Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una juez imputa por presunto blanqueo a la esposa del presidente de Madrid

Lourdes Cavero es cotitular con González del ático de Estepona que es investigado

Ignacio González con su mujer, Lourdes Cavero. Atlas / Luis Sevillano

La juez de instrucción número 5 de Estepona (Málaga), Mariana Peregrina, ha imputado a Lourdes Cavero, esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, por su presunta implicación en blanqueo de capitales y delito fiscal por el caso del lujoso ático de Estepona que el matrimonio utiliza desde hace años. La magistrada cursó ayer mismo la causa a la Audiencia Nacional al tratarse de delitos que se han podido cometer en el extranjero, según confirmaron fuentes del Gobierno madrileño. La juez también ha imputado por el mismo asunto al empresario mexicano Rudy Valner, quien compró dicha vivienda en nombre de la empresa Coast Investors.

La juez de Estepona inició la investigación a comienzos del presente año y reclamó “toda la información fiscal” disponible sobre la empresa Coast Investor LLC, una sociedad del paraíso fiscal de Delaware (Estados Unidos) propietaria del piso, de 500 metros cuadrados —entre vivienda y solarium— y ubicado en la lujosa urbanización Alhambra del Golf. En un auto fechado el pasado 9 de enero, la juez también daba por incorporado a la causa un informe de 141 folios sobre el ático, elaborado por la Fiscalía Anticorrupción.

Un pisazo en el paraíso

Urbanización Alhambra Golf fase III, en Marbella, donde González es propietario de un ático de lujo.

El ático de la lujosa urbanización Alhambra del Golf, en Guadalmina, tiene una superficie total construida, incluidas las zonas comunes, de 257 metros cuadrados. Según la escritura de su compraventa, facilitada en enero por la Comunidad de Madrid, el ático se compone de un recibidor, salón-comedor, cocina, lavadero, pasillo, tres dormitorios, tres baños, un aseo y terrazas con una superficie de 112 metros cuadrados.

A la vivienda le pertenece la terraza solarium, “ubicada en la planta ático del edificio, a la que se accede a través de una escalera que parte desde una de las terrazas de esta vivienda, tiene una superficie de 238 metros cuadrados, siendo sus linderos los mismos que los de la vivienda a la que pertenece, haciéndolo además en parte con cubiertas del edificio y con cuarto de máquinas de aire acondicionado”.

La residencia dispone de tres plazas de garaje con una superficie de entre 22 y 24 metros cuadrados y de tres trasteros, cuyo tamaño va de los seis a los nueve metros cuadrados. El precio de cada plaza de garaje ascendió a 13.000 euros, por los 3.000 que se abonaron por cada trastero, cantidades incluidas dentro de los 770.000 euros que González y su esposa, Lourdes Cavero, pagaron por la casa.

La causa tiene su origen en una denuncia presentada ante ese juzgado por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que intentaba demostrar que el citado ático es propiedad del presidente madrileño a través de sociedades interpuestas. La denuncia sostiene que el piso fue comprado en 2008 “por un fiduciario habitual llamado Rudy Valner, en nombre de la sociedad offshore Coast Inverstors” por un millón de euros.

La denuncia añade que Lourdes Cavero, esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, alquiló el piso mediante un contrato de larga duración por 2.000 euros al mes. Ese precio es considerado una ganga para una zona donde el precio medio de los alquileres para casas de esa calidad es de 6.000 euros al mes. Además, el SUP sostiene que González ni siquiera paga ese alquiler.

Poco después de la apertura de la causa judicial, el presidente de la Comunidad de Madrid admitió que a finales de 2012 compró, por 770.000 euros, el ático de Guadalmina, cercano a Marbella y en el que veranea desde hace años. El dúplex de lujo cuenta con piscina propia, spa y jacuzzi. La Sociedad de Tasación SA tasó en julio de 2012 el apartamento en 769.611 euros. El 80% de la vivienda (equivalente a 616.000 euros de los 770.000) está a nombre de la esposa de González, que actualmente ocupa una de las vicepresidencias de la patronal madrileña.

El 20% restante supuestamente sería propiedad de González tras pagar 154.000 euros. En su respectivo patrimonio a él le corresponde un 20% indiviso y a ella, un 80%. En su día, fuentes cercanas al matrimonio atribuyeron el desembolso al cobro por parte de Cavero de una indemnización de 700.000 euros tras 26 años en Unesa, la patronal eléctrica, en julio de 2011. El sueldo del presidente madrileño asciende a 103.000 euros brutos al año.

La investigación del caso del ático ha sido procelosa y controvertida. En julio del año pasado, le costó el puesto nada más y nada menos que a Enrique Rodríguez Ulla, flamante comisario general de Policía Judicial, nombrado por el Gobierno del PP.

Este mando policial perdió la confianza de sus jefes por abrir una investigación secreta y oficial sobre el ático de lujo, sin conocimiento ni autorización del director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Pero sobre todo porque Rodríguez Ulla ordenó tales pesquisas después de que el Sindicato Unificado Policial (SUP) le advirtiera por carta con llevarle a los tribunales si no lo hacía. En la misiva, el sindicato policial amagaba con denunciar a aquellos mandos policiales que dejaban de hacer su labor por lograr un puesto de trabajo para un pariente.

Cuatro meses antes, en abril de 2012, el director de la Policía destituyó al comisario de Marbella, Agapito Hermes de Dios, por investigar el ático a petición de quien fue número dos de la Policía, Miguel Ángel Fernández-Chico (ahora ya fallecido).

Una ‘primera dama’ discreta con cargo en la patronal

Lourdes Cavero.

E.G.S

Lourdes Cavero, licenciada en Empresariales y poco dada a ejercer de primera dama, tuvo cierta visibilidad pública en 2011, cuando el presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández, la fichó como adjunta a la presidencia. Antes de ese nombramiento, el cargo ni siquiera existía; fue creado para ella, lo que en su día provocó malestar en un sector de los empresarios, que criticaron la pérdida de credibilidad que suponía colocar a familiares de miembros del Gobierno regional. El organigrama que la CEIM publica en su página web le atribuye en la actualidad una de las 18 vicepresidencias de la organización empresarial.

Desde que acabó sus estudios en 1984 hasta que ingresó en la patronal madrileña, Cavero había trabajado para la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa). Según explicaron el pasado enero fuentes cercanas a la pareja, pudo formalizar la compra del ático gracias al desembolso de los 700.000 euros de indemnización que percibió tras 26 años de servicio en la patronal de la industria eléctrica. En la escritura pública figura como propietaria del 80% de la vivienda frente al 20% que posee González.

Cavero se deja ver poco por la sede del Gobierno regional, en la Puerta del Sol, según quienes trabajan allí con su marido. Sí acudió, junto a las tres hijas del matrimonio, a la toma de posesión de González, en septiembre de 2012, tras el inesperado abandono de la primera línea política de su antecesora y mentora, Esperanza Aguirre.

“Era una más en el trabajo, una persona de lo más normal, que salía a tomar café con el resto”, explica un antiguo empleado de Unesa. “No le pega ser la señora presidenta”.

Más información