Selecciona Edición
Iniciar sesión

Activistas de Femen irrumpen en el Congreso: “El aborto es sagrado”

Las tres mujeres han sido desalojadas tras protestar por la reforma de la ley de Gallardón

Foto: Uly Martín | Vídeo: Atlas

En este pleno el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no iba a ser hoy interpelado por la oposición acerca de la reforma del aborto, pero lo han hecho desde la tribuna del público. Tres mujeres jóvenes, activistas de la organización feminista internacional Femen -que en sus protestas contra el machismo las mujeres muestran los pechos desnudos y llevan una corona de flores en la cabeza-, han irrumpido en la sesión a gritos cuando el ministro de Justicia ha comenzado su réplica a una pregunta ajena a su futura ley del aborto. El desconcierto se ha hecho entre los diputados, al escuchar de repente el grito de estas tres mujeres: “El aborto es sagrado”. El mismo lema que llevaban también escrito en el pecho. Una de ellas es Lara Alcázar, líder del movimiento en España. Las otras dos son la ucrania Inna Shevchenko y la francesa Pauline Hillier. La organización ha reivindicado el acto a través de su cuenta de Twitter.

Jesús Posada, presidente del Congreso, casi no lograba articular palabra y ha aconsejado a los ujieres y a los servicios de seguridad de la Cámara: "Procedan con cuidado".  Mucho esfuerzo han tenido que poner para lograr desalojarlas, ya que aferradas a los asientos y a la barandilla de la tribuna, han resistido durante casi un minuto los tirones de los servicios de seguridad.

 ATLAS

Solo algunos diputados de la izquierda, al final, se han atrevido a un tímido aplauso, dado que el silencio ha sido la reacción predominante. Y ha sido el propio ministro, al reanudar la sesión, el que ha afeado la conducta de estos parlamentarios. Minutos después, el coordinador de IU, Cayo Lara, en su intervención, ha sacado pecho de la legitimidad de defender "el derecho al aborto". Ya en el pasillo, el ministro de Justicia ha deplorado este acto al considerar que estas mujeres han mostrado "una total falta de respeto a la soberanía popular, encarnada en el Congreso".

Algunas diputadas del PP, entre ellas la ourensana Ana Belén Vázquez Blanco, han calificado de "repugnante", "patética" y acto de "fanatismo" la protesta. También la que fue portavoz del PP en el debate que hubo en mayo en el Congreso sobre la reforma de la ley de aborto, la diputada  Beatriz Escudero, lo ha definido como "un acto de fanatismo".

Las tres mujeres, detenidas por un presunto delito de alteración del orden público en el Congreso de los Diputados, ya han sido puestas en libertad. Lara Alcázar fue liberada en sede policial mientras que las otras dos mujeres, que fueron trasladadas a los Juzgados de Instrucción de Plaza de Castilla al no poder acreditar un domicilio en España, fueron liberadas horas más tarde. El juzgado de Instrucción número 6 estima que la perturbación que han causado en el Congreso es "a lo sumo no grave", y está penada con una multa de seis a 12 meses, en función de la capacidad económica. El juez solo ha impuesto como obligación "fijar domicilio en España" para las notificaciones o citaciones.

Presente y futuro de la ley del aborto

La ley actual permite abortar sin dar explicaciones hasta la semana 14 de gestación. Es una ley de plazos que equipara el modelo español con la legislación de otros países de Europa, como Holanda o Francia. En la mayoría de los países de la Unión Europea hay ley de plazos.

  • Entre las semanas 14 y 22 de embarazo, la ley permite abortar únicamente por “grave riesgo para la vida o la salud de la madre o el feto”, determinados tras un dictamen realizado por médicos especialistas distintos de los que practicarían la intervención.
  • Un embarazo de más de 22 semanas solo puede interrumpirse si se detectan “anomalías fetales incompatibles con la vida y así conste en un dictamen emitido con anterioridad por un médico o médica especialista, distinto del que practique la intervención, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico”.

Los plazos descritos anteriormente, contemplados en la actual ley, quedarían suprimidos. La nueva norma plantea una vuelta al modelo de supuestos vigente hasta 2010 —violación, malformación del feto o riesgo para la madre—, aunque con modificaciones.

  • El supuesto de malformación del feto podría quedar suprimido en la mayoría de los casos. Aunque el ministro ha expuesto distintas opciones en el último año, cobra fuerza aquella en la que el aborto se pueda practicar en los casos de malformación grave y quede prohibido en los de “discapacidad” del feto; pero no está claro qué se entendería por discapacidad.
  • Uno de los aspectos que resultaron más polémicos cuando se debatía la última norma aprobada era el que hace referencia a las menores. Las chicas de 16 y 17 años pueden abortar libremente, aunque deben decírselo a sus padres, que deberán acompañarlas a la clínica. Pero, además, si la menor embarazada alega que contarlo en casa le puede generar un conflicto puede abortar sin que los padres sean informados.
  • El Gobierno ha reiterado que la nueva norma exigirá a las menores, sin excepción, el permiso de sus tutores para abortar.

Más información