Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El jefe de la policía admite que la ley “no es una demanda ciudadana”

Ignacio Cosidó reconoce que la criminalidad ha bajado en los últimos dos años

Asegura que los manifestantes tienen, en general, una conducta ejemplar

 ATLAS

La cascada de medidas que ha aprobado el Ministerio del Interior bajo el paraguas de la seguridad en las calles no responde, según el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, a un aumento de la peligrosidad. Cosidó ha recalcado este martes, en pleno vuelco de la política del departamento de Interior del Gobierno, que todos los datos apuntan a una mejora de la seguridad y que el comportamiento de los manifestantes en las protestas es ejemplar en la mayoría de los casos.

"Hay una mejora de la seguridad objetiva y subjetiva. En absoluto la Ley de Seguridad Ciudadana responde a una demanda ciudadana. Todo lo contrario", ha declarado Cosidó, aunque fuentes de la Dirección General de Policía aclaran que Cosidó tuvo un lapsus y que en realidad se refería a la Ley de Seguridad Privada, que enfatiza la cooperación entre los agentes públicos y los vigilantes privados.

Las medidas del Ministerio de Interior no cesan. La última, anunciada este lunes, es la compra de un camión-botijo que lanzará chorros de agua en las manifestaciones. El departamento de Jorge Fernández Díaz presupuestó 493.680 euros para esta adquisición apenas tres semanas después de aprobar el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, que prevé multas de hasta 30.000 euros para los participantes en protestas no autorizadas ante el Congreso; y una después de dar luz verde a la Ley de Seguridad Privada, que da más poderes a las empresas de vigilancia en espacios públicos. En la última manifestación organizada por el colectivo Rodea el Congreso, celebrada el pasado sábado en Madrid y que acabó con cargas policiales, el Gobierno sacó a la calle un agente por cada dos manifestantes. 

"Nunca en España hemos tenido un mayor número de manifestaciones y una menor necesidad de acción de las fuerzas policiales como en estos momentos", ha rebatido Cosidó durante la presentación de dos nuevos proyectos de colaboración entre la policía y las empresas de seguridad privada donde ha citado los datos sobre las protestas de 2013. A lo largo del año se han celebrado más de 6.000 manifestaciones con presencia policial. En 84 de esas manifestaciones se ha producido algún tipo de incidente y en 18 de ellos ha sido necesario utilizar la fuerza policial, según ha expuesto.

"Creo que esto demuestra dos cosas: un sentido de la responsabilidad y del respeto a la convivencia por parte de los ciudadanos que creo que es digno de destacar", ha admitido. A lo que ha agregado que espera una caída de en torno al 4% de los delitos y faltas, que se suma a un descenso del 2% del año pasado. Cosidó ha aludido también a la última encuesta del CIS, según la cual la seguridad ciudadana ha desaparecido como una de las preocupaciones de los ciudadanos.

Sobre la compra del camion-botijo, Cosidó ha insistido en que era necesario sustituir los cinco que tiene la Policía Nacional porque se han quedado obsoletos y que son menos lesivos que otros mecanismos de dispersión de masas como las pelotas de goma, uno de los aspectos más discutidos sobre esta herramienta. "Hemos apreciado un aumento de la quema de contenedores y de las barricadas durante las manifestaciones", ha apuntado.