Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez Moreno da largas a la orden de detención de la cúpula del PC Chino

Eleva una “consulta” a la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional

Ampliar foto
Li Peng (izq.) y Jiang Zemin (der.), foto de archivo ASSOCIETED PRESS

Casi dos meses después de que, el pasado 18 de noviembre, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acordase la detención de cinco miembros de la nomenclatura china —incluidos el expresidente Jiang Zemin y el exprimer ministro Li Peng— como presuntos responsables del genocidio del pueblo tibetano, las correspondientes órdenes internacionales aún no se han expedido. Y no es probable que lo sean en breve.

 El juez instructor del caso, Ismael Moreno, acaba de dictar un auto en el que devuelve a los tres magistrados de la citada sección la patata caliente de seguir adelante con unas órdenes de busca y captura que han irritado profundamente a las autoridades de Pekín y abierto una crisis diplomática bilateral.

En lo que constituye un movimiento al menos poco habitual, Moreno ha dedidido “elevar en consulta este procedimiento [sobre el genocidio tibetano] a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal a fin de que, en resolución aparte, acuerde la prisión” de los dirigentes chinos “o, en otro caso, resuelva lo procedente”.

El juez se basa en un informe del fiscal, según el cual las órdenes internacionales de detención requieren que haya previamente una orden de prisión en la que se detallen los hechos, su calificación jurídica, los indicios y la responsabilidad individual de cada querellado. Pero en vez de ser el propio juez el que dicte dichas órdenes de prisión, limitándose la Sección a revocarlas o ratificarlas, Moreno pretende que sea esta la que, “en su caso, acuerde la prisión de los querellados con la motivación exigida”. Y lo hace a través de la fórmula atípica de la consulta.

Moreno ya decidió en su día archivar el procedimioento y fue la Sección Cuarta de la Sala la que, atendiendo a los recursos de la acusación (que ejercen el Comité de Apoyo al Tíbet y la Casa del Tíbet, junto al español de origen tibetano Thubten Wangchen) la que lo salvó.

Después de que el juez solicitara informe al fiscal, la acusación presentó el mes pasado un escrito en el que pedía a Moreno que cumpliese “sin dilación” el acuerdo de la Sección Cuarta y expidiese “de forma inmediata las órdentes internacionales de detención”. Algo que parecía obvio, pues contra el acuerdo de la Sección no cabía recurso.