Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Amplio pacto político para un Poder Judicial de mayoría conservadora

PP, PSOE, CiU, PNV e IU acuerdan la renovación del gobierno de los jueces

Ampliar foto
Fuente: elaboración propia

El Consejo General del Poder Judicial dejará en breve de ser la única institución del Estado sin mayoría conservadora. El Gobierno y el PSOE cerraron el martes, después de solo dos meses de negociación, un acuerdo para renovarlo en el que se integran también CiU, PNV e Izquierda Unida. Y eso que será el primero con menos funciones tras su reforma, que solo fue aprobada con votos del PP.

El nuevo Consejo tendrá 10 miembros conservadores, siete propuestos por el PSOE, uno pactado de IU, uno de CiU y otro del PNV. Además, los vocales elegirán en el primer pleno un presidente conservador y propuesto por el Gobierno del PP, aunque aceptado por el resto de partidos. Con esa mayoría, los conservadores se aseguran capacidad para los nombramientos estratégicos porque la reforma del ministro Alberto Ruiz-Gallardón elimina las mayorías cualificadas que obligaban hasta ahora a pactos para las decisiones trascendentes.

De los 20 miembros del nuevo Consejo, 12 proceden de la carrera judicial y serán elegidos directamente la próxima semana en el pleno del Congreso y del Senado, según los nombres pactados por los partidos. Los otros ocho fueron conocidos este martes y proceden de distintos sectores de la Justicia, salvo la carrera fiscal.

El PP propuso a Nuria Díaz (abogada del Estado); Vicente Gularte (catedrático) y María Angeles Carmona (secretaria judicial). El PSOE a Álvaro Cuesta y a Pilar Sepúlveda. El primero fue diputado del PSOE por Asturias y portavoz de Justicia en el Congreso hace tres legislaturas. Fue uno de los socialistas que auparon en 2000 a José Luis Rodríguez Zapatero a la secretaría general del partido en lo que se llamó entonces Nueva Vía. Luego se quedó sin escaño y tiene un despacho de abogados en Madrid. Sepúlveda es abogada sevillana y su nombre ha sido aportada por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dentro de la cuota del PSOE de esa comunidad.

 ATLAS

Los socialistas renunciaron a uno de los nombres que podrían proponer para lograr un pacto con IU. El cierre de este acuerdo es lo que alargó el proceso hasta el último momento de ayer. La formación que lidera Cayo Lara propuso a la secretaria judicial Concepción Saéz. IU no estaba en el Consejo saliente, pero sí estuvo en el anterior.

CiU, que ya estaba en el órgano que cesa, propone a Mercè Pigem, ahora diputada por Barcelona, abogada y especializada en Derecho de Familia. También estaba ya el PNV, que ahora propone al abogado Enrique Lucas Murillo.

El grueso de las negociaciones las han llevado el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el diputado socialista y exministro del Interior, Antonio Camacho. Ha habido también contactos entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero casi sin entrar en nombres y más bien para preparar el procedimiento.

Curiosamente, pese a que Gallardón y Camacho son fiscales, esta vez no hay ningún miembro de esa carrera en el Consejo por primera vez. Por ejemplo, en el Consejo cesante había dos: Gabriela Bravo y Almudena Lastra. Es el único sector de la Justicia que no estará en el nuevo órgano, salvo que entre los magistrados del turno de jurista se busque algún fiscal excedente que ejerza ahora como juez.

Con los grupos nacionalistas el acuerdo se cerró hace semanas y con IU ayer mismo. UPyD no solo ha quedado al margen, sino que según fuentes del partido de Rosa Díez, no ha habido ni acercamiento siquiera.

Este pacto ha tenido esta vez la dificultad de que suponía el primer acercamiento entre Gobierno y oposición después de que el PSOE diera por cortadas las relaciones por el caso Bárcenas.

También porque el PSOE mantiene recurrido en el Tribunal Constitucional la reforma del Consejo que llevó a cabo este ministro de Justicia y que limita las funciones de la institución y reduce a seis el número de vocales con dedicación exclusiva.

Los ocho vocales no judiciales tendrán que comparecer en el Congreso y el Senado para examen y la próxima semana serán elegidos todos en los plenos respectivos. Las toma de posesión deberá esperar a la recuperación del Rey, que será operado de la cadera este jueves.

Más información