Alberto Ruiz Gallardón. Eso sí, Rajoy defendió la reforma: “El aborto figuraba en nuestro programa electoral. Hemos presentado un proyecto, y ahora lo tienen que ver distintos organismos. Nuestra intención es llegar al máximo acuerdo posible con los que quieran construir”.

¿Pero estarían dispuestos a volver a la ley de 1985 que incluía el supuesto de malformación?, le insistieron. Rajoy no quiso concretar: “Nosotros esa ley del 85 no la cambiamos al llegar al Gobierno. Estoy dispuesto a hablar, no a adelantar acontecimientos. Estamos dispuestos a hablar dentro de la doctrina del Tribunal Constitucional”. ¿Pero le sirve la ley del 85?, remató la entrevistadora. “Me sirve una ley que sea justa y tenga el máximo apoyo posible”.

El presidente también fue preguntado por el caso Bárcenas. ¿Ya no le manda mensajes? “No, ya no”. ¿Ha roto con él? “Sí” ¿Y estaría dispuesto a pedir perdón? “Ya lo he explicado en el Congreso, nos hemos equivocado, hemos cometido un error, este hombre llevaba 25 o 30 años en el partido y los dirigentes nos equivocamos”.

Sobre Cataluña fue tajante: “El estado está preparado para cualquier escenario pero no debemos adelantar acontecimientos. La ley se va a cumplir. Un referéndum como ese no se va a celebrar, mientras yo sea presidente no habrá independencia de ningún territorio”.

Admitió además que no le gusta la aparición de Vox, el nuevo partido a la derecha del PP —“siempre es preferible que esas cosas no ocurran, hemos pretendido que el espacio moderado estuviera en nuestra fuerza política”— y calificó de “repugnante” la foto de los expresos de ETA en Durango. No aclaró si impedirá que Arnaldo Otegi pueda presentarse un día a las elecciones.

Más información