Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lista negra de políticos ebrios

Al menos 18 cargos públicos han sido cazados al volante con copas de más desde 2009

Control de alcoholemia en el centro de Barcelona. EL PAÍS

“¿Quién te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber? Déjame que las beba tranquilo mientras no corra riesgo nadie ni haga daño a los demás”. Es poco probable que el expresidente del Gobierno José María Aznar volviera a pronunciar esta frase para criticar lo que denominó “la ley contra el vino”. Se refería así el exdirigente popular en 2007 a las campañas de Tráfico contra el consumo del alcohol en la conducción y a las sanciones que prevén multa económica, retirada de puntos del carné e, incluso pena de prisión, en función del exceso.

Aunque desde entonces la conciencia sobre la incompatibilidad entre el alcohol y la conducción está muy extendida, todavía hay quien se aventura a tomar una copa de más antes de ponerse al volante. Y de esta lacra no escapan los políticos.

El último caso conocido es el de la concejal de Alcorcón (Madrid) María Pilar Araque Leal, del PP, que atropelló la pasada Nochebuena a una mujer de 78 años. La ya expolítica —dimitió un día después de todos sus cargos— arrojó una tasa de 0,70 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, es decir, casi el triple de lo permitido (0,25 miligramos).

Araque forma ya parte de una lista a la que también se han sumado desde 2009, al menos, 18 políticos. De hecho, tan solo tres días antes, el alcalde del municipio tinerfeño San Juan de Rambla, Tomás Mesa Díaz, también del PP, provocó un accidente en el que resultaron heridas tres personas tras haber ingerido bebidas alcohólicas. El regidor dio una tasa de alcohol de 0,65 miligramos y el partido ya le ha abierto un expediente informativo.

En 2013, cuadruplicó la tasa de alcohol permitida el popular Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del Gobierno con José María Aznar. El expolítico, que no dudó en pedir perdón por su “mal ejemplo”, fue cazado cuando chocó contra tres coches que estaban estacionados.

Uno de los casos más mediáticos fue el del diputado del PP Nacho Uriarte, que era vocal en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso en el momento en el que fue sorprendido en un control con una tasa de alcohol por encima del límite el 19 de febrero de 2010. El joven político, entonces presidente de Nuevas Generaciones, abandonó su cargo en la comisión cinco días después.

También ostentaban un cargo relacionado con la seguridad vial cuando fueron interceptados al volante tras haber bebido alcohol Manuel García Torres, edil de Seguridad y Tráfico del PSOE en Alcalá de Guadaira (Sevilla), y Adolfo Martín, concejal de Tráfico y Hacienda del PP en Huércal (Almería). El primero, que cayó en su propio control de alcoholemia, no dimitió, mientras que el segundo solo dejó sus responsabilidades al frente de Tráfico.

Otros políticos del PP que bebieron alcohol y después condujeron su vehículo son Vicente Ferrer, diputado del PP por Valencia, que en 2012 dio en un control una tasa positiva de 0,84 miligramos, y Ángel Espadas, concejal del PP en Santiago, con una tasa de 0,79. Este último se quedó dormido en su coche, con el motor encendido y delante de un semáforo. Dos días más tarde presentó su dimisión.

Completan la lista de políticos del PP cazados con copas de más al volante la exalcaldesa de Alfarp (Valencia) Carmen Añó; el segundo teniente de alcalde de Arganda del Rey (Madrid), Manuel Cercadillo; el concejal de Puerto de la Cruz (Tenerife), Luis Miguel Rodríguez; y el ya exdiputado del PP por Murcia Arsenio Pacheco Atienza. También puede incluirse a Jesús Neira, nombrado presidente del Consejo Asesor del Observatorio contra la Violencia de Género de Madrid por la expresidenta Esperanza Aguirre, cargo que fue obligado a abandonar cuando fue detenido con una tasa de alcohol que triplicaba el límite.

Pero los casos de políticos ebrios no son exclusiva del PP. En el PSOE, además del concejal de Alcalá de Guadaira, han sido descubiertos en estado de embriaguez mientras conducían Indaura Gil Mendoza, concejal de Juventud y Formación del Ayuntamiento de Mahón (Menorca), y el ya exalcalde del municipio asturiano de Siero Juan José Corrales. Entre las filas de Convergència i Unió, cayó el alcalde de Mont-ras (Girona), Manel Montalbán, y en Nafarroa Bai, el exconcejal de Pamplona Txema Mauleón.

UPyD tampoco se salva. Añade a esta funesta serie a su único concejal en el municipio alicantino de Elda, César González.

El alcohol en cifras

P. R. B.

Las tasas de alcohol permitidas durante la conducción son de hasta 0,5 gramos por litro de sangre o 0,25 miligramos por litro de aire espirado. Para conductores noveles y profesionales, las tasas son de 0,25 gramos y 0,15 miligramos respectivamente.

Sanciones. Superar los 0,25 miligramos por litro de aire espirado es una infracción muy grave y conlleva multas de 500 euros y la retirada de seis puntos de carné. La sanción para excesos por encima de 0,60 miligramos es de penas de prisión de hasta seis meses y la retirada del permiso de conducir entre uno y cuatro años.

Riesgos. El consumo de alcohol multiplica el riesgo de sufrir un accidente a medida que aumenta el consumo: por dos, a partir de 0,3 gramos por litro de sangre; por cinco, entre 0,5 y 0,8 gramos; por nueve, entre 0,8 y 1,5; y por 20, entre 1,5 y 2,5, según datos de Tráfico.

Más información