Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incomodidad en los partidos al forzar UPyD una votación sobre Cataluña

Moción: “El derecho a decidir corresponde a todo el pueblo español”

PP y PSOE tratarán de matizar la propuesta de Rosa Díez

Ampliar foto
Rosa Díez, en el Congreso, el pasado 22 de octubre.

No tenían ninguna intención el PP y el PSOE de someterse a una votación entre un sí y un no al derecho a decidir de Cataluña sobre su futuro cuando la propia comunidad autónoma no lo ha votado aún en su Parlamento. No es esta la consideración de otros partidos para quienes urge que desde el Congreso de los Diputados haya un pronunciamiento claro. La votación va a llegar de la mano de UPyD, que defenderá en el Congreso una moción en la noche del martes que será la continuación de la interpelación que su máxima dirigente, Rosa Díez, presentó la pasada semana con respuesta del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

No acabó bien esa discusión parlamentaria en la que Díez consideró al Gobierno de Mariano Rajoy “irresponsable y cobarde” ante los pasos hacia la secesión que dan los nacionalistas y la actitud pasiva que ella ve en el Gobierno. Ante la iniciativa de Díez ,el ministro Montoro trató de quitarle hierro a la situación en la confianza de que la ley se iba a respetar. Su tono de apariencia tranquilizadora y su esfuerzo por restar dramatismo a la situación causó estupor en la interpelante. “Antes de empezar el debate estaba preocupada, ahora estoy asustada”, le espetó Díez.

A consecuencia de ese debate llega la iniciativa por la que todos los grupos parlamentarios se tendrán que retratar cuando el presidente del Congreso, Jesús Posada, someta a votación la moción de UPyD sobre “propósitos del Gobierno en relación a la falacia del denominado derecho a decidir”. El Congreso se va a encontrar con un texto que reafirma principios constitucionales como que la soberanía nacional reside en el pueblo español” y, por tanto, “no cabe que una parte decida sobre la organización territorial de todo el Estado”. En el texto de la moción se apunta que si este mandato no se respetara equivaldría a “trocear el cuerpo de la ciudadanía”, así como a redefinir “ el sujeto de la soberanía”.

Todas las consideraciones que votarán los diputados del Congreso conducen a afirmar que los catalanes no pueden votar en referéndum ni a finales de 2014 ni nunca sobre su situación con respecto al resto de España. “El pueblo español es el único que puede ejercer, por los cauces legalmente establecidos, el derecho a decidir sobre la unidad de la nación y los derechos del conjunto de los ciudadanos”. La alusión a la legalidad sirve a UPyD para poner de manifiesto que una consulta de ese tipo solo puede ser convocada por el Gobierno español. En estos momentos, CiU y ERC tratan de conseguir que el Ejecutivo atienda su petición y permita la consulta.. “Nadie está por encima de la ley ni puede amenazar con subvertir el ordenamiento jurídico”, añade el texto.

Hace dos semanas, hubo una votación sobre el derecho a la autodeterminación de los pueblos en la que los nacionalistas de izquierda votaron a favor y en contra todos los demás. Ahora la propuesta que llega va en un sentido contrario en el que todos los nacionalistas, incluidos CiU, PNV y ERC, votarán en contra de la tesis de que la cuestión catalana corresponde a todos los españoles. El Grupo Popular y el Grupo Socialista tomarán la decisión a lo largo de la mañana aunque de entrada intentarán pactar con el Grupo Popular una fórmula transaccional que dé satisfacción a todos. Los socialistas quieren matizar la moción de Díez porque esos principios constitucionales no pueden rechazarlos aunque del propio texto se desprenda que no hay posibilidad de hacer la consulta. Esto último choca con la posición de los diputados del PSC integrados en el Grupo Socialista que sí abogan por el derecho a decidir aunque una vez convocada la consulta harían campaña por el no. Los populares también quieren matizar la propuesta de UPyD para no dar un portazo definitivo a las aspiraciones de muchos catalanes.