Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

2013, el año con menos muertos en carretera en España

La cifra de fallecidos de 2013, que rondará los 1.130, es la menor desde que hay estadísticas

A Tráfico no le constan accidentes mortales ni en Nochevieja ni en Año Nuevo

Accidente de autocar ocurrido en julio en Ávila.

El número de personas fallecidas en accidentes de tráfico en las carreteras españolas desciende en 2013 por décimo año consecutivo. Pese a que la Dirección General de Tráfico (DGT) no hace públicas las estadísticas desde el pasado día 15, para añadir suspense a la rueda de prensa que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ofrecerá mañana, la tendencia es clara y la cifra total estará previsiblemente por debajo de 1.150 fallecimientos en todo el año. Según cálculos de EL PAÍS, 2013 cerrará con unas 1.130 víctimas mortales, el número menor desde que existen estadísticas.

El caso español no tiene precedente en ningún país del entorno. La década de descenso de la mortalidad sobre el asfalto ha permitido congelar como un anacronismo los funestos años noventa, en los que se rozaron las 6.000 víctimas al año. Las dos legislaturas socialistas lograron rebajar esa cifra con el carné por puntos y con reformas penales hasta alcanzar lo que en 2011 se consideró como una cifra simbólica: 1.500 muertes.

Ahora, el Congreso acaba de aprobar la nueva Ley de Seguridad Vial, que castiga con más dureza el consumo de alcohol y drogas al volante (con hasta 1.000 euros de multa), lo que, a falta de que el Senado ratifique la norma, vendrá a redoblar la lucha contra dos de las principales causas, junto con la velocidad, de los accidentes.

La cifra de muertes en carretera en 2013 está calculada a partir de los datos oficiales del departamento que dirige María Seguí. El último recuento por meses, ofrecido por la DGT a 15 de diciembre, señalaba que se habían producido 1.078 víctimas mortales en vías interurbanas. Ese número incluye el registro de fallecidos durante las 24 horas siguientes al siniestro. A ese dato hay que sumarle otras 34 víctimas mortales que se produjeron entre las tres de la tarde del día 20 de diciembre y las ocho de la tarde de ayer, según el balance provisional de la campaña de Navidad de la DGT, que se cerrará el próximo 7 de enero.

Quedarían, pues, cinco días sin computar. Si cada día se produce una media de 3,5 fallecidos, y esa tendencia se hubiese mantenido, en esos días habría habido unos 18 muertos. La suma de las tres cifras mencionadas permite calcular que el año se cerraría en torno a las 1.130 víctimas mortales. Es un número inferior a los 1.301 fallecidos registrados en 2012, siempre a falta de datos oficiales: son unas 171 muertes menos, un 13% de descenso. Este indicador es el mejor en las estadísticas históricas que elabora Tráfico desde 1960, cuando el parque automovilístico era de un millón de vehículos, frente a los 31 millones actuales. Entonces se computaron 1.300 muertos.

Los meses con menos siniestralidad del año que acaba de concluir, a falta del cierre de diciembre, han sido marzo y mayo, con 69 y 72 fallecidos respectivamente; y los más trágicos, agosto, con 118 víctimas mortales, y julio, con 113.

Andalucía (187 muertos), Cataluña (155) y Castilla y León (108) encabezan el ránking de la siniestralidad y son las comunidades que suman más de un centenar de fallecidos.

Por otra parte, a la DGT no le consta ningún accidente mortal en Nochevieja ni en Año Nuevo, algo que no ocurría al menos desde hace cinco años. Pero hay tres razones por las que podría cambiar, según fuentes de Tráfico. La primera porque puede haberse producido un accidente mortal que no haya sido reportado a la DGT por retraso en el papeleo. También si muere un herido grave en las próximas 24 horas. Y, la última, si se ha producido un siniestro y el vehículo no ha sido aún localizado.

El balance provisional de la campaña navideña muestra 34 fallecidos hasta las ocho de la tarde de ayer. En 2012, durante la misma campaña y con datos hasta el día 7 de enero, se registraron 58 víctimas mortales.

El descenso en la siniestralidad de las carreteras españolas también está relacionado con la reducción del número de desplazamientos que se ha producido en los últimos años por la crisis económica, y que en 2012 ya fue del 4,5%. Aunque, en el lado negativo, también hay que tener en cuenta el envejecimiento del parque de vehículos y el descenso del presupuesto dedicado al mantenimiento de las carreteras. De los 31 millones de automóviles registrados en España, 13 millones tienen 10 o más años; y la partida del Ministerio de Fomento para las carreteras ha caído un 30% desde 2009.