Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DE LA LEY DEL ABORTO

Barones del PP mantienen la presión para rectificar el proyecto del aborto

El partido da por hecho que se matizará la norma e impone silencio a sus diputados

 VIDEO: ATLAS

Los barones del PP desoyeron este jueves la petición de Mariano Rajoy de evitar el debate público sobre el aborto y mantuvieron la presión para que se modifique el anteproyecto presentado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. El ministerio y el PP dan por hecho que habrá cambios durante el trámite parlamentario aunque no afectarán a su esencia, pero la dirección del Grupo Popular se movilizó para pedir silencio a sus parlamentarios.

Por un lado, el presidente de Cantabria y líder regional del PP, Ignacio Diego, tachó el proyecto de “mejorable” y, por otro, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, pidió a Rajoy que “no repita el error de Zapatero y apruebe una ley unilateral y sin apoyos suficientes”.

El presidente gallego afirmó que el PP tiene legitimidad para aplicar su programa electoral y para derogar una ley —la que aprobó el anterior Gobierno socialista en 2010— que había recurrido ante el Tribunal Constitucional. Pero acto seguido demandó cambios en la redacción del proyecto presentado por Gallardón para que la futura norma se parezca más a la que aprobó Felipe González (a quien Feijóo confiesa haber votado en 1982) en 1985: “El Gobierno está buscando recuperar el consenso tácito de 1985 que ningún Gobierno modificó en 25 años. Se debe buscar una ley que tenga puntos de coincidencia sustanciales con la que estuvo en vigor 25 años en España sin que fuese modificada por ningún Gobierno y para derogar la de 2010”. Feijóo pronosticó que el texto conocido va a ser mejorado en el trámite parlamentario y dio a entender que el caso de malformación del feto debería ser incluido entre las excepciones que permitan el aborto.

Gallardón, abierto a introducir cambios en la ley del aborto VIDEO: ATLAS

No obstante, el consenso de 1985, al que Feijóo y el resto del PP apelan ahora, no existió, porque entonces el PP, como Alianza Popular, se opuso a la ley y la recurrió. Además, ese consenso es imposible porque todos los demás grupos parlamentarios están en contra de cambiar la actual ley de plazos.

En paralelo, la dirección del Grupo Popular se movilizó este jueves para controlar a los diputados y senadores que, en definitiva, son los que tienen que votar la norma. El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, reunió a los portavoces y presidentes de comisión y, entre otras cosas, les exhortó a no debatir sobre este asunto, según varios asistentes. Según les dijo, ese debate lo propicia la oposición y al PP solo le debe preocupar hablar de la recuperación económica. El efecto inmediato es que nadie le replicó.

Alonso, que en múltiples ocasiones ha justificado, como el propio Rajoy, que no se cumplan puntos concretos del programa electoral, lo esgrimió ante los diputados para que apoyen la ley. No estaba presente Celia Villalobos, que el miércoles pidió libertad de voto en la dirección del partido, por no hallarse entre los convocados. Alonso explicó que Villalobos tiene libertad de voto, como las otras veces que ha roto la disciplina sobre el aborto o el matrimonio homosexual. La diputada tuvo que pagar entonces multas de 300 euros.

Alonso dio por hecho que la norma será modificada en el trámite parlamentario. “Sería la única ley que no cambia en su tramitación. Todas cambian”, dijo. En este caso los cambios serían voluntad exclusiva de la mayoría absoluta del PP, puesto que los demás grupos discrepan del objeto.

También fuentes del Ministerio de Justicia admitieron este jueves que “habrá modificaciones, por supuesto, aunque no cambios sustanciales”. Sobre la regulación que afecta a la malformación del feto, cuyo supuesto independiente se ha eliminado del texto y se ha ligado al riesgo para la integridad psicológica de la madre, Justicia no cree que se deba modificar y considera que se ha comprendido mal su nueva redacción, informa José Antonio Hernández.

Más información