Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sondeo de Metroscopia

PP y PSOE empatarían en las elecciones a la Eurocámara de mayo

Un sondeo de Metroscopia señala que los dos partidos perderían en total 11 escaños

IU y UPyD serían los partidos más beneficiados

Ampliar foto

El inicio del final del ciclo victorioso del PP o el comienzo de la recuperación del PSOE pero, en todo caso, la constatación del derrumbe electoral de los dos grandes partidos. Eso serán las elecciones europeas del próximo mes de mayo, según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS.

El sondeo muestra que si las elecciones se celebraran en este momento los populares ganarían solo por 1,1 puntos, lo que en la práctica equivale a un empate técnico por el margen de error del estudio.

En conjunto, la suma de los dos partidos pasaría del 80,9% de 2009 al 56,9%. Ese derrumbe de los dos grandes partidos es consecuencia de la caída de más de 13 puntos del PP y de casi 11 de los socialistas, en comparación con las anteriores europeas. Con respecto a las generales de 2011 la caída del PP sería de 15 puntos y la del PSOE de uno. El resultado sondeo está a salvo de acontecimientos puntuales, porque la recogida de muestra se ha realizado durante seis semanas. Sí muestra una bajada de dos puntos del PP con respecto al estudio idéntico de junio y una subida equivalente del PSOE.

Los populares y los socialistas perderían seis escaños cada uno respecto a 2009.

Las elecciones europeas tienen un notable efecto castigo para los Gobiernos, porque no tiene efecto inmediato en el Ejecutivo y por tanto, es gratis dejar constancia del malestar ciudadano e imposible de apelar al voto útil para evitar la victoria del contrario. De hecho, en las de 2009 el PP de Mariano Rajoy abrió el ciclo de victorias que seguiría luego en las municipales y autonómicas de 2011 y las generales de ese año y arrancó entonces el hundimiento electoral del PSOE que lideraba José Luis Rodríguez Zapatero.

Tiene el efecto de una especie de macroencuesta con resultado fiel que, en este caso, daría oxígeno al PSOE si logra ser el más votado. Ese resultado tendría efecto con toda seguridad en las primarias que los socialistas proyectan para julio u octubre de 2014. Obviamente, falta por conocer el cabeza de lista de los dos grandes partidos y por despejar factores determinantes de contexto como el de la supuesta recuperación económica a la que el PP apela a seis meses de las elecciones europeas.

Esas elecciones se celebran con circunscripción única lo que favorece a las opciones minoritarias o expresamente formadas para estos comicios. Entre ellas las candidaturas nacionalistas que bajan en el sondeo en favor de los independentistas, pero que deben resolver también la incógnita de si CiU y ERC concurren unidas como gesto de camino hacia el soberanismo. El sondeo, en todo caso, confirma el espectacular ascenso de Izquierda Unida y de UPyD, a la espera también de conocer sus cabezas de lista. La federación de izquierdas pasaría del 3,7% de 2009 al 14,3%, muy por encima también del resultado de las generales de 2011.

El partido de Rosa Díez se consolida también como beneficiario del hundimiento del bipartidismo, pasando del 2,9% al 8,2% y de uno a seis escaños.